Sin Senos no hay Paraíso

Albeiro se acuesta
con Doña Hilda

Martínez delata a los narcos colombianos

Catalina, acompañada por su amiga Yésica, van a visitar al cirujano que operaría los senos a Catalina y la dice que, como aún no ha dejado de crecer, podría tener problemas con los implantes de silicona; mientras que, Doña Hilda se emborracha en su casa para ahogar sus penas junto a Albeiro, que también está triste por lo que está haciendo Catalina. Por otra parte, Bayron se deja llevar por la belleza de Ximena y la pide que sean novios, y ella acepta, dándose en ese momento un beso apasionado, aunque él la dice que no quieres estar al lado de una prostituta. Como Martínez pretende delatar a los narcos colombianos; él viaja hasta México para llevar a su familia a un sitio seguro donde no puedan hacerlos daño y, poco después, Martínez avisa a la policía de Colombia de las fechorías que han cometido Morón, El Titi y Cardona. Después de mandar que asesinen a Martínez; Cardona le confiesa a El Titi que se lo pasó muy bien con Catalina en la cama y, por esto, El Titi se pone muy celoso. Mientras tanto, Catalina le confiesa a Yésica que está interesada en Albeiro, a la vez que lo está de El Titi, además, ella ahora sueña con ser actriz. Como Catalina le hizo creer a Cardona que Orlando mató a Caballo por un desacuerdo que tuvieron al robarles dinero; Cardona manda a uno de sus secuaces que mate a Orlando y, así, lo hace. Tras una gran borrachera; Doña Hilda y Albeiro bailan muy acaramelados, y Catalina se pone furiosa al descubrirlos.

Catalina rompe su relación definitivamente con Albeiro
El Titi le confiesa a Yésica que se está enamorando de Catalina, por lo que quiere hacerla su mujer, además, él amenaza a Yésica con matarla si ella no le lleva a Catalina. Finalmente, Ximena le hace creer a Bayron que ella y sus amigas son modelos, aunque lo hizo porque se avergüenza de ser una prostituta y no quiere que él la deje por eso. Por la noche, Catalina le dice a Albeiro que ella aspira a ser una actriz y por eso está trabajando en una agencia de modelaje y quiere operarse los senos, aunque él desconfía de ella y cree que ella quiere operarse para prostituirse, pero ella terminó con él para que Cardona no le haga daño. Y Albeiro la dice a Catalina que, aunque ella se aleje de su lado, él siempre la va a esperar porque la ama. Cuando Doña Hilda descubre que Ximena es la novia de su hijo Albeiro; a Hilda no le gusta que una prostituta esté enredada con su hijo.

Bayron se convierte en un sicario
Doña Hilda y Albeiro, como están borrachos, se quedan dormidos en la misma cama. Mientras que, Bayron trabaja por primera vez como un sicario y mata a un hombre que iba en un coche, y a él le pagan muy bien. Y Bayron le da bastante dinero a su madre, que se pone furiosa porque cree que él está trabajando en algo sucio. Después de ir a una discoteca con su familia y amigas; Catalina se encuentra allí con Cardona y El Titi y le hace creer a Cardona que Albeiro es su medio hermano para que él no le haga daño.

