Gustavo Bolívar dirigirá su propia película

Gustavo Bolívar
dirigirá su propia película

'Nadie podría hacerlo mejor que yo'. El rodaje de ‘Sin tetas no hay paraíso’ comenzará el 15 de junio en locaciones de Girardot, Pereira y Bogotá. Se invertirán 3 millones de dólares y el estreno será para el próximo año.

Antes de aceptar hacer la serie con Caracol, Gustavo Bolívar ya tenía la idea de hacer en cine la película de ‘Sin tetas no hay paraíso’. Su lenguaje era duro y había escenas no aptas para pasarlas por televisión abierta. Sin embargo, ante la insistencia del canal, Bolívar suprimió varias escenas violentas, acomodó el vocabulario y logró hacer un hit que ya supera formatos en más de 10 países y 300 mil ejemplares vendidos.

Ahora, después de dos años, Bolívar finalmente se embarcó en la aventura cinematográfica para dirigir su propia obra y el próximo 15 de junio iniciará el rodaje. Filmará en Bogota, Girardot y en Pereira. "Tengo clara la dirección de los actores. Cierro los ojos y sé cómo pestañean todos. He escrito el libro, el guión, los capítulos de Caracol, los de Telemundo, por eso me arriesgué a dirigir la película. Nadie conoce mejor la historia que yo. Conocí las niñas, el entorno, he escrito un mundo de guiones a través de la misma historia, así que lo tengo tan claro que quizás nadie lo pueda hacer mejor", dice el escritor sobre su debut como director de cine.

La película costará tres millones de dólares y ya consiguió un millón y medio con inversionistas privados. La otra mitad la está buscando con la ley de cine, que es la que le permite invitar a algunas empresas que estén interesadas para que sus aportes entren en calidad de donaciones. "Lo que queremos es que sea la mejor película que se haya hecho en Colombia y para eso, como es mi primera experiencia en dirección me quiero rodear de un buen equipo técnico. Estamos estudiando la hoja de vida de varios directores españoles y de Hollywood para que me acompañen en la asistencia", asegura.

El rodaje será un poco largo. La idea de hacer tomas de la cirugía en plena filmación para que se vea real el momento en que la protagonista decide mandarse a poner prótesis, los tendrá parados durante dos semanas, que es el tiempo que necesita la joven para recuperarse. La cirugía la realizará el médico Allan González, quien participó en la primera temporada de Cambio extremo en RCN. Se mete la cámara en el quirófano en plano medio para que la gente vea que no hay trucos", asegura Bolívar.

Y aunque todo parezca ir viento en popa, la verdad es que este girardoteño no está para nada contento con las adaptaciones que le están haciendo a su obra en España. Rechaza la versión que se ve actualmente por Telecinco y que tiene la audiencia más alta en horario Prime. "El libro denuncia que esta gente (los narcotraficantes) se mete con niñas que hasta ahora están en el colegio y que logran sacarlas porque ellas se dan cuenta de que no necesitan estudiar para ganar dinero. Lo de España es totalmente distorsionado. Estoy muy inconforme con esa adaptación, tergiversaron todo, prácticamente lo que les interesó fue el título y las tetas, el resto, el drama social no se vive. Inclusive, tenemos algunos problemas de derechos morales con ellos porque no me pidieron permiso para hacer los cambios", asegura.

La adaptación de Telemundo, que será protagonizada por la colombiana Carmen Villalobos, es otra cosa, el mismo Bolívar la escribe y asegura que los cambios tienen que ver con algunas expresiones coloquiales colombianas que no se entenderían en México.

No son los únicos países a donde se ha vendido la serie para ser adaptada. En la lista figuran también India, Rusia, Grecia, Polonia y Estados Unidos, en donde ya se trabaja en la producción para la cadena NBC, en inglés.

Aun así, esas adaptaciones no se han convertido en la 'gallinita de los huevos de oro' para el escritor. Entre molesto y herido aseguró que "en este país los derechos de autor son una m...Hay una cosa que se llama ética y cuando uno firma un contrato uno lo hace de buena fe, pero yo me equivoqué en eso. Los canales, cuando sucede un fenómeno como este o como el de Betty, llaman al escritor y le dicen, 'mire, nos fue muy bien y le vamos a dar una bonificación', pero ellos (Caracol) nunca lo han hecho y se han embolsillado millones de dólares porque más o menos conozco las cifras de ventas en todo el mundo. A mi todo lo que me ha pagado Caracol son 17 mil dólares. Eso fue lo que me gané en televisión por Sin tetas no hay paraíso", afirma.

Según Bolívar, Caracol tiene sus derechos patrimoniales pero no los morales y peleará por eso. "Los derechos morales son irrenunciables y los voy a hacer valer en todo el mundo, voy a entablar demandas porque nunca me han pedido autorización para hacerle cambios a la serie", asegura.

No ha ocurrido lo mismo con el libro, que entre criticado y elogiado, va para más de 300 mil ejemplares vendidos. Esas son realmente sus ganancias. "Sé que tengo detractores. Héctor Abad Faciolince por ejemplo, que reconoció que no había leído mi libro cuando lo criticó; María Jimena Duzán también comenzó su crítica diciendo que no había leído el libro y que creía no se había perdido de mucho; si a mi me dicen que lo leyeron y les pareció malo, lo acepto, pero si vienen a criticar sin haberlo leído, no acepto nada", afirma.

Y agrega en tono irónico: "Yo mismo digo que el libro no es la gran cosa, pero si en España lo leen y está en el segundo lugar en ventas, donde hay más de diez millones de títulos, y si en México estuvo dentro de los cinco más vendidos, así como en Colombia, no creo que sea porque se hayan confabulado para ayudar a un idiota. O que llame una editorial de Israel para decir que lo quiere producir al hebreo o que me contacten editoriales como Alfaguara, Random House y la RBA en España porque me quieren firmar para mis próximos libros no es precisamente porque sea un tonto. Yo mismo reconozco que me falta, no he llegado a la madurez literaria y lo voy a lograr porque estoy empeñado en eso, pero el libro tampoco es para degradarlo", advierte furioso.

Para calmarse, el escritor prefiere hablar de sus proyectos y de su pronto retiro de la televisión. Asegura que una vez termine la segunda parte de ‘Sin tetas’ y culmine su libro ‘El capo’, que realizará ahora para RCN, se irá a Estados Unidos a buscar su sueño de hacer cine, de hacer series cortas para canales americanos o simplemente a escribir. "Hacer televisión ya me agotó totalmente. Ya me duelen los dedos. Me dio el síndrome del túnel del Carpio, me dio todo. Es un ritmo terrible, uno prácticamente no vende libretos sino años de vida", concluye.