Novia para dos

Toño y Adrián se encuentran
Bernardo sufre una terrible decepción al descubrir a su esposa con Adrián
Después de las investigaciones realizadas en el centro de adopción por el Doc (Luis Fernando Hoyos) junto con Toño Ríos (Lincoln Palomeque) para saber la verdad sobre su pasado, obtienen una sorprendente respuesta, que hace pensar al albañil que su verdadero nombre es Adrián Zea y se da a la tarea de ir hasta el apartamento del verdadero Adrián para averiguar toda la verdad. Mientras esto sucede, Bernardo (Nicolás Montero) descubrirá a su esposa Silvia (Natalia Ramírez) en una situación bastante comprometedora con su primo, esto causará un profundo dolor en este hombre. Por su parte María Pía (Tatiana Rentería), creerá haber visto a su ex esposo en las instalaciones de la empresa, situación con la que queda muy sorprendida. Finalmente, el Doc llega a la empresa Z & R en busca de Víctor (Manuel Busquets) para averiguar el pasado de su mejor amigo Toño.

Adrián, al borde de la muerte por culpa de sus primos
El arrogante Adrián Zea (Lincoln Palomeque) verá de cerca la cara de la muerte por una doble circunstancia que se conjugará: su adicción a las drogas y un accidente automovilístico por sabotaje en sus frenos. Todo comenzará después de una nueva infidelidad con Silvia (Natalia Ramírez): el presidente de Z&R caerá de nuevo en su consumo de drogas y sufrirá una terrible sobredosis por cuenta de una fuerte concentración que en secreto planeó su primo Cristóbal (Orlando Pardo). Como siempre, el ángel guardián del empresario, su novia Margarita (Manuela González), llegará ingenua a la casa de la amante de su novio donde quedó inconsciente y se lo llevará de inmediato a una clínica a bordo del carro de Adrián. Pero lo que no sabe es que el burlado Bernardo (Nicolás Montero) saboteó los frenos del vehículo de Adrián después de que lo descubre haciendo el amor con su esposa. Por todo esto pasará que Margarita (Manuela González), en su alocada carrera rumbo a la clínica con su novio al borde de la muerte, perderá los frenos llegando al centro asistencial. Los dos primos de Adrián, Cristóbal (Orlando Pardo) y Bernardo, se sentirán culpables de lo que le pasó, pero ninguno se delatará ante el otro. A propósito, el irresponsable Omar (Manuel Sarmiento) se pondrá al servicio del engañado hombre para evitar que no le dé la beca de obrero por descubrirlo escondido. Y finalmente “Doc” (Luis Fernando Hoyos) le comentará a ‘Toño’ (Lincoln Palomeque) lo que averiguó en la constructora, y al humilde obrero le quedará clara una conclusión: que él y Adrián son gemelos.

Adrián escucha las normas para su rehabilitación, mientras Toño está dispuesto a ayudar a su hermano
Luego del gran susto por el accidente que tuvieron en el carro, Adrián (Lincoln Palomeque) y Margarita (Manuel González) están fuera de peligro. Hasta la clínica llegará la representante del centro de rehabilitación en Puerto Rico y ella misma le explicará a Adrián los requisitos para que pueda recuperarse. Se necesitan tres meses de enclaustramiento absoluto para que pueda salir adelante y Adrián sólo piensa que alguien debe ocupar su lugar por ese tiempo. De otro lado, Toño el obrero (Linconl Palomeque) se pregunta la razón por la cual su mamá dio en adopción a su hermano gemelo y ahora que sabe que Adrián es el presidente de la compañía, no sólo buscará beneficiarse, sino también está dispuesto a ayudarlo.

Toño se alista para su cita con Adrián, mientras se prepara un gran operativo para este encuentro
Toño (Lincoln Palomeque) logra hablar con Margarita (Manuela González) por teléfono y le pide una cita con Adrián (Lincoln Palomeque), luego de explicarle que tiene que arreglar ciertas cosas que hay entre ellos. Aunque Margarita intenta obtener más
información sin mucho éxito, le dirá al desconocido que le dará la razón a su novio. Por su parte, los investigadores que buscan al responsable del accidente de Adrián dan por hecho que el albañil tiene mucho que ver con este suceso, ya que Toño ha dejado un mensaje corto y conciso en el contestador de Adrián sobre su interés para encontrarse con el Presidente de la constructora. Los investigadores aprovecharán la cita que Toño ha pedido con Margarita para llegar hasta el responsable del intento de homicidio de Adrián y para esto preparan un gran operativo. Por otro lado, Omar se lleva el arma que ha escondido Leo (Luces Velásquez) y antes de que Toño cumpla la cita, irá tras su primo para quitarle el arma.

El gran encuentro entre Toño y Adrián
Aunque con muchos obstáculos, Toño (el albañil) logrará llegar hasta el lugar en el que acordaron con Margarita para su encuentro con Adrián (el arquitecto). Mientras la policía sigue todos los movimientos del Presidente de la constructora a través de un sofisticado sistema de seguridad, para saber quien intentó asesinarlo, Toño (el albañil) logra entrar a la compañía sin que nadie lo detenga. Adrián,(el arquitecto) quien se encuentra algo ansioso y luego de ver que ha pasado mucho tiempo, se desespera y decide abortar el plan, mientras su novia y todos, desde la sala de control, se ponen muy nerviosos porque no lo ubican con las cámaras que tienen dispuestas para cuidarlo. Sin embargo, Toño (el obrero) entra en el perímetro de seguridad y Margarita piensa que es Adrián, pero al ver que está vestido de otra manera se da cuenta que no es su novio. Una vez en la bodega Toño (el albañil) se encuentra de frente con su hermano gemelo e intenta tomarle una fotografía, en ese momento los policías reaccionan y se abalanzan sobre él, ya que piensan que le quiere disparar. Toño no podrá dar muchas explicaciones, sino tendrá que hacerlo en la Estación de Policía, lugar a donde también irán detenidos Hugo (Gustavo Angarita) y Omar (Manuel Sarmiento) acusados de complicidad. Por su parte, Adrián, está convencido de que Toño sólo tiene malas intenciones y Margarita le concede unos minutos al extraño que es idéntico a su novio para que le explique la razón por la cual iba armado.

Del 31 de marzo al 4 de abril de 2008