Sandra Echeverría: "El 2007 fue el mejor año de mi vida"

Sandra Echeverría:
"El 2007 fue el mejor año de mi vida"

Espera que el que comienza sea igual a mejor. Su sueño: probar suerte en la comedia musical.

Desde que debutó en la interpretación protagonizando ‘Súbete a mi Moto’, hace cinco años, esta mexicana de dulce sonrisa no ha echado el freno. Dos telenovelas (‘Soñarás’ y ‘Marina’) y cuatro películas forman parte de una carrera muy prometedora. Está claro que hay mucho que celebrar...

-¿Cómo pasaste la Navidad?
Siempre estoy en México con la familia, aunque tengo que dividirme porque mis papás están divorciados. En Nochebuena estuve con mi padre y mi novio (el actor Demián Bichir), y la Nochevieja la paso en Puebla con mi madre, en un rancho que tiene su marido.

-¿Cuál es tu balance del año que se despide?
Ha sido increíble, el mejor de mi vida. Soy muy afortunada porque cada año llega algo mejor. La verdad es que no puedo pedir más.

-¿Y qué le pedirías a 2008?
Me encantaría seguir haciendo películas. Otro de mis sueños es probar con la comedia musical; de hecho, estoy pensando marcharme durante un tiempo a Nueva York para hacerlo.

-¿Y las telenovelas?
Quiero enfocar mi carrera hacia el cine, pero no significa que abandone la televisión porque sé que hay proyectos interesantes. Lo que ocurre es que no deseo encasillarme en el papel de la típica protagonista buena, porque sería aburrido. En cuanto al idioma y lugar, me da igual que sea en inglés, español, en España, Colombia...

-¿Qué vieron en ti los productores de Telemundo para darte el papel de Marina?
Yo creo que la espontaneidad y la frescura. Supongo que les llamó la atención que, a pesar de no tener demasiada experiencia como actriz, me lanzó a hacer cosas sin temer que salgan mal.

-¿Cómo se dio todo?
Vivo en Los Ángeles desde hace tres años, pero durante unas vacaciones en México conocí a un productor y me propuso ir al ‘cásting’. Aunque al principio me veían demasiado joven, hice varias pruebas y me dieron el papel. Entonces, vendí mi coche y mis muebles y regresé con mi familia. Las grabaciones duraron nueve meses.

-En la novela de ‘Marina’ atraviesas varias etapas, ¿es difícil encarnar a una madre rondando los 40?
Mucho, pero tuve la suerte de contar con la ayuda de una profesora que estaba conmigo todo el tiempo. Quería resultar lo más creíble posible y parece que lo conseguí, porque a la gente le gustó. Lo mejor de todo es que ahora puedo presentarme a pruebas de personajes de 18 años y mucho mayores.

-¿Cómo fueron tus comienzos?
En realidad la música siempre ha sido mi pasión. Estuve seis años en un grupo, Perfiles, donde cantaba y bailaba; sacamos dos discos e hicimos giras por todo México. Luego entré en la escuela de TV Azteca y allí siempre me decían que acabaría haciendo telenovelas. Al final aquello me gustó tanto que dejé la canción y me metí de lleno en la interpretación.