Osvaldo Ríos

Osvaldo Ríos:
“Me gusta estar de regreso a México”

El actor puertorriqueño Osvaldo Ríos, quien sustituyó al venezolano Fernando Carrillo en la telenovela ‘El Engaño’, de la cadena Telemundo, que tomó el nombre ahora de ‘El Juramento’, defendió a capa y espada a su personaje en dicho culebrón, donde dará vida al personaje de Santiago Landeros. Aunque trabaja casi 90 horas a la semana, está alejado de su patria y de sus seres queridos, en especial de sus hijos, el actor Osvaldo Ríos asegura vivir una providencia con su estelar en la telenovela ‘El Juramento’, telenovela de alta definición que ya ha sido pre-vendida a más de 40 países.

Con el pelo más corto y más delgado, Ríos se trasladó a los nuevos estudios de Telemundo en la Ciudad de México para filmar durante los próximos ocho meses. Este es el segundo trabajo de Ríos con la cadena estadounidense, ya que el primero fue el papel de Don Alejandro de la Vega, padre de Diego, en ‘Zorro: la espada y la rosa’.

Ríos comenzó su trayectoria artística dentro de la música en grupos de nueva trova en Puerto Rico. Tras graduarse como psicólogo, su pasión por la actuación lo llevó a varios proyectos y a los 22 años obtuvo fama internacional al protagonizar la telenovela ‘Kassandra’ en 1990, que fue transmitida a 150 países y traducida a 32 idiomas, y ostenta el Record Guiness de la novela más vendida en la historia. Posteriormente protagonizó varias telenovelas en Colombia, España, Puerto Rico, Venezuela, Estados Unidos y ahora en México vuelve con ‘El Juramento’.

-Tu nuevo personaje en ‘El Juramento’ le quita la mujer a su hermano, explícanos cómo es tu personaje...
Santiago es un ejecutivo millonario de 35 años que trabaja en la bolsa de valores de Wall Street, en Nueva York, y que se entera de que su hermano se suicida por culpa de una mujer. Aunque, mi personaje no le quita la mujer a su hermano. Ese no es el engaño. Mi hermano se suicida, entonces mi personaje viene al entierro y se entera de que la causante del suicidio es supuestamente la esposa. La historia de Santiago Landeros continúa en México donde jura vengarse de ella, pero en medio del suspenso y conflictos, termina enamorado de una mujer llamada Andrea.

-¿Cómo te has preparado el personaje?
Investigué con amigos que trabajan en la bolsa de valores de Nueva York para el comportamiento del personaje. Estuve intercambiando 'e-mails' para hacerles interrogatorios y explorar cómo hablan, cómo miran y cómo caminan, con el fin de interpretar la comunicación no verbal de las conductas que nacen a raíz del poder y el dinero.

-En tu papel de Santiago, ¿cuál ha sido el reto de tu personaje y que tanto has tenido que aportarle a él?
Mira, es un personaje que si bien es cierto en términos de edad y fisonomía es muy parecido a lo que soy yo en mi vida real, en términos de sicología del personaje es muy distinto. Quizás la mayor virtud que tiene esta historia es que no existen personajes estereotipados o etiquetados, como los buenos y los malos, estos son personajes de carne y hueso que sufren, padecen, gritan, se pelean, pero se aman y se quieren como en la vida misma, los buenos no son buenos 24 horas ni los malos tampoco. En mi caso particular, Santiago Landeros es un personaje que en momentos se vuelve medio loco porque presencia el suicidio de su único familiar en esta vida, su hermano menor, que lo ve pegarse un tiro provocado por un desamor. Ahí se da a la tarea de buscar a la mujer que provocó esto y en su obsesión por hacerla pagar, es el juramento que le hace en la tumba a su hermano, pues llega incluso a enamorarse de ella. Podría llamarse una mezcla entre amor y odio. Obviamente no es fácil interpretar un personaje con estos matices, pero gracias a la ayuda de los directores, al empeño y el estudio de cada uno de nosotros, creo que hemos logrado salir a flote. Yo personalmente me siento tranquilo y satisfecho.

-¿Por qué tomaste la decisión de sustituir a Carrillo en la novela?
Porque me convenció la historia y porque tengo exclusividad con Telemundo-NBC por tres años con tres protagónicos y este es el primero de ellos, estoy feliz por la oportunidad. Es una buena historia para contar. Ha sido una bendición este nuevo personaje. No puedo decir otra cosa, aunque sean de 14 a 16 horas diarias, de lunes a sábado, ya que es un proyecto que estuvo detenido varias semanas, pero ya estamos al día y todo ha sido maravilloso. Yo siempre abrazaba la idea de volver a México y gracias a Dios se me dio con una historia muy buena de un personaje que yo creo que es muy rico en matices, con una gama de emociones inmensas, eso por un lado; por otro lado, el hecho de que Natalia haya sido escogida como la protagonista desde un principio me dio mucha alegría, porque yo he visto varios trabajos de ella y me dejo impresionado. Asimismo, me mantuve al margen de lo que pasó con el embarazo de Gaby y la situación de Fernando, pero yo creo que los actores de oficio aceptamos el reto de una historia bien escrita, independientemente del trasfondo que venga con ella y cuando yo supe que era una historia original de Caridad Bravo Adams no lo dudé dos veces.

