Doña Bárbara

Bárbara le dice a
Santos que le ama

Comienza la historia de Doña Bárbara

Todo comienza cuando la joven Barbarita Guaimarán (una bella, feliz y salvaje mujer quien creció a orillas del gran río), se enamora de Asdrúbal (un joven educado y aventurero que llega a trabajar al servicio de su padre, un capitán de un viejo barco que transportaba mercancía a los pueblos mineros de la rivera y, por esta razón, ella se acostumbró a los tratos bruscos de los hombres). El flechazo fue inmediato pues con un sólo piropo logró conquistar el corazón de la esquiva Barbarita, causando odio entre los hombres del barco, quienes una noche se amotinaron matando al padre de Barbarita y también a Asdrúbal, además, después, esos miserables violaron brutalmente a la joven. Desde ese día, ella no volvió a ser la misma. Y Eustaquia (la criada que ha tratado como a una hija a Bárbara) lleva a la joven con su tribu india, que la encontró y la salvó de que la vendieran a unos hombres que protituyen a mujeres, y junto a los indios, con el tiempo, aprendió a hacer conjuros y brujerías en las que cree firmemente. Pasados los años, Bárbara conoció y sedujo al rico hacendado Lorenzo Barquero, y según dicen las malas lenguas, lo embrujó hasta terminar quedándose con la hacienda "La Barquereña" y que hoy se conoce como "El miedo". Desde ese entonces la llaman Doña Bárbara, una mujer indomable, terrible y legendaria cuyo único objetivo es ser la dueña del llano. Por otro lado, Santos Luzardo es un atractivo y brillante doctor de origen llanero, que llega a su tierra con el firme objetivo de vender la hacienda "Altamira", y así poder irse a vivir a Francia con su futura esposa, la bella y frívola Luisana Requena. Con lo que nunca cuenta es que su propiedad, el único patrimonio que le ha dejado su familia, está casi destruida y ruinosa gracias a los robos de ganado, de tierras y de que el actual caporal de la hacienda, el rudo Balbino Paiva, es el amante de la popular y temible Doña Bárbara. Cuando Bárbara vio llegar al "vecino" desde las barrancas del río, ella prohíbe a sus secuaces que le hagan daño para tomar la decisión de conquistarlo, como lo hiciera años atrás con su primo Lorenzo Barquero.

Doña Bárbara se encuentra en el río con Santos
Cuando Santos llega al pueblo donde nació; él es recibido con mucho cariño por su amigo Antonio, por el viejo Melesio y por las nietas de Melesio. Y Santos hace capataz a su fiel amigo: Antonio, por lo que Balbino Paiva (el amante de Doña Bárbara, al que ella le trata con mucho desprecio) se pone furioso por haberlo destituido de su puesto de trabajo. Más tarde, Bárbara se encuentra en el río con Santos Luzardo, mientras ellos se bañan desnudos...

Doña Bárbara quiere vengar la violación que sufrió
Después de encontrar desnuda a Doña Bárbara y quedarse enamorado de su belleza; Santos ve por el bosque a Marisela (la hija despreciada y abandonada por Bárbara, que es como una salvajita sucia, desgreñada y huraña), que vive en condiciones muy precarias al lado de su padre Lorenzo (el primo de Santos, al que Bárbara sedujo y hechizó hasta que le quitó sus tierras). Mientras que, Doña Bárbara planea con Mr. Guillermo Danger, un cazador de origen norteamericano, la manera de venderle a éste a su hija Marisela, por eso, Doña Bárbara va hasta la cantina de Josefa, donde se encuentra el comandante Pernalete, otro aliado de “la Doña”, que allí él se está acostando con la propietaria del bar, mientras Mujiquita (el marido de Josefa) cuida la jefatura mandado por el propio comandante. Y allí, Doña Bárbara le exige al Comandante Pernalete que la firme unos poderes para poder vender a su hija Marisela. Enterado de las abusos de Bárbara y sus cómplices; Santos se propone en convertir ese pueblo en una villa donde no haya más maldades. Además, Doña Bárbara quiere comprar toda la hacienda Altamira, al enterarse que Santos Luzardo quiere venderla, aunque ya tenga una parte de esas tierras en su poder. Por otra parte, Santos visita en su cabaña a su primo Lorenzo, que está borracho como de costumbre e intenta agredir a Santos por ser el hijo del padre que mató a su padre; pero Santos le hace recapacitar, además, Santos le confiesa que vive en la ciudad con su tía Cecilia y que ella no ha podido olvidarse de él, pues ella estuvo enamorada de Lorenzo cuando eran jóvenes. Y Lorenzo le aconseja a su primo Santos que no se deje llevar por le belleza de “la devoradora de hombres” porque ella enamora y atrapa a los hombres para humillarlos y hacerlos sufrir después de que ellos se enamoran de ella. Mientras tanto, Doña Bárbara le aconseja al Comandante Pernalete que debe de comprometer a su hija Federica con un joven porque ella no es muy bella y es un poco basta y, poco después, Federica les presenta a su padre y a su madrina Bárbara a su prometido: Antonio Sandoval, aunque él no está realmente enamorado de ella. Más tarde, en la cantina; Doña Bárbara encuentra a Perro de Agua (uno de los agresores que abusó de ella), y ella quiere vengar la violación que sufrió.

