Leticia Calderón después del engaño

Leticia Calderón
después del engaño

Lety no detendrá su vida por un engaño al contrario, seguirá adelante por sus hijos. Después de que la actriz mexicana Leticia Calderón dio a conocer, los motivos de su ruptura con el abogado Juan Collado, papá de sus hijos, Luciano y Carlo y con quien vivió más de ocho años aseguró que Yadhira Carrillo es una víctima más del abogado.

"Estoy segura de que él le mintió a Yadhira, diciéndole que ya había terminado conmigo".

- ¿Qué ha pasado después de la nota que publicamos, donde captamos juntos a tu ex pareja con Yadhira Carrillo?
Simplemente él no ha venido por mis hijos, creo que está muy ocupado o de viaje, no lo sé, quizá venga la próxima semana. Sí habló el martes de la semana pasada y yo contesté, pero pidió hablar con la muchacha. Le pregunté que si ya había visto la revista y me contestó: '¿cuál?, no, no la he visto'. Le dije: 'dónde sales besándote con Yadhira', y respondió: 'es mentira, mentira, mentira', pero pensé: 'no, no, no... el cinismo a más no poder.

- ¿Crees que se haya molestado?
No, más bien se le está cayendo la cara... A lo mejor está apenado, o no, pues no conozco sus sentimientos. No me parece que le haya molestado tanto, porque también quiso hacerlo público. Si cuidara su imagen, no se hubiera metido en esto. Razones tenía yo para estar desconfiada y a veces enojada, aunque ahora cada quien hará su vida, y deseo que sea muy feliz. De verdad espero, con todo respeto, que no le haga lo mismo a Yadhira. Me dan ganas de decirle a ella que si ve que le hablan por teléfono y no contesta, o se aleja para responder, cuidado, que ponga mucho ojo.

- ¿A ti alguna vez llegaron a hablarte otras mujeres a tu casa?
Sí, fueron como dos veces, y me sentí mal al principio. Ellas me amenazaban y decían riéndose: 'Juan está conmigo' o 'vas a ver, p... vieja', cosas así. Una vez me llamó un señor que me dijo: 'señora, la engaña su esposo', y le respondí: '¡y a ti qué te importa!, ¿por qué me hablas?, ¿te manda alguien?', y en eso que me dice: 'no, me caes bien y no quiero que te haga eso'. Mira, yo no hacía caso, pero sí me metían la duda, así que le hablaba y le preguntaba: 'oye, ¿dónde estás?', y siempre me decía: 'en una junta', pero llegaba hasta las cinco de la mañana.

- ¿Qué ha pasado por tu mente después de que se dio a conocer la noticia?
Nada, estoy tranquila porque como les dije la vez pasada, hice todo por salvar a mi familia, pero no pude más.

- ¿Pedirás ayuda psicológica?
Por ahora no, pues quiero recuperarme de la operación de mis rodillas, además estoy dedicada a mis hijos y preparando todo para la Navidad. Supongo que algún día tomaré alguna terapia, ya que me gustaría platicar con alguien. Yo jamás le hubiera hecho lo que me hizo, pero cada quien.

- ¿Estás consciente de que no va a volver a tu lado?
Completamente. Si ocho años no sirvieron para nada, no siento que después de esto quiera regresar o hacer algo, pues sería más difícil.

- ¿Conocías a Yadhira?
Estuvimos en la fiesta de los hijos de Daniela Castro, y ella conoció a mis niños, hasta recuerdo que le enseñé mi anillo de compromiso, ya que Juan me lo acababa de dar. Quién sabe qué le habrá inventado a ella; si ella lo buscó a él, o si ya se conocían desde hace mucho. La realidad es que estaba conmigo hasta hace tres semanas, y estoy segura de que después de esas visitas al bar, todas las noches llegaba, me abrazaba y decía que me quería.

- ¿Ahora que la veas a ella en Televisa la seguirás saludando?
Claro, no tengo nada qué decirle, quien me falló fue mi pareja, no ella. Creí que existía el respeto entre nosotros, y sus razones tendrá, pero no siento que haya sido la forma más honesta de terminar una relación de ocho años, sobre todo por nuestros niños.

