Alejandra Borrero y su nueva etapa

Alejandra Borrero
y su nueva etapa

Por primera vez en su carrera actoral, Alejandra Borrero interpreta a un personaje que padece de cáncer y, aunque confiesa que meterse en los zapatos de Antonia ha sido una tarea bastante difícil y dolorosa, accedió a cortarse el cabello como símbolo de admiración y de apoyo a todas las personas que padecen esta enfermedad y que hoy en día luchan por vivir a plenitud cada segundo de existencia.

“No fue fácil decidir cortarme el pelo, pues una mujer con una cabellera larga, frondosa y saludable es sinónimo de belleza y fuerza. Lastimosamente cuando una mujer sufre de cáncer y es sometida a sesiones de quimioterapia, es una de las primeras cosas a las que debe resignarse a peder… Como mi personaje en la novela sufre de cáncer de seno, sentí que era algo que debía hacer para mostrar esta realidad lo más fielmente posible y de cierta forma, era decirles a estas heroínas de la vida, estoy con ustedes”, cuenta la actriz.

Para interpretar a Antonia en ‘El últimos matrimonio feliz’, telenovela del Canal RCN, Alejandra lleva algunos meses visitando fundaciones y clínicas que tratan esta enfermedad para hablar tanto como los afectados como con los médicos y enfermeras que los tienes a su cargo. “Con asombro he descubierto que las personas con cáncer son más amorosas, entusiastas, abiertas y queridas que el resto de la humanidad. Los apáticos y escépticos somos nosotros, los “sanos” pues aunque tanto en la realidad como en la ficción el cáncer es sinónimo de rechazo, también es un camino de reflexión y de encontrase consigo mismo”.

En la historia de ‘El último matrimonio feliz’, Antonia decide callar su padecimiento para evitar que sus familiares y allegados sufran, pero principalmente por temor a que su esposo la deje de querer. Sin embrago, Alejandra asegura que este es un temor real y que cada uno vive y expresa su padecimiento dependiendo de su personalidad. “Antonia es muy amorosa y positiva, por eso mismo no quiere ver sufrir a nadie por su culpa, ya suficiente tiene con el dolor e impotencia que la consume. Lamentablemente con el pasar de los días y a causa de las secuelas de la enfermedad, está maravillosa mujer se golpeará con la realidad, perderá el optimismo, su autoestima empezará a desquebrajarse y sus inseguridades saldrán a flote”.

Después de cortarse el pelo y debido los cambios que su personaje experimentará, Alejandra espera que muchas mujeres se identifiquen con Antonia y con los conflictos que más adelante deberá enfrentar.