Santos conoce a Doña Bárbara
Doña Bárbara comienza su venganza contra los hombres que la ultrajaron y, al encontrar a Perro de Agua, ella se da cuenta de que es uno de los violadores y después de dispararle en un pie, ella le arroja a un río donde le devoran las pirañas. Por otra parte, Antonio le pide a Federica Pernalete que le aclare a su padre que ellos no son novios, ya que él solamente la dio un beso por lástima, y ella se comporta como una histérica, llorando y haciendo una pataleta porque Antonio la rechazó. En el río; Santos se encuentra con la hija de su primo Lorenzo (Marisela, que es como una salvajita sucia, desgreñada y huraña), pero Santos comienza a enseñarla modales y la baña y la peina, además, Santos se da cuenta de que Marisela es una jovencita muy bella. Por la noche, sin que nadie se entere, Doña Bárbara y sus empleados corren los linderos de sus tierras, robando más reses de la hacienda Altamira y consiguiendo más tierras sin pagar. Mientras que, Eustaquia le aconseja a Bárbara, a la que quiere como a una hija, que se dé otra oportunidad con el hombre que tanto le gusta: Santos y que busque a su hija Marisela, pero ella la dice que no volverá ser la misma hasta que no acabe con todos los hombres que la ultrajaron y que mataron a su padre y a su novio. Por su parte, las nietas de Melesio bañan a Marisela en el río, por petición de Santos; pero a Lorenzo no le gusta que su hija Marisela se cuide físicamente porque la recuerda a la madre de ésta (Doña Bárbara). Mientras, Santos y Antonio descubren que Doña Bárbara le robó una parte de sus tierras y, aunque Balbino Paiva 8haciendose pasar por el marido de Bárbara) intenta que Santos no entre en la hacienda, Santos logra entrar y conocer con Doña Bárbara.

Mr. Guillermo está obsesionado en llevarse a Marisela
Santos le pide a Doña Bárbara que le devuelva las tierras que poco a poco le está robando, pero ella intenta seducirlo y no le entrega sus tierras, por eso, más tarde, Santos visita al jefe civil para denunciar a Doña Bárbara por robarle parte de sus tierras, pero el comandante Pernalete no le deja que la denuncie, ya que él está aliado con Doña Bárbara, pero Santos logra que ella le devuelva sus dominios porque ella se siente atraída por él. Mientras que, Mr. Guillermo Danger (un extraño norteamericano, que llegó a los llanos como cazador y se estableció bajo la protección de su aliada Doña Bárbara) planea con Antonio comprarle a su hija Marisela, aunque Guillermo intenta ultrajar a Marisela, pero ella logra defenderse. Y Marisela se cae a un charco de barro y se avergüenza cuando Santos la visita, que sigue sintiendo cariño por ella, a pesar de que ella le haya pegado los piojos cuando la bañó. Más tarde, Antonio se desmaya, y su hija Marisela comienza a sospechar que él ha muerto, pero Santos logra llegar justo cuando Guillermo quería secuestrar a Marisela.

