Fernando Colunga, un verdadero 'filibustero'

FERNANDO COLUNGA,
un verdadero 'filibustero'

No se trata de una actuación cualquiera: la representación como pirata de Fernando Colunga evoca al mismo Corsario Negro y al famoso Sandokán.

Su personaje de Ricardo de Salamanca y Almante, también conocido como “El Antillano” en la telenovela “Pasión”, fue retomado de Emilio de Roccabruna y Valpenta, El Corsario Negro.

Ricardo fue expulsado por la realeza y después se convierte en un pirata inglés, por obligación y no por convicción, que además se enamora, tal y como sucede en las historias de Emilio Salgari.

Colunga, de 41 años, estudió su personaje, consultó literatura sobre piratas como la de Stevenson, y gozó con todos los clásicos del género que lo llevaron a crear su interpretación, desde su psicología hasta el vestuario.

“Tomé ideas de Salgari para crear mi personaje, un tipo que es un militar y trata de salir de esa manera, de vivir”.

Explica que los piratas no eran salvajes. “Eran gente de la marina inglesa, porque Inglaterra no podía robar descaradamente a España. Lo que hicieron fue crear embarcaciones con la bandera de la Cofradía, famosa por su calavera. Robaban, lo hacían por órdenes del rey, tenían el grado de capitán y todo lo que robaban iba para la corona inglesa”.