Sergio Osorio dirige ‘Aquí no hay quien viva’


"En la comedia, el ridículo es interesante", asegura el director de la nueva serie del Canal RCN, que es una adaptación de la serie española ‘Aquí no hay quien viva’. Osorio ya ha dirigido varias telenovelas como ‘La viuda de la mafia’, ‘Hasta que la plata nos separe’ y ‘Perro amor’, y le apuesta de nuevo a la risa.

Adaptada a situaciones colombianas, pero con un lenguaje no tan local, la trama se desarrolla en el edificio Salsipuedes, una vieja construcción en la que se entrelazan las historias de un portero, tres matronas desocupadas: una viuda, una separada y una solterona, un par de gays, uno declarado y el otro negado para reconocerlo; una voluptuosa dama aspirante a modelo y una tímida joven de mala suerte en el amor. No son los únicos, hay más personajes a los que el propio Osorio, director de la trama, les puso su tono en el vocabulario y su guía en los gestos.

-¿Qué le llamó la atención de ‘Aquí no hay quien viva’?
Los libretos y los textos son muy buenos. Y cuando eso se tiene, vale la pena contratar un buen elenco. Hicimos una adaptación al humor nuestro, sin que necesariamente se viera local. La forma de hablar de los españoles es muy agresiva y eso fue lo que cambiamos un poco.

-¿Le resultó difícil conseguir ese tipo de personajes que se vieran un poco chabacanes?
No diría que el adjetivo es chabacán. Diría que son personajes que están rozando con la caricatura sin ser llevados a la exacerbación de la caricatura.

-¿Fue complicado buscar ese elenco?
No, por fortuna tenemos actores muy buenos en comedia. En audiciones me demoré un mes, fue un proceso bien rápido.

-¿Qué es lo más difícil en la puesta en escena cuando se hace comedia?
Es más de cuidado. Hay que tener un criterio muy preciso para divertir. Saber qué logra hacer reír y qué no. Qué es chistoso y que no.

-¿Cómo hace para que la comedia no raye en el ridículo?
Pero el ridículo es interesante.

-¿Es decir que ‘Aquí no hay quien viva’ es ridícula?
No, quiero decir que es un ingrediente necesario para hacer reír. La comedia está hecha de clasismo, de ridículos, de tragedia, de una cantidad de cosas que la hacen humorística y crean la situación de humor.

-¿Y cómo hace para que todos esos aspectos no caigan en lo ordinario?
Eso es de cuidado, tiene que ver con la estética. Es un planteamiento estético. Lo ordinario causa rechazo, no causa risa, entonces qué sentido tiene ser ordinario si no vamos a hacer reír.

-¿Son actores bastantes populares, funciona más ese tipo de televisión ahora?
Lo que pasa es que el público colombiano es más popular que de estrato seis. Y entendemos lo popular como la gente de bajos recursos que no pudo tener una educación muy alta, que tiene conflictos sobre como se las arregla para pagar un recibo del servicio y esas cosas que valen la pena narrar. Pero el conflicto de un niño millonario que piensa entre ir al club o no, no es atractivo, entonces la gente sí prefiere lo popular.

-¿Es más fácil hacer comedia que poner puestas en escena como las que dirigió antes como en ‘Perro amor’, ‘¿Por qué diablos?’ y demás?
La comedia es tan difícil como las otras. Hacer reír no es fácil. Poderse burlar de la tragedia y poder burlarse de uno mismo o de una situación es complicado. Me divierto más haciendo comedia y acción. Hacer un melodrama plano y clásico, sin hablar mal de ese genero, me aburriría mucho.

-¿Entonces ya no volvería a dirigir una ‘Sofía, dame tiempo’?
Me costaría mucho trabajo. Son melodramas clásicos, blancos. En los que se ven la buena pura y la mala corrosiva y eso de verdad me aburre profundamente.

-¿Cuál de sus proyectos lo ha emocionado más?
Por fortuna casi todos me han emocionado. Desde mis inicios en ‘Cartas de amor’, que adoro profundamente; ‘Perro amor’, ‘¿Por qué diablos?’, que me divirtió mucho. ‘La viuda’ también fue interesante... He hecho un conjunto de proyectos que al analizarlos han sido distintos, no han sido la novela blanca tradicional.

-¿En dónde radica el éxito de una historia?
El elenco para mi es fundamental. Son ellos los que le dan sentido a la cosa y ayudan a llegar al punto que uno quiere contar. Cuando el canal impone al actor no es lo mismo.

-¿Y en el Canal RCN tiene carta abierta para elegir a sus propios actores?
Sí, por fortuna he tenido un apoyo muy grande y eso es grato.

-¿Que tanto se involucra con los actores en la creación de los personajes?
Mucho. Le doy un norte a cada actor. Sobre todo cuando todos hacen parte de un universo como en este caso. Si el violín no suena bien, la orquesta no suena bien.

-¿Le asusta sus ‘Vecinos’, Robinsón y Flora, que pronto llegarán a Caracol?
Todo trabajo merece respeto. Somos colegas y ahí sí como dice el dicho, que gane el mejor. No me trasnocha tener bajo rating (risas).