Santos acoge en su casa a Marisela y a Lorenzo
Santos le da un puñetazo a Mr. Guillermo Danger cuando se da cuenta de que él quería obligar a su primo Lorenzo a firmarle la patria potestad de su hija Marisela. Mientras que, Doña Bárbara se pone furiosa cuando visita a Santos y descubre en el despacho de éste una carta de amor de la novia de Santos, ya que ella está comenzando a enamorarse de Santos. Y después, Santos se pone furioso cuando llega a su despacho y descubre que Doña Bárbara rompió las cartas y el retrato de su novia, y Antonio le dice a Santos que él cree que Doña Bárbara debe de estar celosa y por eso rompió los recuerdos que tiene de su novia Luisana. Por la noche, el Doctor del pueblo logra que Lorenzo se reponga tras otra fuerte borrachera, aunque él le informa a Santos que Lorenzo padece de cirrosis, que le podría llevar a la muerte, por lo que Marisela está muy triste porque quiere y admira a su padre, pero ahí está Santos que la da todo su apoyo y que promete ocuparse de ella, además, Santos lleva a vivir a su prima Marisela a la hacienda Altamira, donde la da una habitación para ella. Y Santos se llevó a su primo Lorenzo a una habitación, donde le encierra para que no siga bebiendo alcohol. Al día siguiente, Doña Bárbara se empeña en domar a un caballo salvaje que ella domó y, al final, ella se cae del caballo y se daña una pierna por lo que tendrá que estar unas semanas en reposo. Dos semanas después; Doña Bárbara, que está totalmente recuperada de su pierna, saca su dinero de las paredes donde lo esconde porque ella quiere comprar la hacienda Altamira, confesándola a Eustaquia que quiere que Santos Luzardo se vaya de su tierra porque tiene miedo de enamorarse de él, como lo hizo de Asdrúbal.

Doña Bárbara secuestra a su hija Marisela
Doña Bárbara se pone furiosa cuando descubre que su hija Marisela está viviendo junto a Santos Luzardo, y ésta agarra fuertemente por el brazo a su hija y la llama sinvergüenza. Y después, Lorenzo aparece y la exige que no se atreva a insultar a su hija porque ella la abandonó y ella ha robado y ha matado, mientras ella le dice que es un borracho infecto. Y Marisela va corriendo a contarles a sus amigas (las nietas de Melesio) cómo sucedió todo porque se siente muy orgullosa de que Santos ya la haya salvado la vida en dos ocasiones. Más tarde, Santos estuvo a punto de vender la hacienda Altamira, pero él no lo hizo porque quiere hacer algo por ese pueblo, aunque tenga que enfrentarse a Doña Bárbara. Mientras que, la tía de Santos (Cecilia) regresa a su pueblo para estar al lado de su sobrino y ayudarle, ya que ella se está dando cuenta por las cartas que le escribe que él se está obsesionado con Doña Bárbara, además, Cecilia quiere reencontrarse con Lorenzo, su amor de juventud. Por la noche, Doña Bárbara y sus secuaces sorprenden a Marisela y la llevan amarrada hasta la hacienda de ésta, pero allí Marisela logra combatir con los secuaces de Doña Bárbara y se escapa, aunque desgraciadamente Doña Bárbara encuentra y encierra a su hija, además, Doña Bárbara la da una gran bofetada a su hija por insultarla y por escaparse. Y al día siguiente, Santos denuncia a Doña Bárbara por secuestrar a Marisela, pero el comandante Pernalete es otro aliado de la Doña y por eso ella hará todo lo posible por conseguir la patria potestad de su hija. Pero, Eustaquia se da cuenta de que Doña Bárbara quiere vender a su hija a Mr. Guillermo Danger, por eso, Eustaquia ayuda a Marisela a escapar de la hacienda.

Doña Bárbara se acuesta con Balbino, pensando en Santos
Lorenzo acompaña a Santos hasta la comisaría, donde se encuentra Doña Bárbara, y ellos pelean por la patria potestad de su hija Marisela y, finalmente, Lorenzo se queda con la patria potestad de Marisela, ya que Doña Bárbara y el comandante Pernalete no pueden seguir burlando la ley porque Santos es abogado. Y mientras que pelean por la patria potestad de Marisela; Doña Bárbara y Santos no pueden evitar mirarse con ojos de deseo. Mientras que, Antonio recoge en el puerto a Cecilia (la tía de Santos), que a pesar de ser mayor que él, Antonio se siente atraído por Cecilia y siempre la ha querido, desde que ellos eran niños, aunque ella sigue recordando su amor de juventud junto a Lorenzo. Después de que Eustaquia ayudase a escapar a la hija de su patrona; Marisela llega en un caballo al que no pueden parar hasta que Santos la salva, ya que ella no sabía galopar en caballo. Más tarde, Bárbara hace el amor con Balbino (uno de sus secuaces), al que utiliza como amante cuando ella quiere, aunque ella se imagina que está junto a Santos, pero el encanto se rompe cuando él habla y ella le dice que no quiere oler su aliento. Más tarde, Balbino intenta agredir a Marisela y quiere acostarse con ella, aunque favorablemente Carmelito (un trabajador de la hacienda Altamira) salva a Marisela.