Cardona, Morón y El Titi tienen que huir a México
Catalina cada vez más unidos a su mamá con su novio Albeiro, por eso, ella le pregunta a él si le gusta su madre, pero él lo niega, alegando que ella es su suegra y que casi le dobla en la edad. Después, Albeiro le pide a Catalina que le dé una segunda oportunidad, pero ella se niega porque le dice que no ve futuro en la relación. Más tarde, Catalina lleva de compras a su mamá y a Albeiro, aunque en ningún momento les cuenta que todo el dinero lo ha conseguido prostituyéndose, y la hace creer a Doña Hilda que está trabajando como modelo para una agencia. Cuando Catalina y Yésica van a buscar a Cardona para que la diera el dinero a Catalina para la operación de sus senos; Catalina y Yésica descubren en ese momento que Cardona, Morón y El Titi huyeron de la policía pues ellos fueron delatados y huyen por el río hasta que cogen una avioneta que los lleva a los tres hasta México. Y por eso Yésica, Catalina, Paola, Ximena y Vanesa se dan cuenta de que ya no podrán ganar dinero con esos narcos. Por la noche, Catalina se confiesa con su hermano Bayron y le cuenta que ella y sus cuatro amigas son prostitutas, que se acuestan con los narcos a cambio de dinero, además, Catalina le cuenta que Yésica es la proxeneta que las lleva a todas con esos mafiosos. Y Bayron también le dice a Catalina que él se dedica a matar a gente a cambio de mucho dinero, es decir, que él se convirtió en un sicario.

Catalina y Yésica se quieren vengar de Jorge
Cuando Bayron la dice a Catalina que él es un sicario; él la promete que él la va a conseguir el dinero para su operación de senos, por eso, ella le guarda el secreto ante su mamá. Mientras que, El Titi sigue obsesionado con Catalina y está pensando en hacerla llegar a México. Al día siguiente, Doña Hilda les comunica a sus hijos que consiguió trabajo en una fábrica de confecciones de ropa interior y ella está muy feliz porque su jefe la dio la oportunidad de mostrarle sus diseños para que puedan confeccionarlos, además su jefe la aconseja a Doña Hilda que vaya al oftalmólogo porque ella no ve bien y necesita gafas, diciéndola que la seguridad social corre con todos los gastos desde que la ha contratado, aunque el jefe (Don Antonio) se preocupa por ella porque Doña Hilda le atrae físicamente. Por otro lado; Yésica, Paola, Ximena y Vanesa buscan trabajo y no las aceptan o las pagan muy poco en otros trabajos. Mientras que, Martínez quiere conseguir a Catalina para operarla los senos y transportar droga en sus prótesis y, cuando se lo encarga a su escolta Jorge (uno de los hombres que la violaron), Catalina y Yésica se encuentran con él y le llevan hasta un motel para vengarse de él.

Catalina y sus amigas quieren regresar al colegio
Catalina y Yésica llevan a Jorge a un hotel y le hacen creer que se van a acostar con él y después de desnudarlo y amarrarlo; mientras Yésica lo sujeta, Catalina le da varios golpes con un jarrón en sus genitales, como venganza por haberla violado, además, ellas le quitan su dinero para que puedan sobrevivir por un tiempo. Además, Catalina, Ximena, Paola y Vanesa deciden volver al colegio y por eso Doña Hilda defiende a todas con el Rector del Colegio para que las acepte de nuevo en el colegio, pero él la dice que debe esperar para saber que dicen los profesores, pues él trata muy mal a las mujeres, como a su mujer y a su hija Natalia no la deja hacer casi nada. Pero Yésica, Catalina, Ximena, Paola y Vanesa se llevan a Natalia y comienzan a pervertirla, llevándola a tomar alcohol y a jugar billar, pero Catalina se pone en contra de Yésica por lo que está haciendo con Natalia. Por su parte, Jorge le hace creer a Martínez que unos hombres le asaltaron y que por eso no pudo llevarle a Catalina. Además, Paola, Ximena y Vanesa convencen a Yésica para que vuelva con ellas al colegio.

Bayron y Balín encuentran trabajo como sicarios con La Liebre
Después de una junta de profesores; el Rector le informa a Doña Hilda que sus hijos y las amigas de ésta no serán readmitidos en el colegio, ya que Ximena convenció a su novio Bayron para que siga en estudiando. Mientras que, Albeiro va a la fábrica donde trabaja Doña Hilda, y cuando ve a su jefe Don Antonio le informa de que él trabaja en un taller de estampados y que podrían ayudarle en sus diseños con los estampados que él realiza, y Antonio decide contratarle en su empresa. Como el Cartel de Morón tuvo que huir; Bayron y su amigo Balín se quedaron sin trabajo y van a visitar a un hombre al que llaman Liebre y consiguen trabajo como sicarios matando a grandes personalidades, pero él les pide que les dé los nombres de sus familiares, advirtiéndoles que a ellos los matarían si le delatan ante la policía.

