La Hija del Mariachi

El tiempo pasa,
pero el amor no

Un inocente en la cárcel y un cínico en libertad
Después de renunciar a su cargo y de hacer público el embarazo de su compañera sentimental, el Comandante Salas (Daniel Lugo) recibirá un correo electrónico donde le informarán que acaban de condenar a un inocente y que averigüe qué estuvo haciendo el abogado Miguel Corona (José Luis Franco) el trece de abril en Colombia. Entre tanto, Rosario (Carolina Ramírez) dice haber perdido la fe en Dios y que sólo cree en un milagro llamado amor. En la cárcel, Emiliano (Mark Tacher) recibe la carta que Lucía (Laura Torres) le escribió y queda en shock al enterrase que Macías (Nicolás Montero) hizo cerrar el bar.

La última función
Con lágrimas y al son de “El Rey”, “La Negra” y otras sentidas canciones, los mariachis del bar Plaza Garibaldi se despiden del lugar que hasta hoy ha sido su hogar. Después de agradecerle a su público las innumerables noches en que los acompañaron, los integrantes de “La Manada” apagan sus voces y se marchan. Entre tanto, Macías (Nicolás Montero) y Esteban (Antonio Sanin) celebran por la misión cumplida, sin imaginarse que Rosario (Carolina Ramírez) no es tan ingenua como piensan y que su pobreza no es más fuerte que su orgullo y dignidad. Con tal de saldar las deudas que su familia tiene con el abogado, el Lucero de México será capaz de vender su tesoro más preciado: El traje de mariachi de su padre. En México, Emiliano (Mark Tacher) sufre al enterarse que por culpa de Macías, sus amigos pasan tristes y llorando, pensando en su futuro y el de sus familias.

El tiempo pasa, pero el amor no
A pesar de la distancia, Emiliano (Mark Tacher) y Rosario (Carolina Ramírez) siguen unidos por el lazo más fuerte que experimentan los seres humanos: el amor. Mientras Rosario se dedica a trabajar de recepcionista en un banco, Emiliano se ha ganado un lugar en el reclusorio, y ha puesto al servicio del lugar sus conocimientos en mecánica. El Comandante Salas (Daniel Lugo) visitará a Emiliano y le dará una noticia que, en vez de embargarlo de felicidad, lo pondrá a pensar en su seguridad, la de su familia y sus amigos, pero principalmente en la de Rosario.


Del 3 al 10 de diciembre de 2007
Fotografía del fotógrafo del Canal RCN: Rafael Zárate Devia