Santos y Doña Bárbara pelean contra una tigresa
Después de hacer brujería en el río; Doña Bárbara atrae hasta allí a Santos y ambos estuvieron a punto de besarse, pero un tigre se interpone entre ellos por la selva, aunque Doña Bárbara logra matar al animal cuando éste se abalanzó hacia Santos. Pero Santos tiene rasguños del tigre, por eso, Doña Bárbara le cura como los indios la enseñaron, y él se asusta de enamorarse de Bárbara cuando ella le toca mientras le cura las heridas. Tras que Carmelito salvase a Marisela de las sucias manos de Balbino; los secuaces de Doña Bárbara y los trabajadores de Santos comienzan una pelea, por lo que todos acaban en la cárcel, incluso Marisela y las nietas de Melesio. Cuando Cecilia llega a la finca Altamira; ella se da cuenta de que su amado Lorenzo se ha convertido en un borracho, que se culpa de la muerte de su tío Félix, del suicidio de su tío José y del dolor de su tía Asunción, que acabó sumergido en el alcohol y en la desgracia cuando se enredó con “La Devoradora de hombres”. Por la noche, Balbino sorprende a su patrona, llevándola unas reses que le robó a Santos de la hacienda Altamira, aunque Bárbara al día siguiente lo niega todo. Mientras tanto, Cecilia (a la que todos describen como si fuese un ángel) abraza a Marisela y comienza a tratarla como a una hija, además, ella pretende darla toda la educación que nunca pudo recibir. En esa misma noche, Santos prepara una fiesta de bienvenida para su tía Cecilia, mientras que a Bárbara la llegan rumores del pueblo y cree que Cecilia es la novia de Santos.

Santos y Bárbara se besan apasionadamente
Doña Bárbara interrumpe la fiesta de bienvenida de Cecilia y, allí, Doña Bárbara consigue hablar a solas con Santos, que le dice que ella pretende ser solamente su amiga. Y aunque Cecilia y Marisela le advierten a Santos que no debería de amistarse con Doña Bárbara, él invita a bailar a Bárbara, pero ella le rechaza porque cree que el baile es para los débiles, aunque ella no bailó con él porque ella nunca aprendió a bailar y esa fue la primera vez que un hombre la invitó a bailar. Por otra parte, León enamora a Gervasia (una de las nietas de Melesio) y acaban haciendo el amor en el bosque, sin saber que ella la enamoró por encargo de Doña Bárbara para poder averiguar todos los planes de Santos. Y al día siguiente, Santos y Doña Bárbara forman entre las dos haciendas una vaquería. Y tras un día entero de trabajo; Santos enseña a bailar a Doña Bárbara en medio del bosque, donde ella le confiesa que nunca nadie la enseñó a bailar, y ellos acaban besándose apasionadamente por primera vez. Mientras que, Lorenzo intenta besar a Cecilia porque quiere rehacer su vida junto a él, pero ella le rechaza.

Balbino interrumpe la velada entre Bárbara y Santos
Cuando Santos y Doña Bárbara se estaban besando, a ellos los interrumpe el ruido de Balbino, aunque él logra escaparse antes de que le vean. Pero ellos siguen con su idilio y Santos y Bárbara estuvieron a punto de hacer el amor, pero en ese momento, Balbino en complicidad con Onza (uno de los hombres de Bárbara) sueltan las reses para que asustasen a Santos y a Doña Bárbara, pero Onza es arrollado por las vacas y muere. Por su parte, Lorenzo encuentra sorprendentemente una botella de alcohol en su cuarto, aunque no puede bebérselo cuando Marisela le sorprende. Más tarde, Lorenzo le explica a Santos que Doña Bárbara le quitó su finca, haciéndose amante de un hombre llamado Apolinar Prieto y obligándole a firmar los papeles de la hacienda, además, Lorenzo le dice que él cree que Doña Bárbara después mató a Apolinar. Por otra parte, el comandante Pernalete busca a Antonio para ofrecerle mucho dinero a cambio de que se case con su hija Federica. Por la noche, Santos va a cenar a la casa de Doña Bárbara, donde ella le recibe con un beso apasionado y, cuando estaban cenando, aparece Orestes Prieto para saber donde está su padre Apolinar Prieto.