A Catalina no la aceptan en ningún colegio
Ximena y Paola quieren vengarse del Rector del colegio, que es un morboso, y que no las dejo regresar a estudiar allí, por eso, ellas se llevan a Natalia (la hija del Rector) fuera del colegio y comienzan a pervertirla, llevándola a una discoteca y diciéndole que debería aumentarse los senos y haciéndola beber alcohol y fumar. Por la noche, Yésica le confiesa a Catalina que Lorena la llamó para hacerla dos propuestas: ir a México para acostarse dos narcos y para eso tiene que operarse los pechos gratuitamente o irse con El Titi a México porque él se enamoró de ella y, aunque al principio Catalina quiere irse con El Titi; Yésica le aconseja a Catalina que acepte las dos propuestas. Aunque Catalina va a varios colegios para ver si la aceptan como estudiante; los profesores no la aceptan porque ya ha empezó el año. Mientras que, Doña Hilda presenta sus modelos de ropa íntima en donde trabaja y Don Antonio (su jefe) la dice que no le gustan los modelos, pero la da otra oportunidad.

El jefe de Doña Hilda le roba los diseños a ésta
Paola y Ximena convencen a Natalia y Lina (otra jovencita del colegio) para que se dejen operar los senos y llevarlas a México para acostarse con narcos, aunque ellas las hacen creer que irán operadas a modelar. Por otra parte, Don Antonio lleva los diseños de Doña Hilda a una gran empresa de ropa y le compran 6 diseños por 50 millones de pesos, haciéndole creer al empresario que esos modelos son suyos, y no de Doña Hilda. Más tarde, Doña Hilda rechaza su puesto de trabajo en la empresa de ropa íntima, pero Don Antonio le hace desistir de la idea, aumentándola el veinte por ciento de su salario y dándola cien mil pesos por cada diseño que ella crea, ya que él quiere seguir ganando dinero con esos diseños innovadores, sin que ella sepa que podría haber ganado más dinero con la empresa a la que vendió los primeros diseños. Cuando Yésica (alias “La Diabla”) va a ver a Martínez; él la confiesa que necesitan a jovencitas que no estén operadas porque las van a meter heroína en las prótesis para transportar la droga de Colombia a México y, aunque Yésica no quiere permitir que hagan eso a su amiga Catalina, ella tiene que permitirlo porque amenazan con matarla si n lo hace. Pero, Yésica no la permite a Catalina que viaje a México. Como las madres de Paola, Ximena y Paola están furiosas porque sus hijas no las traen dinero; Paola propone que se vayan a un prostíbulo a conseguir dinero.

Yésica se ve obligada a aceptar la propuesta de Martínez
Don Antonio sigue haciéndola creer a Doña Hilda que sus diseños aún no sirven, aunque él se los queda y la paga dinero por ellos, y la dice que quiere que se quede en su empresa trabajando porque la ama, además, él la regala un ramo de flores y la lleva una serenata, aunque ella no acepta ser su novia, además, ella comienza a trabajar en su casa haciéndole los diseños a Don Antonio. Cuando Yésica ve a unos hombres misteriosos buscándola; ella se da cuenta de que ellos la quieren matar por no llevar a Catalina a México. Por eso, Yésica se quiere ir con Catalina a Bogotá y, después, Doña Imelda (la madre de Yésica) la da un abrazo a su hija porque ella la echa en cara que nunca la ha mostrado amor hacia su hija. Y poco después, Yésica es secuestrada por los matones de Martínez. Por otra parte, Catalina le informa a su madre, a su hermano y a su novio Albeiro que se va a ir a Bogotá, por lo que éstos se ponen muy tristes por la noticia de Catalina.

