Sin Senos no hay Paraíso

Catalina está obsesionada
con agrandarse los senos

Catalina quiere convertirse en una de las “pre-pago”

Todo comienza cuando Catalina, una joven hermosa de un pueblo pequeño y origen humilde, está dispuesta a arriesgarlo todo con tal de salir de la pobreza y lograr sus sueños, sin importar lo que tenga que arriesgar: su vida o su integridad. Y Catalina comienza a relacionarse con Yésica, que se convierte en su mejor amiga, entrando al mundo de las “pre-pago”, y Yésica se dedica a reclutar, seleccionar y liderar grupos de jovencitas por quienes los mafiosos le pagan por adelantado por sus servicios sexuales, y es quien lleva de la mano a Catalina al abismo con la idea de salir de su pobreza, pero Catalina se lleva la primera desilusión cuando El Titi (un hombre que encontró la forma rápida y efectiva de salir de la miseria, convirtiéndose en un poderoso mafioso narcotraficante) no quiere contratar los servicios de Catalina porque ella tiene los senos demasiado pequeños; aunque él sí elige a Paola, Vanessa y Ximena para que le complazcan a él y a sus socios sexualmente, por esto, Catalina sueña con operarse los senos. Catalina vive junto a su hermano Bayron, que crecieron junto a su madre, Doña Hilda, una hermosa mujer que es capaz de lo que sea con tal de sacar a sus hijos adelante y, en medio de la pobreza y con muchas necesidades, enfrentan una realidad que odian pues aspiran a una vida mejor para la familia y lograr obtener riquezas materiales, que equivocadamente creen que son la felicidad y es así como confunden sus caminos y piensan tomar vías cortas y rápidas para conseguir dinero fácil. Y, aunque Doña Hilda les aconseja a sus hijos que deben de estudiar para prosperar en la vida, ellos no la hacen caso, incluso quieren dejar de estudiar. Y sin hacer caso a su madre, Catalina empieza a hacer ejercicio físico (aconsejada por Yésica) para gustarle a unos hombres que la puedan dar dinero para darse la gran vida. Y Bayron, también cansado de su situación, se deja seducir por el mundo extravagante de su antiguo vecino (El Titi), convirtiéndose en un sicario. Además, Catalina tiene un novio: Albeiro, un joven del pueblo de pocas aspiraciones que la ama de corazón, pero eso no es suficiente para Catalina, y ella tiene una discusión con él cuando le dice que, si tuviera más seno, ella sería la reina del barrio.

Catalina quiere conseguir el dinero para ponerse las prótesis
Por fin, llega la oportunidad de Catalina para cumplir su ambición y el deseo de operarse los senos, pero las cosas no salen como ella planea. Yésica le anuncia a Catalina que Martínez (el narcotraficante mexicano) y, para salir por la noche de su casa, Catalina tiene que mentir a su madre y a su novio, diciéndoles que va a ver a un profesor para adelantar en la materia, aunque en realidad, Catalina va con Yésica, Ximena y Vanessa hasta la finca del narcotraficante mexicano. Por otro lado, Albeiro comienza a sentirse atraído por la madre de su novia (Doña Hilda) ya que, a pesar de ser una mujer madura, Doña Hilda es una mujer muy atractiva. Por la noche, Catalina, que ha logrado que su madre se crea su mentira, va hasta la finca de Martínez y, allí, él vuelve a rechazar a Catalina porque a penas tiene senos y, además, Yésica le pide cinco millones de pesos al narcotraficante para que Catalina pueda operarse. Y ella se pone furiosa, pero uno de los escoltas de Martínez intenta consolar a Catalina, proponiéndola que se acueste con él a cambio del dinero que ella quiere...

Catalina regala su virginidad
Uno de los hombres de Martínez, llamado Caballo, la hace creer a Catalina que él la va a dar los cinco millones que necesita para operarse los senos, a cambio de acostarse con él, y ella acepta, perdiendo su virginidad con ese hombre tan asqueroso. Después, los otros dos hombres de Martínez (Orlando y Jorge) descubren que Caballo se acostó con Catalina, y ellos deciden forzar a la joven y abusan sexualmente de Catalina. Además, Catalina se acaba dando cuenta de que la mintieron y que no la darán su dinero. Después, Catalina se siente avergonzada y no dirige la palabra ni a sus amigas, ni a su madre, ni a su novio; y éstos no saben que la ocurre a la muchacha. Por otro lado, Albeiro (el novio de Catalina) se queda a dormir en casa de su novia y, allí, él no puede resistir la tentación y admira con deseo como duerme la madre de su novia (Doña Hilda). Al día siguiente, Bayron (el hermano de Catalina) tiene una persecución con unos hombres que le intentan matar a balazos, pero él logra esconderse a tiempo en su casa, además Bayron sigue ocultándole a su madre que se convirtió en un sicario. Por otra parte, a Martínez (el narcotraficante mexicano) se le antoja ahora acostarse con “La Virgencita” (Catalina), por eso, él telefonea a Yésica para comunicárselo y les manda a sus secuaces que le lleven los cinco millones a Yésica, a cambio de noche apasionada con Catalina, pero éstos no quieren que su patrón descubra que ella ya no es virgen y planean como pueden deshacerse de ésta.

Yésica da la cara por su amiga Catalina
Catalina se queda esperando durante todo el día en el parque, esperando a que llegue Caballo y la dé su dinero, pero él no aparece y, cuando los secuaces de Martínez regresan al barrio en busca de Catalina, para entregarla los cinco millones a cambio de que ella se acostase con Martínez; Catalina, Yésica y las demás amigas se dan cuenta de que éstos quieren matar a Catalina porque no quieren que su patrón descubra que ella ya no es virgen por culpa de ellos, por eso, Yésica da la cara por Catalina, llevándole nuevamente el dinero a Martínez y poniéndole la excusa de que Catalina está con el periodo y no puede complacerle sexualmente. Mientras que, Doña Hilda se ha dado cuenta de que su hija Catalina la está ocultando algo, por eso, ella la exige que la cuente que la ocurre, ya que la joven está encerrada en su cuarto, muy triste y no dirige la palabra a nadie.

