Sin Senos no hay Paraíso

Doña Hilda fue secuestrada

Catalina se reencuentra con El Titi
Cristina le confiesa a Bayron que un hombre casado la dejó embarazada, y ella le pide que, a cambio de una gran suma de dinero de éste, él podría hacerse pasar por el padre del hijo que ella espera, y Bayron acepta. Después de viajar todo el día huyendo del hombre al que una de ellas golpeó por intentarse sobrepasar con ella; Julieta, Natalia y Lina logran despistan a ese camionero y siguen su camino hasta llegar al pueblo donde se encuentra Fernando Rey; pero, al despertarse, ellas se dan cuenta que el camionero las está esperando a las afueras del hotel donde se quedaron a pasar la noche, aunque ellas le rocían con el gas de un extintor y le golpean con un palo para poder libarse de él y seguir con su viaje. Cuando Octavio descubre a Catalina besándose con Mauricio; Octavio se pone furioso y echa de su casa a Catalina y Yésica. Después de enterarse de que El Titi está en Colombia, que Cardona fue detenido en Cuba y que Morón está desaparecido; Catalina va hasta el apartamento de El Titi, donde él la exige que le enseñe sus nuevos senos y, después, él la da celos, hablando por teléfono de forma muy cariñosa con otra mujer. Convencido por Bayron; Albeiro visita a Doña Hilda, dándose cuenta de que su casa está muy descuidada y, más tarde, ella se pone celosa cuando él la dice que tiene muchas ganas de ver a Catalina. En el momento que Lorena se da cuenta de que su hija desapareció; Julieta, Lina y Natalia llegan hasta el pueblo donde vive Fernando Rey y se hospedan en el hotel Frontera del Sol, ya que así se lo aconsejó Karen (la amiga de Lorena).

Yésica comienza buscar clientes para Catalina
Antes de irse del apartamento de El Titi; éste le dice a Catalina que él no envío dinero para su cirugía, y Catalina le confiesa a El Titi que Lorena quería meterle heroína en las prótesis de sus senos para transportar la droga de Colombia a México. Mientras; Doña Mariela (la madre de Albeiro) le confiesa a Doña Hilda que Albeiro viajó a Bogotá. Después de llegar al hotel; Lina y Natalia se abofetean porque Natalia no quiere acostarse con los narcos, mientras que Lina sí lo haría, pero favorablemente Julieta logra que ellas se reconcilien y bajan a la piscina del hotel para llamar la atención de los narcos. En el colegio, Cristina le exige una gran suma de dinero a Hernán (el Rector), a cambio de que ella no diga que él es el verdadero padre del hijo que espera y que la amenazó con hacerla repetir el curso, si ella no se acostaba con él. Con el ordenador que Yésica le robó a Octavio; Yésica comienza a buscar a narcos con los que Catalina se podría acostar, y entre los primeros se encuentra Marcial Parrera (un viejo narco, bajito y regordete). Cuando Albeiro llega a Bogotá va a la dirección que Catalina le dejó a su madre, llegando a la casa de Octavio, que está furioso porque le han robado el ordenador, y le dice a Albeiro que Catalina y Yésica se han ido a prostituirse.

Bayron se hará cargo de un hijo que no es suyo
Yésica lleva a Catalina hasta la casa de Don Marcial Parrera (un viejo que fue narco, bajito y regordete), para que ella se acueste con él, pero Catalina se queda muy defraudada al verle porque a ella no le gusta, y Marcial se compromete en llevar a Catalina a la finca de Girardot al día siguiente para acostarse allí con ella. Después de que Octavio se disculpase con Albeiro por haber dicho que Catalina estaría prostituyéndose; Albeiro le confiesa a Octavio que conoció a Catalina en el colegio cuando ella jugaba al balón y le dio sin querer con el balón y él hizo que estaba mareado y, aunque Albeiro y Octavio saben que Catalina es muy dulce, ellos reconocen después de emborracharse que Catalina siempre ha sido muy manipuladora. Además, Albeiro, borracho, le confiesa a Octavio que se está acostando con su suegra. Más tarde, Bayron telefonea a su hermana Catalina y la pide que regrese a Pereira, confesándola que su mamá se intentó suicidar porque se encuentra muy sola. Poco Después, Bayron le confiesa a su mamá (Doña Hilda) que se hará cargo del hijo que está esperando Cristina, aunque no sea de él.

Natalia huye de los secuaces de Fernando Rey
Después de que Albeiro le confesara que él está enredado con su suegra Doña Hilda; Octavio le cuenta a Albeiro que él se enamoró de Catalina nada más verla. Y al día siguiente, Octavio le aconseja a Albeiro que regrese a su pueblo y, así, lo hace, advirtiéndole de que Catalina le está engañando porque ella no es modelo y anda en malos pasos junto a Yésica. Y Hernán (el Rector del colegio) le confiesa a Albeiro, que le brinda su amistad, que se siente muy solo y que se atormenta de haber tratado mal a su hija Natalia. Finalmente, Julieta y Lina son las únicas que se aventuran a viajar con unos mafiosos para conocer y conquistar a Fernando Rey, mientras que Natalia siente miedo y decide esperar a sus amigas en el hotel, además, ella telefonea a su madre, que la confirma que ella y su padre ya saben que se operó los senos y la pide que regrese a la casa confesándola que su padre cambió y se convirtió en una buena persona. Por otra parte, Catalina y Yésica pasan todo un día en la playa y en un lujoso hotel junto a Don Marcial Parrera (un viejo que fue narco, bajito y regordete), para que Catalina se acueste con él y, tras navegar por el mar con motos acuáticas, Catalina recibe una llamada telefónica del cirujanos Mauricio Contento, advirtiéndola que debe de ir a su lado para que viaje a México, amenazándola con matar a su madre si ella no lo hace, ya que así se lo advirtió Martínez. Más tarde, Natalia llama por teléfono a Yésica y la pide ayuda porque tiene miedo de que a Julieta y Lina las ocurra algo malo. Mientras tanto, Julieta y Lina conocen a Fernando Rey, que se siente atraído por ellas y comienza a comprarlas ropa y las ofrece su casa, aunque él pide que investiguen a las chicas y, cuando los secuaces regresan al hotel donde se hospedaban, ellos descubren que Natalia sigue allí y ella huye, por miedo, con el coche de Julieta...