Catalina y Yésica viajan a Bogotá
Los padres de Natalia buscan a su hija Natalia por el barrio de “las pre-pago”, pero ellos no la encuentran ni en la casa de Yésica ni en la casa de Catalina. Y, poco después, Yésica lleva con Lorena a Natalia y Lina para prostituirlas, aunque Yésica no permite que Lorena lleve a Martínez a Catalina, pues ella es su amiga y no quiere que la hagan sufrir, inyectándola prótesis en los senos llenos de cocaína para luego extraérselo en México. Y Catalina y Yésica se van rumbo a Bogotá, dejando muy tristes a Albeiro y Doña Hilda, diciéndoles que volverá cuando sea una gran actriz. Después, Natalia telefonea a su padre y le dice que jamás volverá a su lado hasta que él no cambie su actitud con ella, pero él está dispuesto a hacer lo que sea para encontrarla. Después de irse Catalina con Yésica a la capital de Colombia; Doña Hilda le pide a Albeiro que no deje de visitarla porque ella le quiere mucho y, por eso, ellos estuvieron a punto de besarse en los labios, pero ella gira la cara para que eso no suceda. Mientras que, Yésica y Catalina consiguen alojamiento en la casa de Osvaldo (amigo de Yésica, que fue policía y al que echaron por delatarlos frente a unos narcos) y comienzan a buscar un cirujano que opere los senos de Catalina. Por su parte; Paola, Ximena y Vanesa encuentran trabajo en un burdel como prostitutas, aunque Vanesa al principio no quería convertirse en una prostituta.

Albeiro se acuesta con Doña Hilda
En Bogotá; Catalina y Yésica visitan al cirujano Mauricio Contento, que la ofrece a Catalina una operación gratuita de sus senos, si ella se acuesta con él y, aunque ella se siente como una prostituta, Catalina se acaba acostando con Mauricio Contento. Sin saber que Mauricio se ha encargado de operar a Lina, a Natalia y a otras niñas, contratado por Martínez para inyectarlas prótesis de cocaína en sus senos. Lejos de allí, Albeiro y Doña Hilda no pueden evitar sentirse atraídos el uno por el otro y acaban haciendo el amor y, aunque después se sienten culpables con Catalina, ellos vuelven a vivir otro momento apasionado. Y Albeiro le dice a Doña Hilda que él sigue amando a Catalina, confesándola que ella sigue siendo “virgen”, ya que él no sabe que su novia ya se ha acostado con varios hombres. Por otro lado; Paola, Ximena y Vanesa trabajan por primera vez como prostitutas en un burdel, donde se tienen que acostar con borrachos y demás y, por esto, ellas lo pasan muy mal, aunque tienen que hacerlo porque sus familias necesitan dinero. Al día siguiente, Osvaldo se pone furioso porque ni Catalina, ni Yésica se quisieron acostar con él y, por eso, él las echa de su apartamento; aunque Yésica, antes de irse, se lleva varios objetos de esa casa.

