Rodrigo Candamil

RODRIGO CANDAMIL
El malo de ‘Montecristo’: entre el teatro y la televisión

Formado como actor en las tablas, Rodrigo Candamil sigue su camino en las producciones de televisión caracterizando al antagonista en la nueva telenovela del Canal Caracol.

Marcos Lombardo es el mejor amigo de Santiago Díaz Herrera pero también es el traidor en esta historia, la adaptación para televisión de la clásica novela ‘El Conde de Montecristo’ de Alejandro Dumas. Marcos Lombardo es interpretado por Rodrigo Candamil, un actor nacido en Cali que descubrió el oficio mientras caminaba por las calles de La Candelaria en Bogotá y que paulatinamente ha ido abriéndose camino en la televisión colombiana. Este personaje de ‘Montecristo’, la nueva telenovela del Canal Caracol, dice el actor, que es de gran exigencia.

Candamil se formó como actor en el teatro. Es egresado de la Academia Superior de Artes de Bogotá y empezó a hacerle coqueteos a la televisión cuando sintió que estaba realmente preparado en este oficio. Su debut fue en ‘Pobre Pablo’ con el personaje de Rodolfo Borda, papel que obtuvo en el casting frente al director Kepa Amuchastegui, de quien dice vive muy agradecido sinceramente. Luego vinieron más papeles de reparto en telenovelas hasta que hizo su primer protagónico en ‘Merlina, mujer divina’, junto a Valentina Acosta, quien también debutó como protagonista.

-¿Por qué dice que la actuación fue todo un descubrimiento?
Me da cierto pudor confesarlo, pero no sabía que la actuación existía como profesión. No sabía que se estudiaba para esto. Afortunadamente lo descubrí y, en ese momento, el teatro me recibió con toda su generosidad y su locura y a través de él pude ver quién era yo.

-Usted se formó en el teatro, ¿qué le cautivó de la televisión?
Nunca vi la televisión ni con pudor, ni con vergüenza, como lo hacen algunos actores de teatro. Me parecía que era un campo muy interesante para mi carrera.

-Su carrera en televisión suma cerca de 10 personajes, entre ellos un protagónico, ¿cómo describe esta experiencia?
Creo que un protagónico lo exhibe a uno a todo nivel y lo pone en el tablero de la escena nacional. El personaje de ‘Merlina mujer divina’ fue muy importante para mi carrera.

-Ahora, en ‘Montecristo’ es el antagonista, ¿cómo ha sentido el personaje hasta el momento?
Realmente lo he asumido como todo un reto personal que espero llevar a buen término. Me exige porque es un personaje que tiene picos de emociones permanentemente. He tratado de mantener una intensidad en la mirada y en la quietud y me he concentrado para hacerlo atractivo.

-A pesar del camino que se ha abierto en la pantalla chica no ha abandonado el teatro, ¿qué significa este género para usted?
Es un banco de recursos y el polo a tierra que me permite mantenerme conectado con los sentimientos en la escena. Es el lugar donde me puedo ir a refrescar y donde mi creatividad se dispara.

-Usted hizo parte del montaje de ‘Cabaret’ el año pasado, ¿qué significó este proyecto para usted?
Fue una experiencia maravillosa, una de las mejores cosas que han pasado en mi carrera y una de las mejores decisiones que he tomado profesionalmente.

-Así como ‘Cabaret’ fue un acierto, ¿ha tenido desaciertos en su carrera?
No lo creo. No sé si sea por soberbia que no lo acepto. Siento que cada una de las cosas que he hecho me ha dejado algo muy importante y me siento muy agradecido por la forma como se ha llevado mi carrera.