- ¿Crees que también le mintió a Yadhira?
Seguramente, a lo mejor le dijo que habíamos terminado desde hace meses, pero es mentira. Se fue de la casa hace tres semanas, se me hace increíble pensar que le haya dicho la verdad, de que estábamos juntos y ella haya accedido, no lo creo. Hace cinco semanas nos fuimos solos a Acapulco, y la pasamos súper bien.

- ¿Será que Yadhira es una víctima más?
Quiero pensar que sí ha sido otra víctima más de Juan y que su relación la está empezando con mentiras, como cuando me dijo a mí que estaba divorciado y no era así, según parece.

- ¿Ha sido la única actriz de la cual te haya llegado el rumor?
No, también me acabo de enterar de una chava de TV Azteca, llamada Edith Serrano. De esto me habló una amiga y me dijo que los había visto hace tres meses en Acapulco. También me platicaron que hace dos años anduvo con Alejandra Maldonado, pero no me consta, ni tampoco sé si es cierto.

- ¿Si lo tuvieras ahora enfrente qué harías?
Quién sabe, pero me dolió la mentira y más que él siempre lo negara, se hacía el ofendido. Si yo lo hubiera hecho, no sé cómo hubiese reaccionado; cuando pasa al revés dicen: 'pin... vieja, le voy a quitar a los hijos y no le voy a dar nada'. Pero cuando ellos lo hacen, ¿qué?

- ¿Crees que tú fallaste en algo?
No te voy a decir que soy perfecta, pero el tiempo me demostró que tenía la razón. Cuando le encontraba algún recadito, le decía: '¿qué onda?', y le preguntaba que por qué le decían 'mi amor'. Hay una chava que se llama Ingrid Irribarrien, que toda la vida le habló y le decía: 'mi amor, ya llegué al departamento, háblame', así que le pregunté que quién era y respondía: 'es una reportera'. No es que le creyera del todo, pero sí me enojaba, y con toda la razón del mundo.

- ¿Pisoteó tu dignidad?
Se pisoteó él solo. He llorado porque di todo lo que estaba en mí para creerle, pero no funcionó.

- Eres una mamá ejemplar...
Todo el tiempo he estado detrás de mis niños y de mi familia, sábados y domingos me los pasaba con mis papás, porque Juan iba a ver a sus primeros hijos, y nunca le negué que lo hiciera, pues también soy mujer y no me gustaría que alguien le negara ese derecho. En eso no me metí nunca.

- ¿Tendrá las puertas abiertas de tu casa para ver a Luciano y a Carlo?
Claro, mientras cumpla y sea constante, porque cuando alguien no lo es, más que hacerles un bien, les hace un mal. Si a mí no me tuvo respeto, que sí lo tenga para sus hijos.

- ¿Tus bebés te han preguntado por su papá?
No, están chiquitos, pero me mandaron llamar de la escuela de Luciano, para decirme que estaba muy grosero, no sé si sea parte de esto. Quiero hablar con una psicóloga para que me ayude con los dos.

- ¿Ya te llamó tu suegra?
No, pero ella es una bellísima persona. Ya habrá oportunidad de platicarlo, aunque no sé qué piensen ellos, y los voy a extrañar.

- ¿Tu mami, doña Carmen, qué te dice?
Está dolida y sorprendida, ya que también le creyó. Ni modo, nos dejamos engañar y pensamos que era una linda persona.

- ¿Has llorado mucho?
Claro, porque sí duele; se acaba el amor, pero no la vida. Soy una mujer que sabe lo que quiere y lo único que deseo es estar con mis nenes, ya que me necesitan. No me caigo, pero estoy triste, ya que soy un ser humano, aunque me queda claro que esto va a tardar en sanar. Él debe encontrar la felicidad que tanto está buscando, pero que no se vuelva a equivocar en mentir, pues así no hará feliz a nadie.