Pura Sangre

EDUARDO Y FLORENCIA
VOLVERÁN A ESTAR A SOLAS


Rosa sigue en el ojo del huracán y Paulina se sentirá triunfadora
La agobiada secretaria Rosa (Marcela Benjumea) tomará aire y se envalentonará para contarle a Florencia (Marcela Mar) que vio a su esposo con otra. Jerónimo, el gerente de Andilac, le pedirá una cita a Alejandro Lagos para contarle la versión de su empleado sobre el supuesto espionaje de la principal acusada. Finalmente Paulina (Kathy Sáenz) visitará a Eusebio para contarle que cree tener a todos los Lagos en su poder con la reaparición de Renato (Alejandro López).

Eduardo y Florencia volverán a estar a solas, mientras Renato los espía
En la casa de campo de la familia Lagos la confundida Florencia (Marcela Mar) citará de manera urgente a Eduardo (Rafael Novoa) con la excusa del tema de Irene (Helga Díaz), pero terminarán lanzándose dardos directos como producto de los celos y la rabia. Por su parte, y ante la desazón de no encontrar a su esposa, Renato (Alejandro López) se enterará de la reunión y se dirigirá para ver con sus propios ojos qué tan cierto es que Florencia tiene un romance con ese hombre.

Justamente antes de esa cita, Eduardo recibirá un consejo de Atila (Edgardo Román) para que no llene de odio su corazón. Simón seguirá sorprendido por la proximidad entre Paulina (Kathy Sáenz) y Lucía (Alejandra Sandoval), sin saber que su novia será objeto de un nuevo complot de ‘La Hiena’ en el que será recibida por una espiritista que le hará contar su secreto más íntimo.

Paulina usará a Camilo para atacar a la ingenua Lucía
En medio de sus temores la Rosa (Marcela Benjumea), la recepcionista de Prolasa que está en el banquillo por el tema del espionaje en otra empresa láctea, se armará de valor para contarle a Silvia (Juliana Galvis) sobre el verdadero paradero en el que estuvo Renato (Alejandro) durante su desaparición. De paso, la afligida Rosa recibirá un nuevo golpe duro cuando reciba nuevas acusaciones del delito que no cometió. Por su parte, la espiritista Candelaria le advertirá a Paulina (Kathy Sáenz) que la ingenua Lucía (Alejandra Sandoval) ya descubrió su secreto más íntimo y pensará en un plan para tenerla de su lado, por lo que acudirá al malévolo Camilo (Andrés Juan).

Siguiendo los planes de Mike (Jason Chad), Natalia (María Fernanda Yepes) justamente llamará a Camilo (Andrés Juan). Y Renato (Alejandro López) hablará con Susana para pedirle una alianza para desquitarse de la familia Lagos.

El matrimonio: el nuevo “negocio” entre Marco Viera y Silvia
Después de recordar los sucesos de la fiesta, Silvia (Juliana Galvis) aprovechará para jugarse su última carta y decirle a Marco Vieira (Rafael Novoa) en una visita a su casa que ella estaría dispuesta a casarse así él no la ame: la teoría de la joven es que el amor no es el único requisito para el matrimonio y que el tiempo de convivencia en pareja lleva a construir ese sentimiento.

Esto, que a primera vista suena utópico, llevará a Marco a elaborar una nueva estrategia y acordar casarse con esta mujer que le está ayudando a pasarse como su novia. Al final del encuentro habrá un tímido beso de despedida que será detectado y romperá aún más el corazón de Margarita (Jenny Osorio).

Por su parte, Florencia (Marcela Mar) le pedirá 24 horas de plazo a su papá para tratar de demostrar la inocencia de Rosa (Marcela Benjumea) con el tema del espionaje e irá directamente en busca de Darío, el empleado de Andilac que inculpa a la leal secretaria de Prolasa.

Asumiendo un papel de falsa víctima, Susana (Silvia de Dios) le explicará a Samuel (Manuel Sarmiento) que necesita de su ayuda porque está en peligro el futuro del hijo que ella está esperando.

Y finalmente Paulina (Kathy Saénz) disfrutará con la rabia y amargura de Renato por el supuesto romance de Florencia con Marco Vieira.