Pura Sangre

El juramento que nunca quiso hacer Eduardo


Florencia se enterará del nombre del gran enemigo
Florencia (Marcela Mar) quedará profundamente afectada, cuando Eduardo (Rafael Novoa) le confiese el pacto que tuvo que hacer con Paulina (Kathy Sáenz) para poder conocer noticias de Irene (Helga Díaz). Pero lo que más la sorprenderá será enterarse de que el gran enemigo de la familia Lagos es Eusebio Beltrán y que, según un diario de hace muchos años, podría tratarse del hermano medio de Alejandro Lagos (Pepe Sánchez). Por su parte ‘La Hiena’ terminará de darle las instrucciones precisas al humillado Renato (Alejandro López) para que la ayude con su plan de sacar del convento a Lucía (Alejandra Sandoval). Y finalmente Margarita (Jenny Osorio) seguirá furiosa con su hermana Rosa (Marcela Benjumea) porque no le cuenta qué pasó en el carro con Marco Vieira.

Una inesperada visita a Samuel
Eduardo (Rafael Novoa) quedará preocupado e inquieto por las reflexiones y confesiones que le hizo el despiadado Eusebio (Pepe Sánchez) sobre la injusticia y la crueldad, así como del odio hacia la familia Lagos. Y le contará que la difunta María (Carmenza Gómez) era la última persona en saber su verdadera identidad. Mientras tanto, Paulina (Kathy Sáenz) le recomendará a Camilo (Andrés Juan) que su matrimonio con Venus (María Fernanda Yepes) les conviene para afianzar la sociedad con Power Milk y para saber a ciencia cierta quién es y qué quiere Marco Vieira. De otra parte, Lucía (Alejandra Sandoval) le explicará a la hermana Dora el origen de Renato (Alejandro León) y el motivo por el que se le hace extraña su visita al convento. Federico (Juan Pablo Gamboa) visitará al maleable Samuel (Manuel Sarmiento) y se enterará que la ‘rata’ de Renato sigue haciendo puntos para ganarse su destrucción. Y Florencia (Marcela Mar) abordará a su cuñada Susana (Silvia de Dios) para hacerle una pregunta que la dejará helada.

Eduardo y Florencia: un nuevo beso estratégico
Por tercera vez desde que se conocen Eduardo Montenegro (Rafael Novoa), bajo la identidad del enigmático Marco Vieira, se besará con Florencia (Marcela Mar), el amor de su vida. El beso será idea de Florencia. ¿El objetivo? Esperar que la malvada Paulina (Kathy Sáenz) los descubra para hacerle creer en ese momento que entre ambos solo existe una atracción, cuando también hay una estrategia para salvar a Irene (Helga Díaz) de las garras de 'La Hiena' y de Eusebio (Pepe Sánchez). Por otro lado el arrogante Federico (Juan Pablo Gamboa) le contará a su esposa Susana (Silvia de Dios) la forma como su padre dejará la herencia: 60 por ciento a Paulina y 40 por ciento al hijo que Susana espera. Por esa pensará en la manera de deshacerse de Samuel (Manuel Sarmiento), el padre biológico del bebé que viene en camino, porque el compromiso para recibir la multimillonaria fortuna es que se no se separen.

Samuel: el enemigo número uno de Federico
La ambición desbordará a Federico (Juan Pablo Gamboa): la multimillonaria herencia que prometió su padre al primer nieto Lagos hará que el arrogante hombre le pida ‘un favor especial’ a su cuñado Renato (Alejandro López) que no será otra cosa que ‘desaparecer’ a Samuel (Manuel Sarmiento), el verdadero padre biológico del bebé que espera su esposa Susana (Silvia de Dios). Por su parte, y después de destapar toda la olla podrida y armar el rompecabezas de odios que proviene del temible Eusebio (Pepe Sánchez), Eduardo (Rafael Novoa) y Florencia (Marcela Mar) se reunirán en un restaurante campestre para pensar en sus estrategias, sin imaginar que en el mismo sitio se encuentran una amigas de Silvia (Juliana Galvis), que los reconocerán y les tomarán fotos con un teléfono celular. Y Silvia seguirá ilusionada con sus preparativos para la boda.

Eduardo y su propuesta descabellada a Florencia
Renato (Alejandro López) seguirá adelante con su plan para sacar del convento a las buenas o a las malas a Lucía (Alejandra Sandoval), según el encargo que le hizo Paulina (Kathy Sáenz). Para esta misión y, después de la fallida visita a la joven en el claustro, contratará a unos hombres. Pero, cuando se encuentre con ella tendrá una conversación que lo pondrá a reflexionar cuál lado le conviene más. Florencia (Marcela Mar) quedará sorprendida con la propuesta aparentemente descabellada que le hará Eduardo (Rafael Novoa) para convencer a su papá de dejarle toda la herencia a Paulina y, así, recuperar su confianza, pensando en recuperar a Irene (Helga Díaz). Silvia será citada por una de sus amigas que vio a Eduardo y Florencia en un restaurante y a quienes les tomó una foto con su celular. Finalmente, Eduardo llegará al seminario para ser bautizado y se reencontrará con el Padre Matías (Diego Vélez), quien le hará ciertas confesiones. Y finalmente Samuel (Manuel Sarmiento) le dirá a su amada Susana (Silvia de Dios) que está muerto del susto de que Federico (Juan Pablo Gamboa) le arrebate a su hijo.

El juramento que nunca quiso hacer Eduardo
La visita de Eduardo (Rafael Novoa) al padre Matías (Diego Vélez) traerá más consecuencias de las esperadas: después de ser bautizado como requisito para el matrimonio que lo espera con Silvia (Juliana Galvis) y, cuando estén a solas, el párroco le hará jurar a su amigo que después de la boda por conveniencia que lo espera se olvide definitivamente de buscar al gran amor de su vida: Florencia Lagos (Marcela Mar). Después de secuestrar a Lucía (Alejandra Sandoval) del convento, Renato (Alejandro López) cambiará los planes para buscar el verdadero motivo del interés de Paulina (Kathy Sáenz) por la jovencita. Finalmente Florencia enviará a su secretaria Rosa (Marcela Benjumea) al convento a buscar información, y se encontrará con una gran sorpresa.


Del 14 al 18 de enero de 2008