Bayron estuvo a punto de matar a su madre
Vanesa lo pasa muy mal por estar trabajando en ese burdel, pues estuvo punto de acostarse con un viejo contagiado de sida, pero ella logró rechazarlo, por eso, ella les pide a Paola y Ximena que dejen ese trabajo, pero ellas necesitan dinero. Después de salir de la casa de Osvaldo; Yésica y Catalina se hospedan en la casa de Benjamín (otro amigo de Yésica), aunque ellas rápidamente se dan cuenta de que él también quiere acostarse con ellas. Más tarde, Lorena descubre a Catalina y Yésica en la clínica del cirujano Mauricio Contento y, al verlas allí, Lorena le propone un negocio a Mauricio con ellas: operar a Catalina con las prótesis llenas de cocaína y llevar a las dos hasta México. Cuando Albeiro ve a Doña Hilda saliendo a almorzar con Don Antonio, él se pone muy celoso y, en ese almuerzo, Don Antonio le regala un anillo de compromiso a Doña Hilda, pidiéndola que se case con él en ese momento, pero ella no acepta y le pide que podrían conocerse mejor poco a poco. Y más tarde, Bayron estuvo a punto de matar a su propia madre por un encargo que le tenía Don Antonio porque él se quiere deshacer de ella, pero Doña Hilda ve a su hijo, que la estaba apuntando con una pistola. Cuando Catalina y Yésica regresan a la casa de Benjamín; él las lleva a unos hombres para que se acuesten con ellos, pero ellas no quieren y, además, Benjamín las insulta, diciéndolas prostitutas, por lo que ellas le abofetean.

Bayron quiere descubrir quien mandó matar a su mamá
Favorablemente, Doña Hilda no logró ver a su hijo apuntándola con una pistola y, por eso, él se quiere vengar de Don Antonio, que sospecha que fue él quien mandó matarla, aunque él aún no está seguro de eso. Poco después, Albeiro le confiesa a Doña Hilda que se siente celoso al verla junto a Don Antonio y, después, Albeiro le invita a Doña Hilda al cine; mientras que Paola, Ximena y Vanesa comienzan a sospechar que Albeiro está traicionando a Catalina con su madre, al ver a Doña Hilda y a Albeiro tan acaramelados. Y, al regresar a su casa, Doña Hilda y Albeiro vuelven a hacer el amor y se vuelven a sentir culpables con Catalina. Mientras que, Bayron comienza a sospechar que su madre está enredada con Albeiro, y su amigo Balín le dice que a lo mejor Albeiro es el hombre que mandó matar a su mamá, a pesar de que Bayron no cree eso porque no sabe de donde ha podido sacar tanto dinero. Lejos de allí, en Bogotá; Yésica y Catalina se tienen que ir de la casa de Benjamín cuando él las obliga a pagar su hospedaje acostándose con él y otros dos hombres y, esta vez, Catalina le roba varios objetos a Catalina, como Yésica hizo con Osvaldo. Por la noche, Yésica y Catalina son asaltadas por unos hombres, pero un cura y dos policías las defienden, además, los agentes las llevan a la cárcel para que pasen allí la noche. Y al día siguiente, ellas se dirigen hacia la clínica de cirugía del Doctor Mauricio Contento...

A Catalina la hacen creer que El Titi la pagará la operación
Mauricio Contento les hace creer a Catalina y a Yésica que Aurelio Jaramillo, más conocido como El Titi, mandó que la operasen a Catalina los senos para después irse a México, aunque él lo hizo mandado por Lorena, que quiere que la incrusten cocaína en los senos para transportar la droga de Colombia a México. Más tarde, Catalina logra comunicarse con su mamá por teléfono, que la dice que están viviendo en Bogotá, además, Catalina la confiesa que un doctor la va a operar de los senos y también ella le pregunta por su novio Albeiro, que la advierte que si ella sigue lejos, acabará perdiendo a Albeiro. Y tras esta llamada, Albeiro y Doña Hilda pretenden ir a ver a Catalina por sorpresa el día que ella cumpla años. Después, Albeiro y Doña Hilda vuelven a hacer el amor y esta vez ella le dice que le ama. Mientras que, Bayron festeja con Ximena la nueva moto que él se ha comprado con el dinero que ha ganado trabajando como sicario, a pesar de que él sigue ocultando a todos a la profesión que él se dedica. Y Bayron le pide a su novia Ximena que deje de ser prostituta y que se vaya a vivir con él. En México, El Titi le confiesa a Cardona que está obsesionado con Catalina, por lo que Cardona se pone furioso y le advierte que no se meta con su mujer.

Del 7 al 18 de julio de 2008