La sucursal del cielo

Así termina esta historia...
Las familias Belalcázar y Lizcano tuvieron una celebración especial de año nuevo, porque ahora la familia Mena hace parte de sus afectos y comparten con ellos la despedida del año 1971. El negocio de “El pandebono de la abuela” sigue marchando a las mil maravillas con el empeño de Doña Susana, Eufrosina, Doña María y hasta de Checho y Pepe.

Eddy viaja a Nueva York para convertirse en manager
Los hijos de estas particulares parejas están a punto de cumplir con todos sus sueños. Por el lado de los Mena, Mariela recibe una carta que le notificará si fue o no aceptada para unirse al Ballet Folclórico Nacional de Cuba y finalmente Mariela viaja a Cuba, pero promete volver para casarse con Samuel, mientras que Eddy se establece en Estados Unidos y espera por un jugoso contrato que puede convertirlo en un famoso manager de grupos de salsa.

Soledad se convierte en madre soltera
Las hijas Belalcázar logran alcanzar el amor. Fabiola se convierte en una de las primeras mujeres de la época en ocupar puestos ejecutivos de alto rango y ahora Ricardo espera que reciba el anillo para ir al altar. Pilar se destaca como modelo y Soledad es ahora una orgullosa madre soltera y decide que jamás revelará el nombre del padre de su hija.

Fernando cumple su sueño de tener una familia numerosa
Y los muchachos Lizcano quedan bailando en un trompo. Fernando cumplió su sueño de tener muchos hijos, teniendo cinco más con su nueva esposa Isabel. Samuel, después de graduarse como piloto comercial, se reencuentra con su amada Marielita, sólo falta esperar si aún ella sigue dispuesta a casarse con él. Pedrito, el inigualable locutor de la región, conquista a Pilarcita y piensa seriamente en pedirle matrimonio.

Así termina esta historia vallecaucana con el sabor de la salsa y la sazón de estas tres familias que hicieron del Templete un barrio famoso en “La sucursal del cielo”.

Del 17 al 19 de marzo de 2008