Mark Tacher se encuentra más que protegido


Uno de los más queridos y aclamados galanes de la televisión colombiana en la actualidad es sin duda el mexicano Mark Tacher. Pero, esa misma condición, en ocasiones lo pone en situaciones extremas, ya que esta semana en plena grabación de la novela del Canal RCN: ‘Los Protegidos’, en las calles de Bogotá, una enloquecida admiradora intentó acercarse a la fuerza al actor y le rasgó la camisa sólo para pedirle un autógrafo. El incidente, que ya se ha repetido en varias locaciones, obligó al equipo de producción de ‘Los Protegidos’ a conseguir dos enormes hombres de seguridad, que se han convertido en la sombra del mexicano durante las últimas grabaciones. Eso si, Mark no pierde su simpatía y gratitud hacia sus más fieles fanáticas y asume esta situación con mucho humor.

Además, el actor confesó que él es, en definitiva, un rebelde con causa. "Siempre me robaba las manzanas de las tiendas, pero crecí y entendí que no era lo correcto", dice el actor. No fue la única travesura que hizo. De sus otros dos hermanos era el más rebelde, el que no hacía caso, el que se escapaba para ir a rumbear y llegaba a la madrugada tratando de no hacer ruido para que no lo pillaran.

Pasó por tres carreras universitarias y ninguna le gustó. Hizo algunos semestres de veterinaria, medicina y mercadotecnia, pero no acabó ninguna carrera. Hasta que, en contra del destino, que le deseaban sus papás, un par de odontólogos con títulos en todas las especialidades, se enamoró de las artes escénicas. Fue el golpe más duro. No solo se enteraron de que no estudiaría, sino que entendieron que Mark tenía una banda de rock, que quería ser músico y que se dedicaba tardes enteras a ensayar, en vez de estudiar. Y para el colmo, que ya hacía presentaciones por ahí.

En la actualidad, después de haber pasado por varias producciones y de haber dejado de lado su carrera musical, porque la banda se desintegró, no solo está satisfecho con la profesión de actor que eligió, sino de estar en Colombia, donde llegó para protagonizar ‘La hija del mariachi’, la novela que lo sacó del anonimato y le aseguró un futuro promisorio en las producciones colombianas. "Siempre he dicho que Colombia es mi casa. No quisiera irme. Ojalá no me quieran correr porque no me quiero ir. Estoy feliz", dice.

Ahora debuta en su segundo rol protagónico en ‘Los protegidos’, interpretando a Santiago Puerta, un antropólogo forense que intenta sacar a su familia de la ilegalidad. Aquí, tal y como sus padres de la vida real hubieran querido, ostenta títulos en medicina forense, criminalística y demás. Sin embargo, dice haberse gozado este personaje de principio a fin. "Me ha costado mucho trabajo, porque es un tipo muy pensativo, analítico, discreto, perspicaz y que siempre anda pensando en lo que va a pasar y yo soy exactamente lo opuesto a eso. Soy demasiado extrovertido, hablo más de lo que tengo que hablar".

Recuerda que al principio rodó de audición en audición, hasta que logró entrar a Tv Azteca como presentador de un programa musical por un par de años. Luego, se inscribió en un curso de actuación y comenzó la fructífera carrera que ahora sus padres le aplauden. "Son los más orgullosos, entendieron que este era mi camino", dice el actor que ahora está enamorado de la presentadora Mónica Fonseca.

Ha realizado cerca de ocho novelas: 'Tío Alberto', 'Súbete a mi moto', 'Mirada de mujer', 'El regreso', 'Mujer con pantalones', 'La hija del Mariachi' y ahora, 'Los protegidos'. El personaje de Santiago lo alimenta a diario con series como 'CSI' o 'NCIS' que ve de principio a fin, así como la asesoría de gente especializada de la Fiscalía en Medicina Legal. "Ellos me ayudan mucho con el vocabulario en las escenas, me enseñan con las pruebas de dactiloscopia, en los levantamientos...", dice. Y aunque por ahora está centrado en este proyecto, su pasión por la música sigue vigente, pues aunque ya no pertenece a una banda, cada fin de semana que puede asiste a distintos bares y hace las veces de Dj. Allí con la música electrónica desfoga todo el estrés que le ha quedado de la semana.