Amparo Grisales

Amparo Grisales
se "desnuda" en esta entrevista

Acaba de rebasar la barrera de los 50, aunque nadie lo diría viendo semejante cuerpazo. Amparo Grisales es una de las mujeres más deseadas de su Colombia natal, un auténtico mito sexual que levanta pasiones dentro y fuera de la pantalla.

Ahora aterriza en nuestras páginas y se desnuda en cuerpo y alma para que conozcamos mejor a la mujer que se esconde tras Alejandra Aguirre. Dice que este personaje era suyo desde el principio: “Madre Luna’ es un proyecto que se había planteado hace ya varios años y Julio Jiménez, el director, siempre me dijo que si el papel no lo hacía yo, no habría telenovela”. Las razones que esgrime son claras: “Ella es una mujer que necesita mucha fuerza y energía. La productora conocía mi estado físico, todos saben que soy deportista desde pequeña”.

Una mujer auténtica y luchadora:
Esta capacidad es clave para soportar el ritmo de las grabaciones, donde hay momentos muy duros, según ella misma ha explicado: “En las escenas de peleas mis compañeros no alcanzan a medir bien sus fuerzas y al final siempre acabo con algunos moratones”.

Mucho más placenteras son las secuencias de amor, sobre todo si tienen a Michel Brown (Ángel) como protagonista: “Durante las pruebas de la novela nos tocó grabar algunos momentos románticos. Yo lo acababa de conocer, pero hubo química enseguida. Sus besos me parecieron deliciosos y lo gocé mucho. Aunque hay otros galanes con los que no resulta tan agradable y entonces me toca hacer un esfuerzo...”.Pero que nadie piense que a la actriz le gustan los jovencitos, porque ella prefiere “los hombres maduritos, con experiencia, que tengan cosas que contar. Yo no soy una asaltacunas”.

Si tuviera que verse reflejada en la protagonista de la telenovela, tiene claro que se parece “en su lealtad y su rectitud. Somos dos mujeres auténticas que luchan y no se dejan vencer por las circunstancias”. Y no le importa pasarse el día en los arrozales con ropa de campesina, “me gusta que vean que yo no soy sólo glamour, porque siempre te acaban encasillando en este tipo de personajes.?En la pantalla se ve a una mujer cansada, encorvada e incluso con barriguita; me toca sacarla”.

Jamás perdonaría una infidelidad
Igual que en la ficción tiene a todos los hombres detrás de ella, en la vida real cuenta con una legión de fans. Y esto da para más de una anécdota: “Una vez me escribió un hombre, condenado a 50 años de cárcel, que llevaba 30 encerrado y me pidió que le mandara una foto, porque era el sueño de toda su vida. Yo, por supuesto, se la envié con un autógrafo”.
En el terreno sentimental, esta guapa colombiana es tajante y afirma que jamás perdonaría una infidelidad, porque “es una falta de respeto. Si a mí se me ocurriera la idea de engañar a mi pareja, mejor terminaría con la relación”.Y cómo es Amparo de puertas para adentro de su casa: “Cuando estoy con mi pareja me gusta cocinar rico. Soy una buena geisha”. También saca tiempo para cuidarse y dice que aún no ha necesitado recurrir a la cirugía estética:?“Si algún día llega el momento de hacerme un retoque, será discreto? A mí me gusta tener mis patas de gallo, que se noten las sonrisas y las carcajadas que me he pegado”.