Marisela está enamorada de Santos
Cuando el Comandante Pernalete le propone Antonio que se case con su hija Federica a cambio de mucho dinero y de una casa; Antonio no accede a la propuesta del Comandante porque él no está enamorado de Federica, a pesar de que Melesio (el padre de Antonio) estaba encantado con que su hijo se casara y se hiciera millonario en un momento. Finalmente, Doña Bárbara echa de su hacienda a Orestes Prieto, diciéndole que no sabe dónde puede estar su padre Apolinar, que desapareció hace 15 años; pero Santos decide acoger al muchacho en su finca y, por eso, Santos se va y no continua con su velada romántica con Doña Bárbara porque no acepta que trate con tanto despotismo a ese joven y, aunque Bárbara le promete que cambiará, él la dice que no puede amar a una mujer asesina porque cree que ella mató a Apolinar. Y más tarde, Doña Bárbara recuerda como mató de un balazo a Apolinar Prieto, después de que él la traicionase, además el gringo Guillermo Danger era testigo de esa muerte. Mientras que, Marisela siente celos al ver que Santos se está enamorando de Doña Bárbara y, por esto, Cecilia y Lorenzo comienzan a darse cuenta de que Marisela se está enamorando de Santos Luzardo. En el pueblo, Federica se sube a la torre de la iglesia y amenaza con suicidarse, si Antonio no se casa con él.

Bárbara se enfrenta a su hija y a Lorenzo
Doña Bárbara encuentra en la hacienda Altamira a su hija Marisela oliendo una camisa de Santos y, en ese momento, Bárbara se da cuenta de que su hija está enamorada del mismo hombre al que ella también ama. Y Bárbara abofetea a su hija Marisela, cuando ésta la dice a su madre que ella no se merece el amor de Santos porque ella es una “Santanasa”. Más tarde, Lorenzo le da una bofetada a Doña Bárbara y, en ese momento, Bárbara se da cuenta de que Lorenzo la siga amando, aunque él diga que la odia, ya que está celoso de que Santos comience una relación con la Doña y, poco después, Bárbara le da varias bofetadas a Lorenzo por haberla maltratado. Cuando Federica amenaza con lanzarse de la torre del campanario, si Antonio no se casa con ella; Antonio rescata a Federica y promete casarse con ella, a pesar de que no la ame, y Federica se da cuenta de que él está enamorado de Cecilia y, por eso, Federica le asegura a Cecilia que él la prometió entre besos y abrazos que él la amaba y que se casaría con ella. Y más tarde, Cecilia regaña a Antonio por haberse burlado de Federica, pero él la dice a Cecilia que jamás podría enamorarse de ninguna otra mujer que no fuera la mujer a la que siempre amó, sin decirla que la mujer a la que ama es ella (Cecilia). Por otra parte, Santos busca a Doña Bárbara para decirla que descubrió que ella mató a Apolinar Prieto porque él era el dueño de “La Barquereña” (después de que echaran a Lorenzo) y tuvo que matarle para quedarse con la hacienda, que ahora se llama “El Miedo”, pero ella niega todo eso, además, ella le insinúa a Santos que Apolinar podría seguir vivo, a pesar de que ella le mató y le enterró por el bosque; pero Santos sigue sin creerla y la vuelve a repetir a Doña Bárbara que jamás podría amar a una mujer asesina. En el bosque, León y Gervasia vuelven a hacer el amor y, allí, él la entrega otra botella de alcohol para que la ponga en el cuarto de Lorenzo sin que nadie se entere, ya que así se lo mandó Doña Bárbara, que quiere destruir a Lorenzo. Al anochecer, el gringo Mr. Guillermo Danger ayuda a Doña Bárbara a desenterrar a Apolinar Prieto para que nadie se dé cuenta de que ella mató a ese hombre, y Carmelito descubre lo que éstos están haciendo y rápidamente él lleva hasta allí a su patrón Santos Luzardo, que los descubre desenterrando a Apolinar.

