Angie Cepeda habla sobre su última película

Angie Cepeda
habla sobre su última película

Después de ‘Pantaleón y las Visitadoras’, la vida de esta actriz dio muchas vueltas. Su carrera se internacionalizó, creció profesionalmente y de paso terminó su romance con el cantante Diego Torres.

Se convirtió en el sueño de cientos de hombres latinos después de protagonizar el film peruano ‘Pantaleón y las Visitadoras’, de Francisco Lombardi, basada en la novela de Mario Vargas Llosa. Y no podía ser de otra forma. Angélica María Cepeda Jiménez, que es su nombre completo y verdadero, es una mujer de 33 años, alta, guapa, que desborda pasión a través de la pantalla. El pasado 6 de noviembre se estrenó en Los Ángeles ‘El Amor en los tiempos del cólera’, de Mike Newell, la última película en que actuó esta hermosa actriz. Aunque, su participación en la película es breve. Pero, de todas maneras, es un salto a Hollywood.

La actriz confiesa estar feliz de haber participado en esta producción norteamericana que tiene como protagonista a Javier Bardem, Giovanna Mezzogiorno y Benjamin Bratt. Se sintió cómoda, en casa. Y, cómo no, si la película se filmó en Cartagena de Indias, lugar de nacimiento de la actriz y, además, cuenta con dos temas de Shakira como telón de fondo.

Al escuchar hablar a Cepeda, queda claro que lo de la breve aparición a ella la tiene sin cuidado. Quedó satisfecha con su trabajo y con el elenco con el que compartió el set hace más de un año. De hecho, con entusiasmo recuerda que después de las horas de rodaje partía junto a Bardem, Bratt y gente del elenco a pasear por las calles donde jugaba en su niñez. "Con quien más afinidad tuve fue con Benjamin Bratt y Javier Bardem. Salíamos en grupo y hacíamos paseos a las Islas del Rosario, íbamos a fiestas y a comer a restaurantes de comida colombiana, que es tan sabrosa", dice.

La actriz cuenta que, para ella, ha sido un honor ser parte en estos últimos años de dos filmes basados en obras de la literatura latinoamericana. "Vargas Llosa y García Márquez son dos escritores que admiro mucho. Por eso mismo, me siento muy afortunada de haber participado en estas dos películas", explica Angie, quien actualmente vive en Los Ángeles junto a su pareja, con quien lleva año y medio de relación. Pero de eso no quiere hablar. Confirma que se trata de un actor inglés y que se siente enamorada. Nada más. Con el novio misterioso reside en una casa luminosa, amplia, desde donde se ve el mar y está rodeada de vegetación. En casa prepara con música de fondo sus personajes. Allí también le dio forma en su momento a la Viuda de Nazareth, rol que interpreta en ‘El Amor en los tiempos del cólera’ y que en la historia tiene directa relación con Florentino Ariza (Javier Bardem), el protagonista.

-Antes de filmar la película, ¿cuánto sabías de la Viuda de Nazareth?
Había leído el libro y me gustaba mucho el personaje, porque con la pérdida de su marido estaba totalmente reprimida, pero después de enfrentarse al miedo, a la histeria y sentirse desprotegida termina entregándose al amor. Y, por cierto, liberándose sexualmente. En el libro le agradece a Florentino Ariza su ayuda en ese sentido. Le dice: "gracias a ti soy una prostituta". Claro que una prostituta entre comillas porque ella no cobraba por tener sexo. La Viuda de Nazareth se sentía tan libre después de conocer a Florentino que en el libro se acuesta con los hombres que ella quiere, cuando quiere y sin ninguna culpa. Es como si hubiera vuelto a vivir y, por eso, me encantó el personaje; me parece que tiene muchos colores, que es muy rico en matices.

-¿Cómo te contactaron para participar en la película?
Unos seis meses antes de que se rodara la película tuve una reunión con el director en Madrid, quien ya había leído el libro dos veces. Yo todavía no había leído el guión, pero del libro me gustaba mucho La Viuda de Nazareth. Curiosamente, en esa reunión, el director Mike Newell me dijo que se había fijado en mí para hacer el papel de Hildebranda Sánchez, la prima de Fermina, la protagonista. Pero yo le contesté que me gustaba más éste. Y él quedó muy sorprendido por ello. Después de eso pasaron unos meses, fui a hacer el casting a Cartagena y vino el resto de la historia.

-¿Qué ocurre con este personaje en la película?
En la película es un personaje que aparece totalmente reducido y no figura como en el libro, pero a mí igual me pareció muy interesante de interpretar. De hecho, hay una escena que quitaron de la película y que es una conversación muy linda que tengo en el film con Florentino. Tuvimos que ensayar mucho con Javier Bardem, para tratar de encontrarle una vuelta que la hiciera verdadera. Se trata de una escena de amor, que tiene mucho drama, histeria, pero al mismo tiempo es muy cómica.

