Sandra Echeverría

Sandra Echeverría:
"Siempre fui un poco rebelde"

Para muchos Sandra Echeverría es un nuevo rostro que ha conquistado a los seguidores de la última telenovela que hizo para Telemundo en su interpretación de Marina, “La Lanchera”. Ella es una mexicana llena de talentos que sorprenderá. "Muy romántica, muy sensible y un poco chillona". Sandra tiene muchos talentos para explotar, además de la música y de la actuación. Sabe bailar hip-hop, baile del vientre, salsa, jazz y ballet, además le encanta el ejercicio y sabe jugar Bádminton, monta a caballo, hace Aerobics y Pilates...

-¿Cuéntanos quién es Sandra Echeverría para ti?
Sandra Echeverría es una chica muy introvertida, muy penosa en la vida normal, nada que ver con lo que hace en el trabajo. Es una mujer muy romántica, muy sensible, un poco chillona. Siempre me ha gustado mucho estar en casa, ir al cine. Nunca he sido mucho de reventones y ese tipo de cosas. Yo creo que mi trabajo a lo mejor me gusta por eso, porque en mi vida normal soy muy penosa, tranquila y al momento de salir al escenario eso se me olvida y me convierto en otra persona que no es nada de lo que realmente soy yo.

-¿Cómo supiste que querías dedicarte a la actuación?
Yo empecé en la música cuando tenía nueve años. Comencé a cantar y a los catorce años estuve en un concurso de canto en donde gané el primer lugar, empecé a hacer teatro musical gracias a eso y esa fue mi primera experiencia como actriz. Yo empecé haciendo mi carrera de cantante, tuve dos discos con un grupo y estuve en una empresa donde me vieron y me pusieron a actuar en una novela. Ahí me empezó a gustar la actuación y es por eso que me fui a Los Ángeles dos años a estudiar actuación. Siempre quise mantener la música conmigo, entonces estudié también canto, guitarra, me gusta también escribir, entonces siempre he tratado como de mezclar las cosas, pero yo creo que desde chiquita yo sabía que me iba a dedicar a esto.

-¿Si tuvieras que escoger entre actuar y cantar, cuál sería tu predilecta?
Yo creo que desde chiquita pensé que iba a ser la música, pero ahora que me adentré más en la actuación en Los Ángeles, analizando películas, y viendo distintos métodos, me ha gustado mucho más la actuación. Así que me quiero dedicar más hacia esto en lo que estoy y de repente cuando se pueda meter algo de mi voz o letras pues lo haría. Por ejemplo, ahora, canté el tema de la Marina y fue una cosa padrísima, era una sorpresa que me tenía Telemundo.

-Sabemos que heces muchas cosas, como bailar hip-hop, baile del vientre, salsa, jazz y ballet, además te encanta el ejercicio y sabes jugar Bádminton, montas a caballo, haces Aerobics y Pilates, ¿en qué momento haces todo eso?
Me gusta mucho tener actividades de mucha adrenalina. Ya sabes con el corazón hasta arriba. Entonces yo, ese tipo de cosas como el yoga no puedo, a mí me encanta bailar. Y el deporte me encanta también, mi mamá es maratonista, entonces heredé eso y me gusta mucho hacer ejercicio. Con la novela fue un poco más complicado, pero siempre que pude fui al gimnasio y cuando podía me metía a tomar clases de algo, me gusta aprender algo nuevo siempre.

-¿Y durante las jornadas tan intensas de grabación te quedaba tiempo para hacer alguna de estas cosas para mantenerte en forma?
Pues imagínate que me ha costado mucho trabajo, al principio sí se podía un poco, pero después se complicó mucho. De repente, en mi camerino me ponía a hacer sentadillas y en la noche me ponía a hacer abdominales, pero bueno ahora más que nada trato de cuidarme más en la alimentación, trato de no comer carbohidratos en la tarde y en la noche, y así es como logro mantenerme. Y el ritmo de trabajo hace que más bien esté perdiendo peso.

-Es la tercera novela en la que participas, ¿qué significa ‘Marina’ para tu carrera profesional?
Marina ha sido el reto más importante que he tenido en mi carrera de actriz. He tenido que hacer tantas diferentes cosas, mostrar un rango increíble, experimentar mucho, aprender mucho. Un protagonista siempre es mucha responsabilidad y ya sabes, me dan un paquete así a mí, para una novela de EE.UU., donde casi no me conocen. Además es un personaje que tiene tres etapas diferentes: una era la lanchera, otra era la chava que se empezaba a educar y a refinar y después cuando ya es una señora que tiene un hijo de 16 años. Me tocó de todo, de parto, de secuestro, de balazos y el ritmo de pasar de una escena a otra y muchas veces de una etapa a otra da mucha condición. Ha sido increíble.

-¿Cómo fue cambiar de compañero de un momento a otro y comenzar a trabajar con Manolo Cardona?
Al principio fue muy difícil, ya estábamos todos acoplados a Mauricio, yo lo quiero mucho tenía muy buena química con él. Luego cuando nos enteramos que tenía problemas y que iba a entrar otro chavo pues si fue para todos un poco desmotivante. Cuando llegó Manolo dio una vibra padrísima al equipo, mucha luz, agarró el personaje increíblemente, en poquito tiempo ya nos sentíamos todos como un equipo otra vez. Yo con él llevo una relación padrísima, además de que a la gente le ha gustado muchísimo.

-¿Te identificas de alguna manera con tu personaje de Marina?
Tal vez un poco a la lanchera (risas). Siempre fui un poco rebelde y siempre que quería hacer algo lo hacía a pesar de que mis papás no estuvieran de acuerdo, siempre he seguido mucho mi instinto y eso es algo que tenía Marina, “La Lanchera”.

-De todas las experiencias que has vivido en ‘Marina’ ¿cuál es la que te ha divertido más?
Tuvimos una escena en Acapulco padrísima, que es la fiesta de aniversario de Ricardo y su primera esposa, que es la que muere, en donde me van a hacer una presentación ante la sociedad y entonces se encarga de arreglarme Alberta (Susana Dosamantes) y Adriana (Sandra Destenade) y me arreglan horrible con sombras azules y el vestido como de pastel, todo el mundo se burla de mi, y eso fue muy divertido porque luego yo me agarro de los pelos con Susana y nos caemos a la alberga. Fue una escena muy larga, terminamos ese día a las cuatro de la mañana, pero fue una de las experiencias más divertidas y cuando vi la escena dije ¡wuau!, quedó increíble.

-¿Hay alguna cosa que como actriz te encantaría hacer y que no hayas hecho?

Me encantaría hacer teatro musical. Obviamente uno piensa en grande. Me encantaría que en algún momento de mi carrera llegara poder hacer Broadway. Una obra como Chicago me encantaría.