Santos se enfrenta a Balbino por defender a Doña Bárbara
Cuando Marisela encuentra la botella de alcohol que llevó Gervasia, ella se la bebe y se emborracha, como su padre. Después de encontrar a Doña Bárbara desenterrando un cuerpo; Santos le propone ayudarla a hacerlo cuando ella le hace creer que es un rito que hace y que tiene que desenterrar a un familiar suyo, aunque él no la cree. Por otro lado, Santos captura a un caballo que Doña Bárbara llevaba buscando hace mucho tiempo y el mismo que la tiró, por lo que ella se pone furiosa y, por eso, Balbino intenta robarle el caballo a Santos, pero no lo consigue; además, Balbino le dice a Santos que Bárbara es una zorra y una fiera en la cama, por lo que Santos le propina un puñetazo, y Bárbara los observa enorgullecida por su defensa. Mientras tanto, a Cecilia y a Marisela se les ocurre que deberían de poner una escuela en el pueblo para enseñar a los campesinos a leer y tener más cultura. Más tarde, Marisela se da cuenta de que Antonio está enamorado de su tía Cecilia porque ve que la mira con ojos de enamorado.

Santos cae en la trampa de Balbino Paiba
Después de que Marisela le descubriese espiando a Cecilia; Antonio le acaba confesando a Marisela que él está enamorado de Cecilia. Después del puñetazo que Santos le propinó a Balbino Paiba por hablar mal de Doña Bárbara; ellos comienzan a pelearse con fuertes puñetazos del uno hacia el otro, pero favorablemente los trabajadores de la hacienda de Santos les separaron, mientras que Bárbara les observaba enorgullecida de que Santos estuviese celoso; además, Santos logró recuperar al caballo que atrapó. Después, Doña Bárbara le da un latigazo en la cara a Balbino, ya que él la engañó diciéndola que la pegaron varios hombres, pero ella vio todo y por eso le golpeó con su látigo. Al día siguiente, Balbino se da cuenta de que Bárbara se está enamorando de Santos y, por eso, él tira un disparo al viento para ahuyentar al caballo y Santos de cae y se da fuertemente en la cabeza, lo que hace que él se desmaye, pero favorablemente Doña Bárbara se deja llevar por un presentimiento y descubre a Santos malherido en el bosque. Mientras que, Carmelito y Orestes se pelean porque ambos se enamoraron de Marisela y quieren enseñarla a montar a caballo, pero ella lo remedia pidiendo a Maria Nieves (otro trabajador de la hacienda Altamira, que tiene nombre de mujer) que la enseñe a montar a caballo.

Santos está malherido
Doña Bárbara sufre mucho al ver a Santos malherido, por eso, ella decide encargarse de él y lo lleva hasta su hacienda, donde hace que vaya el médico para que cure. Más tarde, Antonio y los demás trabajadores encuentran rastros de sangre y un trozo de camisa que Cecilia reconoce que pertenece a Doña Bárbara, ya que ella la vio en la mañana; pero Doña Bárbara se lo oculta a la familia y a los amigos de Santos, aunque el Doctor Baltasar Arias le confirma a Cecilia que Santos está malherido en la casa de Bárbara. En la ciudad; los padres de Luisana la piden a su hija que debería de casarse con un gringo que la pretende y que es dueño de unas petroleras, aunque Luisana está enamorada de Santos y no está dispuesta a apartarse de é, pero más tarde ella recibe una carta de Santos, en la que la dice que se despide de ella con la excusa de que él se debe de quedar en su pueblo. Cuando el Doctor Baltasar revisa a Santos, él cree que Santos tiene una fractura craneal. Y después, Marisela visita a Santos, por lo que Bárbara se pone furiosa y la echa de su casa. Más tarde, Doña Bárbara, Cecilia y Antonio se ofrecen para una transfusión de sangre para Santos, ya que él necesita mucha sangre para recuperarse. Mientras que, Cecilia se consuela con Antonio y se queda dormida junto a él, por lo que ella se pone muy nerviosa al estar tan cerca de él, mientras que él disfruta de su compañía. Más tarde, Cecilia escucha como Bárbara le habla a Santos, mientras él está inconsciente, dándose cuenta de que ella realmente le ama porque dice que quiere rehacer la vida junto a él y que quiere tener hijos de él.