-Rápidamente tuviste que tomar la decisión para aceptar el personaje de Santiago en ‘El Juramento’...
La noticia me tomó por sorpresa porque yo estaba de vacaciones en Puerto Rico y tenía programada una nueva novela (‘Los 30’), que se iba a empezar a grabar el pasado mes de marzo.

-¿Cómo te sientes de volver a México para las grabaciones de esta novela?
Me gusta estar de regreso en México por el profesionalismo y la mística de cómo se producen las novelas y me encanta vivir en México por su cultura, la comida, los paisajes y el amor de sus habitantes por conservar sus tradiciones. Además, admiro la capacidad del mexicano para conservar su identidad, nacionalidad, en un mundo donde la globalización nos lleva a copiar de otros países.

-¿Temes que comparen ‘El Juramento’ con ‘La Mentira’?
Yo personalmente no creo que haya comparaciones, lo único en común que tiene es que Caridad Bravo Adams escribió la historia original, la producción ha sido muy cuidadosa con la adaptación con la elección del elenco, con el formato en que se está haciendo. Obviamente ‘La Mentira’ se hizo hace unos 12 años y para esa época no se grababan novelas en alta definición. Cada actor impregna su propio personaje, por lo tanto no creo que sea similar, además cuando las historias son buenas vale la pena hacerlas.

-¿Has visto ‘La Mentira para tomar alguna referencia?
No la vi porque me parece que Guy es muy mal actor y no tengo nada que aprender de él, un actor que tiene los matices en una línea recta no me interesa para nada.

-¿Cuánto le has puesto de tu persona al personaje?
Además del físico, Santiago viene de orígenes muy humildes, al igual que yo me tocó lustrar zapatos, vender bolsas de papel. Santiago vino desde abajo, también hizo de todo en la vida y logró convertirse en un hombre exitoso.

-El pasado 3 de mayo se te otorgó el premio ACE, por la Comisión de Televisión de la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York, como “Mejor Actor Característico” por la telenovela ‘El Zorro’, compitiendo con César Evora y Arturo Peniche, ¿cómo te sientes con este nuevo premio?
Es mucha responsabilidad. Siempre he sido un obrero del arte. Nunca trabajo para premios, pero si vienen, ¡qué bueno! No tan sólo me premian a mí, un actor puertorriqueño, están premiando a un pueblo y no lo veo como competencia contra colegas, sino como la manera en que la gente percibe mi trabajo. Lo primero que hice al recibir el premio fue dedicárselo a Puerto Rico y compartirlo con mis compañeros, que también hicieron buen trabajo. Estoy bien contento de llevarlo para la Isla porque trabajé muy duro, dejé el alma, la piel y el corazón en el personaje”, expresó Ríos antes de enviarle “un beso a todo Puerto Rico y a mi familia.

-Telemundo está asociado con Televisa y pronto llegará ‘El Juramento’ a las pantallas mexicanas...
Los estudios cuentan con la más alta tecnología, son tipo cine y quedan en una montaña, parecida al Yunque, llamada Ajusco y, por eso, también tengo puertas abiertas en Televisa, pues me hizo un recibimiento muy bonito a pesar que estoy en la competencia. Estuve en el programa ‘Muévete’, que anima Maribel Guardia y que es uno de los principales del país, al lado de Ninel Conde y Eduardo Santamarina, además, me dedicaron una hora de programa y fui presentado como “El galán de las Américas”.

-Protagonizaste una telenovela anteriormente de una versión del libro ‘El Caballero de Rauzán’ y ahora Telemundo ha hecho una nueva versión (‘La Traición’), ¿qué piensas de la adaptación?
Cuando las historias son buenas, vale la pena adaptarlas, además que te garantizan audiencia, además, ofrecí varios consejos a Cimarro, con quien coincidí en el aeropuerto de Miami. Le dije que nunca perdiera la actitud de la época. Aunque a veces el cansancio traiciona, tienes que estar 24 horas al día comportándote de esa manera, porque era una época donde imperaba un aire de caballerosidad y muchos actores sacrifican eso porque piensan que no se ven naturales.

-¿Cómo has logrado desestresarte después de cada grabación?
Creo que el humor ayuda mucho y siento que tanto Naty como yo somos actores con un estilo de trabajo muy similar, nos gusta que todo quede muy bien. Cuando tenemos ratos libres, obviamente hacemos lo que cualquier ser humano hace, en mi caso me la paso comiendo y lo hago cada tres horas si no me pongo muy mal.

-Hay un gran elenco en el melodrama como Susana Dosamantes y Héctor Bonilla, ¿cómo te has sentido al trabajar a su lado?
Mi primer día de trabajo fueron 17 escenas consecutivas con el señor Héctor Bonilla y la noche anterior estudia el doble porque es un señor que respeto, sin embargo, cuando empecé a trabajar con él ha sido de las escenas más relajadas.

-¿Qué nuevos proyectos tienes después de ‘El Juramento’?
Me trasladaré a Puerto Rico, donde he firmado contrato para protagonizar ‘Obession’, una producción de José Artemio Torres de Linterna Mágica, con guión de Roberto Ramos Perea. Esta propuesta podría contar además con la participación de Karla Monroig y Natalia Streignard. También tengo planes de producir y dirigir la película ‘Dispárame suizo’, de Rolando Tarajano. El filme, que comenzaría a grabarse en la Isla entre finales de este año y principios del próximo, aborda el tema de las jineteras cubanas.