Victoria

Victoria se reconcilia
con Jerónimo


Memé destruye la cena de Santiago y Estrella

Camila se lleva la más profunda decepción en su cita con Francisco, cuando éste le presenta a su novia y a su padre, con el que quiere que surja una relación, pero al final ella le deja muy claro que ella no sale con ancianos y se va muy defraudada del restaurante, por lo que Camila se siente muy vieja porque ellos la dicen entre otras cosas, que se ve como de 50 años. Mientras tanto, Jerónimo se va al apartamento de Valeria para consolarse y ella, aconsejada por Tatiana, le hace creer que es una mujer débil, que necesita a un hombre a su lado, aunque él todavía no puede dejar de pensar en Victoria. Por otro lado, la cena que Santiago realiza en su casa, para que el padre de Estrella les conozca, es un desastre, ya que Mariana y Memé se encargaron de fastidiarles la cena, y Memé se encarga de distinguir que entre ellos hay una gran diferencia de clase porque la familia de Estrella es pobre y, después, Don Pedro (el padre de Estrella) le aconseja a su hija que debería dejar a Santiago porque su familia es insoportable y siempre la harán sentir mal por provenir de una familia pobre, pero Estrella y Santiago siguen su relación, aunque Santiago la dice a su abuela Memé que no la soporta por encargarse de destruirle la cita. Pasada una semana, Enrique y Tatiana regresan de su luna de miel, muy felices y con muchas ganas de comenzar su nueva vida de casados. Y, aunque hayan pasado unos días, Victoria sigue recordando a Jerónimo. Mientras que, Valeria se está encargando de que Jerónimo se olvide poco a poco de Victoria.

Enrique ridiculiza a Estrella
Victoria le confiesa a su amiga Camila que, aunque no ha vuelto a verse con Jerónimo, que le extraña y piensa en él cada día, mientras que Camila se deshaga con Victoria porque está deprimida desde que la dijeron que parecía que tenía 50 años. Mientras tanto, Henry (el amigo de Jerónimo) le confiesa a Jerónimo que se quiere ir a vivir a su lado, porque va a alquilar el apartamento de Doña Tea. Cansada de aguantar a los compañeros del apartamento y del desorden que éstos crean; Paula le dice a Sebastián que ella sería capaz de volver a vivir a la casa de su mamá. Por otro lado, Enrique le deja muy claro a Memé que él se casó con Tatiana, aunque ella no acepte ese matrimonio. Cuando él encuentra a Estrella en la casa de Victoria; Enrique ridiculiza a Estrella, tratándola como una criada, por ser la sobrina de Carlota (la empleada de confianza de Victoria).

Victoria no está dispuesta a hacer caso a Enrique
Enrique le regala a su hija Mariana una licencia sin restricciones para conducir en nuevo coche que la regaló por su 18 cumpleaños. Además, él le regala a su hija Paula y a Sebastián un apartamento para que ellos vivan allí, sin nadie que los moleste, pero Sebastián quiere salir adelante solo, sin la ayuda de nadie, por eso, no acepta el regalo de su suegro. Más tarde, Enrique le deja muy claro a Victoria que esa es su casa y que seguirán haciendo lo que él quiera, por eso, la exige que detenga la relación que tiene Santiago con la sobrina de Carlota, además, la prohíbe que siga dejando ensayar a la banda de Santiago en su estudio. En una de sus sesiones psicológicas, Helena se entristece al escuchar a un paciente, que está deprimido desde que su hijo murió en un accidente, y Helena se siente identificada con él porque ella perdió a un niño y aún no ha podido superarlo. Cansada de las exigencias de Enrique; Victoria está dispuesta a ser feliz junto a Jerónimo. Mientras tanto, Jerónimo se divierte con Valeria, lavando el coche de éste.

Victoria y Jerónimo se reconcilian
Gerardo le aconseja a su esposa Helena que no debería de dejar que sus pacientes la alterasen y que la hagan recordar su pasado, ya que ella no ha podido olvidar al hijo que se la murió cuando era pequeño; mientras que Arturo (el hijo de éstos) los escucha y se refugia en el alcohol para olvidarse de su hermano al que aún tampoco ha podido olvidar. Aunque ella no quería al principio, Mariana accede a cenar en el apartamento de su papá y Tatiana. Y, cuando va al bar a celebrar su cumpleaños, Mariana se defrauda al descubrir a Arturo besándose con su mejor amiga (Elisa), por eso, Mariana le da celos con Poncho (el mejor amigo de éste). A pesar de que encuentra a Valeria en casa de Jerónimo y piensa que ella es su novia; Jerónimo le explica a Victoria que Valeria sólo es una gran amiga y, poco después, Victoria y Jerónimo se reconcilian y hacen el amor, y él la propone que se vayan a vivir juntos, pero ella aún no quiere. Por otro lado, Estrella rompe con Santiago porque ella cree que su noviazgo no durará porque la familia de éste se opone a su relación.

Tatiana quiere tener un hijo
Helena desconfía de que Arturo esté estudiando porque los libros los tienes nuevos, además, ella duda que su hijo no tenga ni novias ni amigos. Por otro lado, Tatiana le propone a Enrique que tengan un hijo, pero él no quiere tener otro hijo. Mientras tanto, Elisa le pide disculpas a Mariana por si la hizo algo que a ella la disgustó porque Elisa ni siquiera recuerda que se besó con Arturo y, más tarde, Mariana la pide a Elisa que no la vuelva a buscar porque no volverán a ser amigas, aunque Mariana está dispuesta a perdonar a Arturo.

Victoria se enfrenta a Enrique
Victoria, con ayuda de Jerónimo, Santiago y Fernanda planean tener menos gastos para poder sobrevivir sin el sueldo de Enrique, además, quieren que Victoria abra un negocio. Y, aunque Mariana no acepta la decisión de su madre, Victoria tiene el apoyo de sus otros hijos (Santiago y Paula). Finalmente, Victoria visita a su oficina a Enrique para plantarle cara y decirle que no se va a dejar manipular por él y que seguirá con Jerónimo, aunque él se oponga.

Del 17 al 21 de marzo de 2008