Bárbara le dice a Santos que le ama
Cuando Cecilia se da cuenta de que Doña Bárbara ama a Santos; Cecilia le dice a Bárbara que él jamás podrá amarla porque a él le gustan las mujeres finas y delicadas como una rosa; pero Bárbara la dice a Cecilia que ella se convirtió en una vieja arrugada y solterona, recordando a su amor de juventud: Lorenzo. Por eso, Bárbara compra muchas flores y ella se viste con colores más finos y más femenina para enamorar a Santos. Mientras que, en la ciudad; Luisana planea con su primo viajar hasta el pueblo donde se encuentra Santos, ya que ella no quiere perderle. Después de que Santos despertase; el Doctor le comunica a Santos que se recuperará en unas semanas y que tendrá que permanecer en “El Miedo” hasta que se recupere. Por otra parte; Marisela, con ayuda de su padre Lorenzo, se da cuenta de que ella está enamorada de Santos. Más tarde, Marisela va a visitar a Santos, pero Doña Bárbara la vuelve a echar de su casa, aunque Santos la exige que le deje que Marisela le visite porque ella es de su familia. Después, Doña Bárbara le dice a Santos que, aunque ella luchó contra ese sentimiento, ella se enamoró de él. Mientras que, Cecilia se siente atraída por Antonio cuando le encuentra desnudo en el río.

Cecilia se siente atraída por Antonio
Después de confesarle que le ama; Bárbara le pregunta a Santos si él la ama, y Santos la responde que jamás podría amar a una mujer que ha cometido tantos crímenes. Y después, Bárbara le confiesa a Eustaquia que está realmente enamorada de Santos y que temblará la tierra cuando sus cuerpos se unan, y esto lo escucha Santos, que besa apasionadamente a Doña Bárbara. Los habitantes del pueblo se toman el atrevimiento de ir hasta la hacienda de Doña Bárbara para festejar que Santos se recuperó y, allí, el comandante Pernalete y Mujiquita son capaces de aconsejarle a Santos que le robe la hacienda a Doña Bárbara, después de enamorarla, a pesar de que éstos son aliados de la Doña y, después, esto se lo cuenta Eustaquia a Bárbara, por eso, ella apunta con una pistola a Pernalete, y le dice a Mujiquita que su esposa Josefa le es infiel con su mejor amigo (el comandante Pernalete). Y después, Doña Bárbara echa a todos de su casa, ya que Santos se empeora. Mientras que, Cecilia comienza a sentirse atraída por Antonio, además, él es capaz de curarle un corte que se hizo en el dedo, besándola en la herida. Y Doña Bárbara se da cuenta de que Antonio se enamoró de Cecilia y, así, se lo dice a ella, que la aconseja que se dé una oportunidad con el joven, aunque ella diga que él podría ser su hijo por la diferencia de edad que existe entre ambos, además, ella lo ve como un pecado. Al día siguiente, Santos le pide a Bárbara que le deje de vigilar porque se siente acosado, y ella le dice que ya no le demostrará más veces que ella le ama hasta que él vuelva a buscarla, advirtiéndole que se quedará esperándole entre las sobras.

Santos y Bárbara se funden en un beso apasionado
Eustaquia regaña a Santos, al que ya le dieron el alta para regresar a su hacienda, y ésta le pide que no haga sufrir a Bárbara. Aunque el Coronel Pernalete y Josefa tratan de desmentirle a Mujiquita que ellos son amantes; Mujiquita cree es cierto que su mujer le es infiel con su mejor amigo. Para conquistar a Santos; Doña Bárbara permite que su hija Marisela visite a Santos. Para que no sospeche que ella mató a su padre (Apolinar); Doña Bárbara le manda a un pueblo a Orestes Prieto (el hijo de Apolinar), diciéndole que la dijeron que podría estar por allí. Después de haber visitado a Santos; Doña Bárbara le dice a su hija Marisela que ella podría pagarle los estudios para que sea maestra, aunque Bárbara lo hace para separarla de Santos, y Marisela se da cuenta de los verdaderos propósitos de su madre y no acepta su dinero. En el bar del pueblo; Balbino juega a las cartas con unos hombres, dándose cuenta de que uno de ellos es Julián Barreto, uno de los hombres que Bárbara le confesó que la violaron. Mientras tanto; Santos esta vez busca a Bárbara, que se funden en un apasionante beso...

Del 4 al 29 de agosto de 2008