Pura Sangre

Alejandro Lagos muere

Alejandro se derrumbará y Paulina se meterá en la boca del lobo
El Padre Matías (Diego Vélez) terminará de confesarle a Eduardo (Rafael Novoa) sus propios remordimientos y reconocerá que le faltó carácter años atrás para impedir la injusticia que se cometió contra él y María (Carmenza Gómez), su mamá. Como muestra de desagravio el religioso se ofrecerá para ingresar a la prisión y hablar con Renato (Alejandro López). Otro que está en la cárcel, Camilo (Andrés Juan), le rogará a su padre y al abogado de su caso que le ayuden a recuperar la libertad y fingirá arrepentimiento. Pero después de esto Alejandro Lagos (Pepe Sánchez), el padre del joven, sentirá un golpe inesperado cuando le confirmen que otra denuncia adicional por violación fue interpuesta hacia su hijo. Esta situación le bajará la tensión y obligará que sea trasladado a un hospital. Federico (Juan Pablo Gamboa) estará aterrado de que un muerto y un preso tengan poder sobre él, a raíz del extraño documento que escribió Samuel (Manuel Sarmiento) antes de morir. Desde su lugar de cautiverio, Lucía (Alejandra Sandoval) reaccionará contra uno de sus secuestradores. Y Paulina visitará en su sitio de reclusión a Renato, quien se gozará tener en sus manos a la mujer que tantas humillaciones le produjo. Finalmente, Eduardo (Rafael Novoa) será espiado por un matón de Eusebio.

Renato tendrá el poder desde la cárcel
Renato (Alejandro López) será visitado en la cárcel por el padre Matías (Diego Vélez) y el convicto le dirá al religioso que la única manera de liberar a la secuestrada Lucía (Alejandra Sandoval) es que su ex esposa Florencia (Marcela Mar) lo visite en la prisión. De paso, Florencia se sentirá culpable por la salud de su padre, Alejandro (Pepe Sánchez), quien se encuentra en delicado estado en una clínica por el golpe devastador que recibió al enterarse de la denuncia por violación en contra de su hijo Camilo (Andrés Juan). En medio del chantaje al que está siendo sometida, Paulina (Kathy Sáenz) le pedirá a Renato que no revele información sobre le paradero de Lucía.

Alejandro verá un espanto en su lecho de muerte: al hermano que no conocía
En su lecho de muerte, Alejandro (Pepe Sánchez) recibirá la visita de su esposa Paulina (Kathy Sáenz), quien tratará de consolarlo por la situación de su hijo Camilo (Andrés Juan) y le dirá que las acusaciones son mentiras de Regina Castaño. Por su parte el malévolo Eusebio se las arreglará para ingresar al cuarto de la clínica donde reposa Alejandro. Además del impacto que le producirá ver a un hombre con su parecido físico, el patriarca de los Lagos recibirá dos noticias a quemarropa: que ellos dos son hermanos y que para secuestrar a su hija Irene (Helga Díaz) tuvo la complicidad de una máquina de odio reclutada hace 17 años: su esposa Paulina. Finalmente el Padre Matías (Diego Vélez) le dirá a Florencia (Marcela Mar) que la condición de Renato (Alejandro López) para negociar la liberación de su hermana Lucía (Alejandra Sandoval) es que ella lo visite en la prisión.

Luto y dolor en la familia lagos: morirá el patriarca
En su lecho de muerte, Alejandro (Pepe Sánchez) seguirá recibiendo como puñaladas todas y cada una de las tenebrosas confesiones que le hará su medio hermano Eusebio: le dirá que la mitad de su familia lo traiciona y le contará incluso que la verdadera identidad de Marco Vieira es Eduardo Montenegro (Rafael Novoa). El corazón del padre de los Lagos no soportará tantas noticias tan sorpresivas y dejará de latir. Lo que Eusebio no sospecha es que Margarita (Jenny Osorio), una de las empleadas de Prolasa, escuchará al otro lado de la puerta de la habitación de la clínica la voz de Eusebio y será la única persona en ver abandonar el centro médico al malvado hombre. Antes de que la familia se entere de la muerte de Alejandro, Eduardo le dirá al padre Matías (Diego Vélez) que no se siente capaz de decirle toda la verdad a Florencia (Marcela Mar). Finalmente todos llegarán al funeral y nuevas intrigas se comenzarán a tejer…

La petición más dolorosa de Florencia a Eduardo
La muerte de Alejandro (Pepe Sánchez) seguirá dejando secuelas e intrigas en la familia Lagos. La más afectada será Florencia (Marcela Mar): después de sacar fuerzas en el funeral se reunirá con Eduardo (Rafael Novoa) para seguir adelante con el plan de ubicar y rescatar a Lucía (Alejandra Sandoval), y recibirá para tal efecto la boleta de ingreso a prisión para verse con Renato (Alejandro López). Pero la menor de los Lagos le hará una última petición al ángel guardián de su familia: que desaparezca de sus vidas después de que le ayude a ubicar a Eusebio (Pepe Sánchez). Por su parte el arrogante Federico (Juan Pablo Gamboa), el hijo mayor de los Lagos, estará indagando por el tema de la herencia para el hijo que espera su esposa. Y finalmente Margarita (Jenny Osorio) buscará a los Lagos para contarles cuál fue la última persona que vio a Alejandro antes de morir.


Del 3 al 7 de marzo de 2008