-¿Por qué la cortaron?
Porque la película es sumamente larga. De hecho, tiempo después de terminado el rodaje, recibí una llamada del director (Mike Newell), diciéndome que le había gustado mucho mi trabajo, pero que debía cortar esa escena porque la película estaba sobrepasada en tiempo, pero que me quedara tranquila, que iba a estar en el DVD. Es muy difícil adaptar un libro de García Márquez y por eso mismo, hay muchas cosas que obviamente el director debió dejar de lado.

-¿Qué hace enamorable al personaje de Florentino?
Javier Bardem es uno de los mejores actores que existen y creo que él hizo un trabajo muy interesante con su personaje. El hecho de envejecer en la película y demostrar que se muere de amor hasta el final por la protagonista, lo hace memorable.

-¿Existe ese tipo de hombre o sólo en la literatura?
¡Tienen que existir! El ser humano es muy complejo y uno no puede encasillar a nadie. Definitivamente, aún debe haber por ahí hombres que aún sean románticos y puros, por qué no.

-¿Qué recuerdos desenterraste en la filmación?
Cartagena es una de mis ciudades favoritas. Siempre regreso a ella, hay calles y lugares que me evocan momentos en que yo jugaba con mis amigos o salía con mi mamá (que falleció hace algunos años) a comer dulces a la Plaza Antigua. Además, me emocionaba ver que a la gente de la grabación y a los actores les encantaba tanto la ciudad. En un principio pensaban que iban a necesitar seguridad y después se dieron cuenta de que no, que la vida allí es tranquila, que hay gente muy amable y alegre. Y las mujeres son preciosas.

-¿Qué otro personaje que aparece en la literatura latinoamericana te gustaría interpretar?
Hay un libro de Pablo Coelho que se llama ‘Once Minutos’ y ahí hay un personaje que me encanta. Es el de una prostituta que se llama María. Y digo una prostituta porque a eso se dedica, pero muestra otro punto de vista.

-¿Por qué te llaman la atención esos personajes?
Son mucho más interesantes. Hay mucha vida interna en ellos, les pasan cosas, hay que saber leerlos muy bien porque a menudo lo que dicen no es lo que sienten. Es mucho más desafiante interpretarlos, te ofrecen una manera más interesante de crear.

-El año 2001 dijiste que para filmar las escenas de ‘Pantaleón y las Visitadoras’ tomabas whisky, ¿qué tomaste antes de salir a escena con Bardem?
A mí no me gusta el alcohol, pero un día, cuando con el protagonista de ‘Pantaleón y las Visitadoras’, Salvador del Solar, estábamos muy nerviosos frente a una escena, el director nos ofreció una copa pequeñita para los dos. La verdad es que cuando hice esa película estaba muy chiquita y no me sentía preparada. Ahora fue todo lo contrario. Me sentí muy cómoda y contenta haciendo las escenas.

-¿Qué ha cambiado desde esa época hasta ahora?
En la parte técnica hace tiempo que me vengo preparando, estudiando, y eso me da mucha seguridad. Sé cuáles son las herramientas con las que cuento para formar al personaje. Y yo me conozco mucho mejor internamente. La actuación, la experiencia y las clases que he tomado me han dado esa posibilidad. Eso es muy valioso porque me hace mirar la vida de otra manera.

-¿Cuáles son tus ambiciones?
Quiero tener la posibilidad de trabajar hasta el día que yo quiera y en distintos lugares. Siempre que pueda voy a regresar a trabajar a mi país, como ahora que fui a hacer cine, pero no me puedo quedar a vivir porque afuera hay más oportunidades. Este año, eso sí, fui a hacer un corto al que le está yendo increíble. De hecho, se hicieron cuatro cortos en cuatro países distintos simbolizando Latinoamérica, pero el colombiano es el más lindo

-¿Cuáles son tus proyectos?
Ahora me voy a ir a España a rodar una película. Pero como todavía no he firmado, no te puedo decir de qué se trata, es que estoy en negociaciones en este preciso instante.

-¿Cómo describirías hoy tu vida?
Estoy contenta. En pareja ya estoy hace un año y medio y me siento muy bien a su lado. La verdad es que hoy trato de disfrutar mi vida más que el trabajo, como lo hacía antes. Por muchos años me dediqué demasiado a mi carrera. Ahora estoy tratando de disfrutar más la vida en sí misma, tratando de encontrar el balance. En pareja ya estoy hace un año y medio y, sin entrar en detalles, puedo contar que es un actor inglés y me siento enamorada. Hoy trato de disfrutar mi vida más que el trabajo, como lo hacía antes.