Jorge Enrique Abello

Jorge Enrique Abello:
“Haber llevado los tacones
puestos, dolió mucho”

El actor colombiano Jorge Enrique Abello se mete ‘En los tacones de Eva’. Después de ser el atractivo presidente de una empresa de modas, que enamora a su fea secretaria para salvar su compañía y que acaba locamente enamorado de ella; Don Armando, como es reconocido en el ámbito mundial Jorge Enrique Abello, por el éxito de ‘Yo soy Betty, la fea’, encarna ahora una trilogía dentro de un mismo dramático.

Interpreta a Juan Camilo en ‘En los tacones de Eva’, un machista empedernido. Al español Juan Sáyago, un conquistador frío y calculador, y a Eva María León Jaramillo, una paisa, con la que pretende llegar al corazón de su amada Isabella, interpretada por Mónica Lopera.

-Su público no olvidará a don Armando, ¿cómo mide la fama que le generó este personaje?
El mundo entero me reconoce como don Armando. Aunque eso tiene sus desventajas; no puedo ir a lugares públicos porque siempre las personas me persiguen, me acosan y, muchas veces, siento que no tengo privacidad. Se me hace difícil escoger un sitio de vacaciones.

-¿Cree que a sus clones les habrá ido tan bien?
Vi sólo pedazos de las escenas de otros actores interpretando a don Armando y creo que son propuestas y direcciones diferentes. He visto cosas muy entretenidas y divertidas. Realmente, me han gustado y no tengo muchas quejas sobre ellos.

-¿Volvería a amar a alguien como a Betty?
Claro, Betty fue mi gran acierto. La volvería amar perdidamente.

-Y Ana María Orozco, ¿qué lugar ocupa en su vida?
Ana María goza de mi admiración. Es buena amiga, excelente actriz y un ser humano hermoso.

-Al igual que Eva, ¿mordería algún fruto prohibido?
Siempre estaría dispuesto a comerme una manzana prohibida.

-¿Cómo describe usted a esta mujer con alma de hombre?
Es un hombre vestido de mujer, y por temor a ser descubierto, habla hasta hipnotizar con sus palabras. Es una mujer extraña delante del resto de sus compañeras porque a Eva le gusta mucho el aguardiente, tiene una personalidad dominante y hasta está de acuerdo con los hombres sobre el análisis que hacen de las mujeres. Para mí es un verdadero disfraz.

-En la novela se mete en la piel de tres personas, ¿cuál de las interpretaciones le complica más la existencia?
El papel de Eva María para otros puede resultar traumático, por lo de vestirse de mujer, pero en realidad al que le pongo más esfuerzo es a Juan Camilo, porque de allí salen las otras dos interpretaciones. No es el protagonista tradicional; es un hombre malicioso y hace cosas poco convencionales para la personalidad del clásico protagonista de novelas.

-¿Es decir, que meterse en los zapatos de una mujer no es nada complicado?
No se me ha complicado reflejar su feminidad, lo difícil es estar lleno de maquillaje, transformar mi cuerpo en el de una mujer con ayuda de prótesis, de faja, de peluca, ponerme medias largas.

-¿Qué aprendizaje le ha dejado esta experiencia?
Aprendí que ser mujer es muy difícil y que tienen razones de peso para estar malhumoradas.

-¿Ahora las comprende?
No comprendo por qué se aferran a una tortura como ésta. Haber llevado los tacones puestos, dolió mucho.

-¿Quiere decir que le supuso un reto dominar los tacones?
Fue algo que aprendí bien.

-Después de ser testigo directo del éxito de Betty, la fea, ¿qué cree que caracteriza una buena historia de telenovela?
Una buena historia debe mostrar la humanidad de los personajes. Debe mostrar la verdad de las situaciones o, por lo menos, circunstancias verosímiles y sobre todo, es necesario una anécdota que enganche al público, algo así como que si un televidente no ve una escena no pueda dormir.

-¿Le parece que la historia de ‘En los tacones de Eva’ cumple con esas cualidades?
Seguro que sí. Es una novela atrevida, muy bien diseñada, en su estructura rompe con mitos. Es una historia ambiciosa que se propone a contar algo muy bien. Éste es el tipo de historia que me gusta.

-¿Cuánto se pueden querer una costeña y un cachaco?
Si logran superar algunas frustraciones y uno que otros detalles, creo que pudieran quererse para toda la vida.

-Cómo hombre, ¿qué le critica a los machistas?
La ignorancia y el miedo que tienen de entregarse a las mujeres, eso principalmente.