El Titi se interesa en Catalina
El Titi se encuentra con uno de los narcotraficantes mexicanos (José Miguel), que transportan la mercancía dentro de la ropa. Y, allí, él conoce a Lorena (una atractiva mujer mexicana, que se dedica a llevar prostitutas de lujos a los narcotraficantes). Defraudada por lo que la ha pasado; Catalina no quiere seguir trabajando como prostituta, aunque Yésica la quiere convencer de que siga a su lado. Más tarde, Albeiro consigue que Catalina le haga un poquito de caso y la dice que no habrá un hombre en el mundo que la ame más que él, además, él la entrega un anillo de compromiso, aunque no le guste que su novia siga al lado de Yésica. Al día siguiente, Catalina se pone dos rellenos en sus senos y ella se siente muy humillada cuando Yésica le quita sus rellenos delante de El Titi, que la estaba aconsejando a Catalina que se saliese de ese mundillo, ya que a él le interesa Catalina. Poco después, Doña Hilda se pone furiosa con su hija Catalina cuando ella le miente, ya que Catalina está faltando al colegio para irse de viaje con Yésica.

Yésica consigue a unas famosas para unos narcotraficantes
Albeiro le ofrece a Catalina irse a una casa a vivir juntos, pero ella se niega a vivir con su novio. Aunque tenga que desobedecer a su madre; Catalina se va con Yésica hasta Bogotá a conseguir una actriz y una modelo para Morón y Cardona, dos prestigiosos narcotraficantes colombianos, a pesar de que Morón le acaba quitando el coche a su modelo, ya que ella se resistió demasiado. Mientras que, Martínez (el mafioso mexicano) compra a algunos de los secuaces de Morón y pretenden implantar droga en los senos de algunas jovencitas para transportar la mercancía de Colombia a México.

Catalina rompe su relación con Albeiro
Catalina comienza a tener náuseas y se da cuenta de que ella está embarazada, y el niño es de uno de los tres indeseables que la violaron. Y Catalina quiere tener el niño y, aunque ella sólo se lo cuenta a su amiga, Yésica la aconseja que aborte, pero Catalina no quiere matar a su hijo. Y Catalina y Yésica deciden ir a la finca de Martínez para que Caballo les dé dinero para abortar, pero allí se encuentran con una mujer que les dice que esa finca es de otras personas, ya que Martínez alquiló esa casa por unos días. Pero, Yésica le paga el aborto a Catalina, y ella van a una clínica clandestina y, al extraerle el feto, Catalina sufre mucho. Al día siguiente, Yésica lleva a Catalina una agencia de modelos para que la vean allí los narcos, pero Margot (la jefa de “la agencia”) no la acepta por sus senos, además, Lorena (la mujer mexicana, que se dedica a llevar prostitutas de lujos a los narcotraficantes) le da su número de teléfono a Catalina para que trabaje con ella, aunque la pide que antes se opere los senos. Poco después, Catalina le pide a Albeiro que no la vea en un mes, ya que ella necesita tiempo para pensar en su relación con el joven.

Cardona y El Titi planean la fiesta de cumpleaños de Morón
Catalina consigue que su madre acepte que deje el colegio, aunque Doña Hilda está furiosa con sus hijos por haber dejado el estudio, pero Catalina acepta regresar nuevamente al colegio porque no quiere ver enfadada a su madre. Por otra parte, El Titi y Cardona le están preparando una gran fiesta de cumpleaños a Morón, y le encargan treinta mujeres a Yésica. Y tres días después, Yésica lleva a sus treinta chicas a la finca de Morón, incluyendo a Catalina. Y, allí, Catalina descubre a los hombres de Martínez, los mismos que la violaron, y ella comienza a poner en contra a Orlando con Caballo para que ellos tengan un enfrentamiento.

Catalina se hace amante de Cardona
Cuando Catalina le hace creer a Orlando que Caballo se acuesta con la mujer de éste; Orlando le da una puñalada por detrás a Caballo y le mata. Mientras que, Yésica consigue que Cardona se interese en Catalina y ambos se acuestan juntos, y a él le gusta tanto que la quiere hacer su mujer y promete mantenerla económicamente, y ella aprovecha para pedirle cinco millones de pesos para agrandarse los pechos, pero él no se lo da, diciéndola que ella no lo necesita. En Estados Unidos, Martínez se encuentra con un narcotraficante gringo (Robert) para aliarse con él, y éste le pide a Martínez que lo primero que debe hacer es delatar ante la policía a los narcotraficantes colombianos.

La familia de Catalina sospecha que ella es prostituta
Finalmente, Catalina consigue que Cardona la dé los cinco millones de pesos para operarse los senos y, después, ella vuelve a acostarse con él. Y Cardona la da otro millón de pesos para que ella pueda vivir cómodamente. Cuando la familia de Catalina ve a la joven llegando con varias bolsas de ropa y un móvil; Doña Hilda, Albeiro y Bayron se enfrentan a ella por seguir el camino de sus amigas, incluso su hermano Bayron y Albeiro la dan una bofetada porque piensan que ella se está acostando con narcos para conseguir todos esos lujos, ya que Catalina aún no les ha dicho como consiguió todo ese dinero. Más tarde, Catalina va al cirujano donde la mandó Cardona, acompañada por Yésica, y allí el médico la dice que la va a operar.

Del 16 al 30 de junio de 2008