Madre Luna

Alejandra es nombrada la heredera de Fidelio

Román mata a Don Fidelio
Román acaba vengándose del viejo Fidelio por haber extinguido a los bandidos de la sierra, disparándole tres veces en la cabeza, y Don Fidelio muere. Y Ángel y Zulma sospechan que Román Garrido es el asesino que mató a Don Fidelio, aunque todos los habitantes de Castellón desconocen quien es el asesino. Por su parte; Marcela y Jorge creen que ellos son los únicos que tienen derecho a los bienes de Don Fidelio. Pero, Alejandra y Angustia se quedan en la casa de Don Fidelio para no permitirla a Marcela que se apropie de toda la fortuna del viejo Fidelio. Aunque Marcela siempre saca a relucir su poder con el que puede disponer a su antojo de los bienes de Fidelio, en caso de que él no pudiese, pero nadie cree que ese documento sea cierto y, por eso, comienzan a pelearse Marcela, Jorge y Gardenia en contra de Alejandra y Angustias.

Alejandra y Angustias se van de la casa de Fidelio
Alejandra y Angustias no soportan más a los empleados de Don Fidelio, por eso, ellas deciden marcharse, además, a Alejandra la atormenta el fantasma de Don Fidelio, que sueña con él. Mientras tanto; Trinidad visita a Ángel a la hacienda en la que él está viviendo con Leonardo, y Trinidad reclama esa casa, ya que la ve muy bien remodelada y quiere recuperar esa propiedad, aunque pertenezca a Leonardo y a Flavia. Y, allí, después de decirle a su abuela que no permitirán que les quite la hacienda; Ángel le dice a su abuela Trinidad que, si atacan a Zulma Moreno, el mismo los denunciara (a Román, Flavia y Trinidad). Poco después, Alejandra y Angustias van al restaurante de Don Bebo, que las brinda un hospedaje a ambas; pero, en ese momento, aparecen Marcela y Jorge, que no permiten que se queden ellas allí porque dicen que ese restaurante también es propiedad de Don Fidelio. Y Alejandra y Angustias deciden regresar a los pajonales y se quedan viviendo en la casa de Don Ignacio, hasta que sus hijos acaben de construir la casa.

Tirso planea algo en contra de los Aguirre
Román y Flavia planean irse muy lejos, pero antes quieren destruir a Zulma y a los Aguirre. En los pajonales; Alejandra comienza a trabajar en los arrozales, ya que extrañaba ese trabajo. Por otra parte; Marcela aprovecha y celebra una fiesta en la casa de Don Fidelio, aunque Gardenia y Jorge se están empezando a enfadar con Marcela porque les trata como a unos empleados y como si ella fuera la señora y dueña de la casa, pero Don Bebo lleva al abogado de Don Fidelio a la casa del difunto y, cuando se encuentran con semejante fiesta, el abogado le pide a Marcela que deje todo tal cual lo tenía Don Fidelio, sin hacer fiestas, por lo menos, hasta que se lea su testamento. Mientras tanto; Valentín, Demetrio y Dulcelena acaban definitivamente el nuevo rancho, aunque no pueden vivir en la casa porque no tiene muebles; mientras son observados (sin que ellos se enteren) por Tirso Reinoso, que planea algo en contra de los Aguirre. Pero, Ignacio dice que podrían pedir otro préstamo al banco, que utilizaría el dinero de Leonardo Cisneros, de nuevo, aunque Alejandra se vuelve a dar cuenta y se opone a eso. Al día siguiente; Valentín visita a su novia Anabel a la cárcel, y él la ve desesperada porque piensa que no podrá salir de la cárcel. En Castellón; “Cicatriz” comienza a vigilar a todos para saber donde se hospeda Elfo, Luzmila y Zulma. Y “Cicatriz” encuentra por el pueblo a Elfo con Luzmila y la niña, pero los pierde de vista porque una mujer que sale de la cárcel intenta matar al bandido. Y, poco después, “Cicatriz” se lo cuenta a Tirso, pero (como Luzmila ahora se maquilla y se viste mejor) Tirso cree que esa mujer no es Luzmila.

Tirso y “Cicatriz” incendian la nueva casa de los Aguirre
Convencido por Flavia; Román le pide a “Cicatriz” que queme la nueva casa de los Aguirre; mientras que, Trinidad cada día soporta menos a Román, ya que él hace lo que quiere en la finca. Cuando Alejandra, Angustias, Demetrio, Dulcelena y Valentín se estaban despidiendo de los Rodríguez para irse a vivir a su nueva casa; Tirso y “Cicatriz” incendian la casa de los Aguirre, como Román se lo pidió. Además; Tirso y “Cicatriz” se dedican a asaltar por casas a las afueras del pueblo.

Alejandra es nombrada la única heredera de Don Fidelio
Los Aguirre, muy tristes, creen que los bandidos de la sierra son los causantes del incendio de la casa que nunca llegaron a estrenar. Aunque Alejandra es una mujer fuerte; ella está decidida a huir de Castellón para que no les suceda nada malo a sus hijos. Pero, Alejandra recibe una cita del abogado del difunto Fidelio para escuchar la última voluntad del viejo Fidelio. En cuanto se entera de que incendiaron la nueva casa de sus hijos; Leonardo, acompañado por Ángel, que les brinda de nuevo su apoyo y, una vez más, Valentín y Demetrio le rechazan a su padre. Y Ángel, cansado de los desprecios de sus hermanos a su padre, les dice a Valentín, Demetrio y Dulcelena que su padre les dio el dinero sin que ellos se enterasen, con la ayuda de Ignacio Morales, para que construyeron esa casa, pero ellos no quieren saber nada de su padre y, al igual que su madre, ellos están dispuestos a irse de Castellón para evitar problemas, además, Demetrio y Valentín también se enfadan con Ignacio por haberse unido a Don Leonardo, aunque haya sido para ayudarlos económicamente a construir su casa. Mientras tanto; Alejandra, acompañada de Angustias, asisten a la casa del difunto Fidelio para escuchar su testamento, que decidió dejar todo su patrimonio a Alejandra.

