Miguel Varoni

MIGUEL VARONI:
Su personaje en TE VOY A ENSEÑAR A QUERER es muy serio y sospecha que no va a cambiar, pero eso forma parte de su atractivo...
-¿Cómo se lleva interpretar a un personaje más mayor que tú? Lo único que me quita el sueño es ser buen actor y, si para ello tengo que dar vida a un hombre de 45 años, cuando yo tengo 40, no tengo ningún problema.

-¿Y a Miguel Varoni cómo le sienta el inevitable paso del tiempo? Bien, porque me cuido mucho y voy todos los días al gimnasio. Soy consciente de las reglas de este trabajo, aunque también reconozco que soy muy vanidoso.

-¿Te tiñes las canas? Sólo para hacer algunos personajes, pero en la vida real las luzco muy orgulloso; es más, las cuido para que no amarilleen.

-Aún no conocemos cómo es la sonrisa de Alejandro Méndez... La historia es muy dramática y yo creo que este hombre no va a sonreír hasta el final de la telenovela. Por lo general, los protagonistas se ríen al principio, porque todavía no les ha pasado nada, y también al final, cuando ya no pueden ocurrirles más cosas malas...

-¿Tú eres tan serio como él? La verdad es que muchos piensan que soy así, pero tengo mucho sentido del humor. Es más, en los descansos de las grabaciones, mis compañeros se lo pasan en grande conmigo y yo también me río mucho con ellos.

-En la novela tienes mucho contacto con animales, ¿te gustan? Sí, mucho, sobre todo los caballos y los perros. En casa tengo un pastor alemán y una perrita que recogí en la calle. Además, me encanta montar a caballo.

-Esta afición te habrá venido estupendamente para tu papel... Sí, sólo he tenido que aprender la práctica del rejoneo. Me está enseñando Juan Rafael Restrepo, un rejoneador colombiano. Él es el dueño de Tormentoso, el caballo andaluz que monto durante toda la telenovela.

-En “Te Voy a Enseñar a Querer” tienes dos hijos, ¿tú no sientes la llamada de la paternidad? No, en ese tema soy un poco cobarde. Me siento muy feliz con el estilo de vida que llevo ahora y no sé si sería capaz de renunciar a todo eso para ser padre.

-¿Alguna vez has notado que se te subía la fama a la cabeza? Claro, hay que tener en cuenta que empecé con 20 años y no hay una cartilla en la que te digancómo manejar la fama. Por suerte, con los años y la experiencia, uno aprende que éste es un trabajo como cualquier otro, donde hay que esforzarse mucho.

Déborah es su esposa en la vida real: Miguel lleva nueve años casado con la actriz Catherine Siachoque, que interpreta a la malísima Déborah en “Te Voy a Enseñar a Querer”, y le encanta trabajar con ella: “Cada día la admiro más y creo que su trabajo en la novela está siendo exquisito. La verdad es que estoy muy orgulloso de Catherine”.

“Tenía que hacer algo muy distinto a Pedro, el Escamoso”: tras pasar tres años dando vida al pintoresco protagonista de “Pedro, el Escamoso”, Miguel necesitaba un cambio: “Después de esa telenovela, sólo me ofrecían comedias, así que tuve que rechazarlas. Necesitaba hacer algo completamente distinto, para demostrar que soy un buen actor y que puedo interpretar cualquier papel”. Aún así, el actor le tiene mucho cariño a Pedro, aunque asegura que “nunca podría llegar a vestir como él”.

“Nadie me dobla en las escenas taurinas”: Hasta el momento, Miguel Varoni ha hecho tres rejoneos y ha toreado una vaquilla de 180 kilos en la telenovela, pero no ha necesitado especialistas en ninguna ocasión. “Nadie me dobla en las escenas taurinas, lo que hacen es marear a la vaquilla y, cuando ya está cansada, entro yo”, explica. También reconoce que, desde que saben que la telenovela se está viendo en España, todos se están esmerando más, “porque somos conscientes de que vosotros entendéis mucho de toros”.


Esta entrevista se hizo cuando el actor estaba grabando la telenovela: TE VOY A ENSEÑAR A QUERER.