La vida de novela de Roberto Plantier

La vida de novela de
Roberto Plantier

Roberto Plantier interpreta a Charlie, el hijo de la malvada Inés en la telenovela. Lo que muchos no saben es que la vida de este joven actor podría servir de inspiración para un libreto. Conoce todos los pormenores por los que ha atravesado desde que era pequeño hasta ahora que es actor de telenovelas en Miami, relatados por él mismo.

El actor confiesa que estar enamorado de su profesión. "La actuación está en mi, soy dramático en todas las cosas de mi vida. Como que me gusta hacer de ella una telenovela porque me han pasado tantas cosas que parece un verdadero guión. Me encanta interpretar personajes que se comportan diferente a como tú lo harías en tu vida personal, eso es algo único. Recuerdo que desde chiquito, como a los 7 años, ponía lámparas como reflectores y le hacía monólogos y cosas así a mi mamá, por eso para mí la actuación es natural. El personaje de Charlie es maravilloso, el mejor que he hecho en mi carrera. Le han pasado cosas interesantes, tiene muchos matices".

"Tengo un tatuaje en el brazo izquierdo, es un gueko y me lo hice porque dicen que para los Mayas es el símbolo de la abundancia. Ahora tengo unas pulseras que me regalaron en México y las uso para el personaje. No me las quito para nada porque las recibí en un momento de depresión, me estaba yendo súper mal y no tenía trabajo. Me llevaron a la Iglesia de San Judas Tadeo y rezaron por mí y me dieron las pulseritas. Cuando salí me llamaron para trabajar en un bar, enseguida vino lo del reality show e inmediatamente la novela, por eso es mi Santo preferido y no me las quito por nada del mundo", confiesa el mexicano.

Roberto nos confiesa que debe de cuidar su imagen para verse bien en televisión. "Cuido mi imagen bastante, sufro muchísimo porque tiendo a subir de peso, entonces me cuido con las comidas. Me encantan los pasteles y dulces, pero no puedo comerlos porque vivo de mi imagen, además lo hago para sentirme bien en salud. Voy al gimnasio casi todos los días, tomo tres litros de agua a diario y de carnes como especialmente pechugas de pollo asada. La verdad es que sí me gusta cuidarme y verme bien".

Además, pasó muchos momentos difíciles cuando decidió mudarse a Miami. "Duré un par de semanas en casa de un amigo y después conocí a otro amigo que compraba apartamentos en obra negra y los remodelaba. Para pagar mi renta yo tenía que pulir pisos, cortar tablas, pintar y hacer cosas de construcción. En mis tiempos libres hacías mis castings. Así estuve ocho meses hasta que pasaron dos años y llegó lo del reality y ahora esta novela. Salí de mi casa desde los 18 años y duré unos años viviendo solo. Volví a vivir con mi mamá unos meses y desde hace 2 años no vivo con nadie. No he podido traer a mi perro de nombre Ron, un Golden Retriever, porque desafortunadamente el edificio donde estoy no acepta mascotas, pero lo extraño y quiero mucho".

También contó que estudió para ser abogado, pero la actuación es su profesión. "Mis papás están separados desde hace unos seis años, claro que hoy tengo una buena relación con mi padre porque anteriormente era muy difícil y muy triste. Él no quería que yo fuera actor y fue una lucha constante porque deseaba que fuera abogado, de hecho estudié cuatro semestres, pero la verdad que no era lo mío, en cambio mi mamá sí me apoyó siempre".

"Mi mamá es mi confidente, es la persona que más amo, ella sabe todo de mí, hasta el más mínimo detalle, es un amor de persona. Con decirte que para que mi papá no se diera cuenta de los castings que hacía, ella le contaba que yo estaba con amigos y así me cubría. Ella me ha inculcado el amar a mi familia y a la gente que me rodea, ser agradecido con la vida y aprender a tener una conciencia tranquila siendo honesto conmigo mismo y los demás. Mi padre me legó decir la verdad de frente y eso se lo agradezco mucho".

También, él ha sufrido por amor. "He llorado por amor, como me entrego mucho, he salido lastimado. He tenido relaciones de cuatro años con quienes he vivido y el desenlace ha sido doloroso. La relación y la ruptura de mis padres también fue una situación muy difícil. He tenido momentos únicos como trabajar vendiendo hamburguesas y en una tienda Blockbuster e incluso de cajero en un banco por 3 años. Un día entraron unos ladrones, me pidieron que abriera la bóveda y nos hicieron rehenes, se llevaron el dinero pero no pasó nada. Otro día me secuestraron en un taxi, me llevaron a los cajeros y me robaron".

Éste vivió en España e intentó hacer teatro, aunque no tuvo demasiado éxito. "Viví en España queriendo hacer teatro, pero no se dio. Para subsistir repartía publicidad en bares y comí pasta por cinco meses porque era lo más barato. Todo eso me enseñó a valorar las cosas. Viendo hacia el futuro me gustaría producir y dirigir una película, ese es mi mayor sueño".