Alejandra acepta todas la fortuna de Fidelio
Alejandra decide quedarse con las propiedades de Don Fidelio; mientras que, Marcela y Jorge están desesperados porque Fidelio no les dejo nada. Cuando Demetrio y Valentín descubren que su mamá es la heredera de la fortuna del viejo Fidelio; ellos la peden que no acepte nada del dinero del difunto, pero ella no les hace caso, haciéndoles ver que ya es hora de que sus vidas sean recompensadas, después de tanto sufrimiento y tantas penurias por las que han pasado. Además, Alejandra y Angustias deciden poner en su sitio a Marcela, Jorge y Gardenia, exigiéndoles que se hospeden en la habitación que las hicieron ocupar posteriormente, cuarto que usaban para la basura y les dicen que si no les obedecen, deberán de despedirlos.

Alejandra se va a vivir con su familia a casa del difunto
Alejandra, Angustias, Valentín, Demetrio y Dulcelena se van definitivamente a vivir a la casa del difunto Fidelio. Mientras tanto; “Cicatriz”, mandado por Román y Flavia, va en busca de Alejandra y sus hijos para matarlos, pero los Rodríguez le reciben a trancazos, pero él logra huir. Como no piensan seguir a las órdenes de Alejandra; Marcela, Jorge y Gardenia deciden visitar a Flavia y Trinidad, para pedirles trabajo; aunque no les dan el trabajo porque ya tienen otros empleados y se enteran de que Alejandra ahora es millonaria gracias al viejo Fidelio.

Alejandra se enfrenta a Marcela
Cuando Alejandra va a manejar sus negocios en los Molinos, propiedad de Leonardo y Flavia; Leonardo descubre que Fidelio le dejó todas sus propiedades a su amada Alejandra. Por la noche; Alejandra, Angustias, Valentín, Demetrio y Dulcelena se reúnen con los abogados de Fidelio para que les enseñen a manejar todos los bienes que les dejó en su poder y para que no haya ningún problema. Por otro lado; Flavia está furiosa desde que visitó a los Aguirre y se dio cuenta de que es verdad que Alejandra es la heredera del viejo Fidelio, por eso, ella le insiste a Román que deben de matar cuanto antes a los Aguirre. Mientras tanto; “Cicatriz” y Tirso deciden robar en la casa de Elfo y Luzmila, aunque desconocen quienes son los dueños de esa propiedad. Más tarde; Alejandra descubre a Marcela indagando los cajones de su cuarto, por eso, Alejandra se enfrenta a ella y, cuando la acusa de ladrona, Marcela la da una bofetada a Alejandra y comienzan a pelear, pero Demetrio y Dulcelena las separan.

Tirso descubre a Luzmila con Elfo
Después de encontrar a Marcela intentando robarla; Alejandra tomó la decisión de despedirla, aunque la da un día más para que el abogado Suárez liquide a la empleada, dándola el dinero que la corresponda por estar sirviendo a Fidelio durante tantos años. Mientras tanto, por la noche, cuando “Cicatriz” y Tirso iban a robar en casa de Elfo y Luzmila; Tirso descubre quien habita en la mansión y, después de darle una paliza a Elfo; Tirso va a ver a su Luzmila y a su hija, que no se puede creer que haya podido engendrar a una niña. Y Tirso intenta raptar a Elfo, Luzmila y la niña, pero la mansión está encantada y protege a sus dueños, que hace que Tirso y “Cicatriz” comiencen a tener miedo y acaban huyendo de la mansión por la ventana, y éstos se ponen de acuerdo para no decirle nada a Román, ya que él no les perdonaría que no hayan capturado el tesoro que Elfo le robó a Román.

Flavia contrata a Marcela, Jorge y Gardenia
Alejandra y Valentín visitan a Anabel a la cárcel y, allí, Alejandra la dice a Anabel que, ahora que tienen dinero, ella hará todo lo posible para que salga de la cárcel, contratando a los mejores abogados. Mientras tanto; Marcela, Jorge y Gardenia se van de la casa de don Fidelio, ya que no aguantan las órdenes de Alejandra Aguirre, además, ellos vuelven a la finca de Flavia y Trinidad para trabajar allí, y acaban consiguiendo el trabajo, aunque tengan que encubrir a Román Garrido, al que reconocieron en cuanto le vieron. Pasados unos días; Luzmila le pide a Elfo que denuncia a Tirso Reinoso por haber intentado robarles, pero él no quiere por temor a perder su dinero. Más tarde; Ignacio Morales y sus hijos encuentran a Luzmila con su hija y Elfo por el pueblo, que al final Luzmila le deja a su padre que coja a su niña y deciden ponerla el nombre de Angélica. Tal y como doña Trinidad le advirtió a su hija; Román comienza a cansarse de Flavia y la rechaza varias veces cuando ella intenta hacer el amor con éste, además, él la pide que reclame sus bienes a Leonardo para escapar lejos de Castellón; mientras que, Flavia le pide una vez más a su amante que él debe de acabar con los Aguirre.