Yo soy Bea

Diego se hace con el control de la revista.
(Del 29 de octubre al 2 de noviembre)


Diego se hace con el control de la revista, pero Bea trata de evitarlo
Diego se ha hecho con la titularidad de las acciones de Álvaro para controlar la revista. Sin embargo, Bea se opone a sus propósitos e intenta evitar que ejerza su poder.
Para ello, decide convocar una Junta Extraordinaria para que sean los accionistas los que decidan el futuro de la revista. Mientras tanto, Jimena está muy ilusionada con la llegada de Petra Schneider, una ecologista que lucha por los derechos de los animales, y habla con “las feas” para convencer a Cayetana de que publique una entrevista con ella.
Por otro lado, Bárbara intenta demostrarle a Amaya, una compañera del colegio, que su vida es perfecta, pero su vieja amiga acaba descubriendo su triste verdad.

Bea busca apoyo en Francisco para que Diego no controle la empresa
Bea se alía con Francisco para intentar que Diego no consiga hacerse con el control de la empresa.
Sin embargo, Carmelo y Nacho quieren proteger a la secretaria para que la Junta no se cebe con ella. Por otro lado, Jimena consigue entrevistar a la activista Petra Schneider pese a su reticencia y Bárbara convence a Richard de que se haga pasar por su novio delante de Amaya.
Pero ésta reconoce la verdadera identidad del joven y la rubia se ve obligada a presentarle a Santi como su nuevo novio millonario.

Nacho consigue que Bea y Diego dirijan la revista a medias
Nacho impide la destitución de Bea y la Junta toma entonces una extraña decisión según la cual Diego y Bea dirigirán la empresa a medias.
La situación entre ambos no tarda en tornarse explosiva: el primer incidente ocurre a raíz de la entrevista de Jimena, de cuya publicación Bea se ocupa como algo personal mientras Diego trata de convencer por todos los medios a Cayetana de que boicotee el reportaje.
Por su parte, Bárbara sigue presionando a Santi para que le siga el juego delante de su amiga, hecho que le sirve para comprobar que la paciencia del muchacho también tiene un límite.

Bea y Nacho buscan una solución a los problemas
La maniobra de Diego con el anunciante hace que Bea tenga que aceptar que no se publique el reportaje de Jimena, pero no duda en quedarse toda la noche junto a Nacho para encontrar una solución, ya que en su día se lo prometió a la redactora.
Ésta, harta de que la pisoteen, ya no se fía de nadie y decide actuar por cuenta propia. Entretanto, Bárbara está desesperada porque se ha quedado sin novio millonario para cenar con su amiga Amaya y el marido de ésta, pero en el último momento Santi regresa dispuesto a sacarla del apuro.
Por último, Carmelo sigue preocupado por los deseos de Carol de encontrar trabajo, y le consigue algo por su cuenta, aunque no es lo que la americana se esperaba.