Anna Silvetti, de visita por España


La actriz catalana, afincada en Miami, aprovecha cualquier ocasión para regresar a su añorada España y reencontrarse con sus amigos de la infancia. El optimismo y la energía positiva que destila Anna Silvetti hacen que luzca pletórica y llena de vitalidad. La podremos recordar por su papel de Abigail en ‘El Cuerpo del Deseo’.

-¿Cuál es el motivo de tu visita a España?
He venido de vacaciones, pero también he visto a dos representantes para ver las posibilidades que tengo de trabajar aquí.

-¿Tú lo ves factible?
Sí, pero soy consciente de que no es lo mismo llegar a otro continente siendo joven que cuando ya tienes cierta edad. La ventaja es que yo cuento con una carrera importante a mis espaldas.

-Cine, teatro, televisión, impartes clases de actuación y yoga... ¿Qué te queda por hacer?
Circo, me hubiera encantado. Y deseo hacer teatro clásico aquí.

-Residiendo en Miami, ¿qué extrañas de tu país?
Allí estoy muy bien y no me falta trabajo, pero, claro, la tierra tira. Además de la oferta cultural que tiene España, me encanta la vida de sus ciudades. La comida no tiene el mismo saborcillo.

-Curiosamente, tu marido es catalán también.
Sí; y lo gracioso es que nos conocimos en México. Congeniamos desde el primer momento; teníamos muchas cosas en común.

-Enseguida nos hicimos novios y, después de un tiempo, nos casamos, hace ya 22 años.
Eso es todo un récord, tal y como están las cosas hoy en día...
No ha sido todo de color de rosa, pero es el amor de mi vida y sé que quiero estar con él el resto de mis días. Es un hombre en toda la extensión de la palabra.

-¿Alguna vez pensasteis en tener hijos, Anna?
Sí, es algo que me hubiera gustado, pero no ha podido ser, así que no me torturo. Intentamos adoptar, pero mi profesión, al no ser algo estable, me lo impidió. En estos casos, veo la parte positiva: he hecho giras, he viajado...

-Has hecho más de 30 telenovelas. ¿Qué te han aportado?
Lo mejor son los amigos que he hecho; todos pertenecen al género. Son rodajes muy intensos y se establecen lazos muy fuertes con los compañeros, de ahí que salgan muchos romances.

-¿A ti te ha ocurrido?
Antes de estar casada, sí: tuve un par de novietes a los que conocí trabajando en el teatro.

-¿Por qué crees que las telenovelas enganchan tanto?
Si te soy sincera, yo no lo entendía hasta que conocí ‘Amar en tiempos revueltos’; vi un capítulo y ahora no me puedo perder ninguno. Está muy bien hecha; no en vano, trabajar en ella sería un sueño hecho realidad. Y me gusta cómo cuenta la historia de España sin censura. También sigo ‘La Señora’, de TVE ambas series.

-¿Cómo te conservas tan bien?
Practico yoga y meditación todos los días. Además, no como carne ni fumo. Pero, sobre todo, procuro reírme mucho y no amargarme la vida con nada.

-¿Pasarías por quirófano?
No me lo he planteado porque, a mis 51 años, la verdad es que no estoy mal. Me parece que es una agresión física y lo haría sólo si no hubiera más remedio.