Pura Sangre

Silvia rechaza a Marco
frente al altar


La paliza de Camilo y un amor del pasado
Una vez más el insoportable Camilo Lagos (Andrés Juan) será el protagonista: en su búsqueda de venganza por la humillación sufrida en la fiesta de compromiso, ahora el hijo menor de los Lagos esperará en la vera del camino en plena noche a Mike (Jason Chad) en compañía de dos hombres para desahogar toda la rabia que le generó su supuesta sobrina Venus (María Fernanda Yepes). Un nuevo personaje en la historia reaparecerá en la vida de Florencia (Marcela Mar): se trata de Enrique (Pedro Falla), un ex novio que la buscará y quien de paso desatará los celos de Eduardo (Rafael Novoa) y la curiosidad y alivio de Silvia (Juliana Galvis), quien sospecha que entre su prometido y su mejor amiga existe algo más que una amistad.

Una trampa para Renato y Eduardo le venderá el alma al diablo
Ahora, el turno, será para Renato (Alejandro López), quien será objeto de una trampa por parte de Paulina (‘La Hiena’). La mujer lo citará en un lugar, y él no sospechará que en su carro llevará escondido algo que lo pondrá en aprietos con la Policía. Por otra parte Eduardo (Rafael Novoa) seguirá destrozado después de la terrible golpiza que sufrió su gran amigo Mike (Jason Chad), y se alarmará más cuando el médico le diga en el hospital que su amigo del alma no ha salido del estado de coma y que se prepare para lo peor. Mientras tanto, Eduardo tendrá que venderle su alma al diablo al pedirle a Paulina que ayude a escapar al padre Matías (Diego Vélez) del interrogatorio que le está haciendo el temible Eusebio (Pepe Sánchez). Y Paulina le dirá a la dulce Lucía (Alejandra Sandoval) en su visita al convento que Renato nunca más la molestará.

Natalia buscará justicia por su cuenta
La hermosa Natalia (María Fernanda Yepes) se enterará de que Camilo (Andrés Juan) fue el autor de la salvaje golpiza a Mike (Jason Chad) y en un supermercado comprará un cuchillo con el fin de hacer justicia por su propia mano. Ni siquiera una desesperada llamada de Eduardo (Rafael Novoa), pidiéndole que regrese a la clínica donde está su amigo le hará cambiar los planes. Por su parte, Federico (Juan Pablo Gamboa) le contará a Susana (Silvia de Dios) que Renato (Alejandro López) no tendrá escapatoria de la cárcel porque le encontraron 100 kilos de dinamita. Finalmente, el padre Matías (Diego Vélez) terminará aceptando una comprometedora propuesta de Eusebio (Pepe Sánchez) de exhumar los supuestos restos de Eduardo en el cementerio donde fue enterrado.

Simón regresará para conocer la cruel verdad
Comienza el tormento para Simón Lagos (Manuel José Chaves), el hermano más noble y gran aliado de Florencia Lagos (Marcela Mar). El joven regresará a su casa después del despecho que le ocasionó la repentina desaparición de su amada Lucía (Alejandra Sandoval). Su hermana se armará de valor para contarle que su gran amor está embarazada y que Camilo (Andrés Juan), la ‘oveja negra’ de los hermanos Lagos, también le causó a ella el daño más grave y humillante que una mujer puede padecer. De paso, la llegada de Simón prenderá las alarmas en Paulina (Kathy Sáenz), quien verá un peligro real si ellos vuelven a verse. Por su parte, la ingenua Silvia (Juliana Gálvez) sorpresivamente adelantará su matrimonio con Marco Vieira (Rafael Novoa).

Alejandro se enterará que será de nuevo abuelo
Paulina (Kathy Sáenz) dejará a su esposo Alejandro (Pepe Sánchez) absolutamente frío al contarle que la dulce Lucía (Alejandra Sandoval) está embarazada por la violación de Camilo (Andrés Juan). Pero, no le contará que el verdadero padre del bebé que viene en camino es Simón (Manuel José Chaves). Quien realmente tendrá la verdad en su poder y no querrá ocultarla más será la rebelde Margarita (Jenny Osorio), quien saldrá rumbo a la casa de Silvia (Juliana Galvis) para contarle la relación que existe entre Marco Vieira (Rafael Novoa) y Florencia (Marcela Mar). Mientras tanto, la vida de Irene (Helga Díaz) seguirá en riesgo por el regreso de Simón al país.


Lucía sabrá quién es su mamá
Paulina (Kathy Sáenz) visitará a Lucía (Alejandra Sandoval) en el convento en el que se encuentra y le confesará a la dulce joven que cuando era niña se fue de la casa de sus padres, que un hombre la hizo su mujer y que, al quedar embarazada, le fue raptado su bebé. También le dirá a Lucía que después de tanto averiguar se dio cuenta de que ella es su hija. Por su parte, Margarita (Jenny Osorio) también se envalentonará y visitará a Silvia (Juliana Galvis) para contarle cuál es la verdadera relación entre Florencia (Marcela Mar) y Marco Vieira (Rafael Novoa). Entre tanto, Simón (Manuel José Chaves) simulará abandonar el país como estrategia para frustrar el plan de Paulina, y el temible Eusebio (Pepe Sánchez) le anunciará a Irene (Helga Díaz) que para ella vendrá un castigo.

Llega el día de la boda entre Marco y Silvia
Después de enterarse de la reveladora confesión que le hizo Margarita (Jenny Osorio) a Silvia (Juliana Galvis) sobre sus sospechas de que entre Marco Vieira (Rafael Novoa) y Florencia (Marcela Mar) hay algo más que una amistad, la prometida de Marco hará hasta lo imposible por casarse con él cuéstele lo que le cueste. Mientras esto sucede, Susana (Silvia de Dios) recibirá una misteriosa nota, y al darse cuenta de quien es su remitente, quedará sorprendida. Finalmente, se llega el tan anhelado día para Silvia, el día de su boda, donde muchas situaciones inesperadas están por suceder.

Silvia buscará explicaciones
Silvia (Juliana Galvis) le dará un “no” a Marco Vieira (Rafael Novoa) frente al altar de la iglesia al enterarse que su prometido realmente está enamorado de Florencia (Marcela Mar). En su apartamento y con el dolor de su matrimonio frustrado, Silvia citará a Marco y a Florencia para saber las razones de su amor y por qué se lo ocultaron. Mientras tanto, Lucía (Alejandra Sandoval), después de saber toda la verdad, le dirá por teléfono a su amado Simón (Manuel José Chaves) la gran noticia que por tanto tiempo ocultó desde que entró al convento. Y en la cárcel, Renato (Alejandro López) se reencontrará con un viejo conocido.



Del 28 de enero al 11 de febrero de 2008