Madre Luna

Anabel sale de la cárcel

Anabel sale de la cárcel
Anabel sale de la cárcel, gracias su abogado, y va directamente a la hacienda de Flavia y su abuela Trini para recoger sus pertenencias y, aunque sospecha de que ellas son las culpables de la muerte de Abel Quintana; y, a pesar de que Anabel no las inculpa de nada, Flavia se pone muy nerviosa por su libertad. Poco después; Anabel se va a vivir a la nueva casa de Leonardo, donde él está viviendo con Ángel y Zulma, que les explica que la dejaron en libertad porque no tienen pruebas en su contra.

Anabel y Valentín se reencuentran
Leonardo tiene una discusión con Alejandra, ya que ambos son accionistas del molino y quiere pagar más a Ignacio Morales por su trabajo en los pajonales y, al final, él la besa a la fuerza. En el pueblo; Violeta y Juana (las prostitutas de Castellón), envidiosas del dinero que tienen, se enfrentan a Valentín y Demetrio, que comienzan a coquetearles y a insultar a Anabel, por estar en la cárcel. Y, aunque todos piensen que Anabel está en la cárcel; ella ya llegó a Castellón y, en el molino de los pajonales, se encuentra con Alejandra y, poco después, ellas van a su nueva casa (la vivienda del difunto Fidelio) y Anabel y Valentín se reencuentran con un beso apasionado. Por otro lado; “El Cicatriz” visita a Román para advertirle que vio a una muchacha que se parece mucho a la descripción de Zulma, en la nueva hacienda donde vive Leonardo y Ángel Cisneros. Al poco tiempo, Leonardo visita a Flavia a la finca para hablar sobre su divorcio, y Román estuvo a punto de dispararlo por estar escondiendo a Zulma, aunque la propia Flavia le hace creer a Román que Anabel es la muchacha que se hospeda con Leonardo, y “Cicatriz” la confundió. Y Leonardo no descubre a Román, y éste (furioso) golpea a “Cicatriz” por confundir a Zulma con Anabel. Mientras tanto, reunidos en su nueva casa; Alejandra les hace entender a sus hijos que deben de reconciliarse con Leonardo y Ángel, por lo que Anabel y Dulcelena se alegran de esa noticia.


Del 7 al 9 de enero de 2008