Catalina sigue prostituyéndose
Aunque Natalia intenta huir de los secuaces de Fernando Rey; ellos logran capturarla. Y poco después, éstos llevan a Natalia con Fernando Rey, y éste se pone furioso por haberle mentido al decirle que Natalia viajó a México y encierra a Julieta, Lina y Natalia en un calabozo de su mansión. Mientras que, Marcial le pide a Catalina que se case con él porque se enamoró de ella y, aunque él la trata muy bien y ella se siente muy querida; ella se deja llevar por los consejos de su amiga Yésica y se va a acostarse con otros narcos, incluso, Catalina tiene que acudir a la cárcel para acostarse con un narco. Además, Pelambre (el escolta de Marcial) le confiesa a su patrón que él también se enamoró de Catalina, solamente con verla, dándose cuenta de que ella tiene un encanto especial que enamora a los hombres.

Catalina reconquista a Albeiro
Cuando se entera de que Catalina volverá a la casa; Albeiro va a la casa de Doña Hilda y allí ellos vuelven a hacer el amor y, más tarde, reciben a Catalina, como si no pasara nada entre ellos, y todos las felicitan por sus nuevos senos. Con la intención de romper su relación con ella; Albeiro va a hablar a solas con Catalina y la dice que ella ya no la quiere porque no la cree que ella esté modelando y la dice que ya no es el mismo imbécil al que va a engañar, pero ella vuelve a conquistarle y hace que la crea, cuando le dice que se operó con sus ahorros en el modelaje y, además, ella le jura a Albeiro que jamás estuvo con otro hombre, y Albeiro y Catalina se van a un hotel y hacen el amor por segunda vez. Al día siguiente, Doña Hilda recibe en su casa a su hija Catalina y, furiosa, Doña Hilda le da una bofetada a Catalina cuando ésta la dice que pasó la noche en un motel con su novio y, por eso, Catalina decide irse a Bogotá junto a Yésica.

Doña Hilda descubre que Don Antonio le robó sus diseños
Después de que Catalina se regrese a Bogotá; Albeiro va a darle una explicación a Doña Hilda, aunque ella se pone furiosa y, a pesar de que la dice que él ama a ella y a Catalina; Doña Hilda le deja muy claro a Albeiro que no quiere volver a verle hasta que él decida mudarse a su casa y hacerla un hijo. Cuando Jorge (el aliado de Martínez) iba a capturar a Catalina y a Yésica; unos policías aparecen por la calle y no pueden secuestrar a Catalina, pero Jorge ha pensado que secuestrando a Albeiro, podrá hacer que ella viaje a México. Más tarde, Lorena le confiesa a Martínez que José Miguel Cárdenas sabe dónde se encuentra su hija Julieta y que le ofreció decirle su paradero, a cambio de que le dijese dónde se esconde Martínez, pero ella no le delató, aunque le pide a Martínez a averiguar si Julieta está con Fernando Rey. Cuando Doña Hilda ve los regalos que la trajo su hija Catalina; Doña Hilda se da cuenta de que su hija la compró sus propios diseños de ropa íntima y, en ese momento, furiosa, va a la fábrica de Don Antonio y se enfrenta a él por haber vendido sus diseños sin su permiso y haciéndose pasar por el diseñador de la ropa íntima, y ella decide llamar a las confecciones donde producieron sus diseños, pero Antonio se adelanta y golpea con un objeto a Doña Hilda, que hace que ella se desmaye. Después de darla un golpe en la cabeza; Don Antonio amarra con cuerdas a Doña Hilda y la da un calmante y, después de confesarla que siempre ha sido un fracasado y que jamás ha podido ser exitoso, él la dice que continuará robándose sus diseños.

Catalina humilla a El Titi
Don Antonio secuestra a Doña Hilda y la deja encerrada en un cuarto donde la obliga a dibujar diseños para él, además, él la trata muy bruscamente y la hace dibujar todo el tiempo. Mientras que, Albeiro y Bayron siguen buscando desesperadamente a Doña Hilda. Por otra parte, El Titi se comunica con Yésica para poder acostarse con Catalina, pero ella se da el lujo de humillarlo y le rechaza sexualmente, como él lo hizo la primera vez con ella cuando tenía los senos pequeños, aunque él la amenaza con una pistola, diciéndole que él es un imbécil que solamente la produce lástima, además, ella le dice que si él la mata llamaría Yésica a la policía y le delataría. Aprovechando que Fernando Rey viajó por unos días, los secuaces de éste sacan a Julieta, Lina y Natalia de la celda donde las tienen encerradas y las llevan a una piscina para verlas desnudas.

El Titi intenta matar a Catalina y Yésica
Furioso por el rechazo de Catalina; El Titi manda a sus secuaces que maten a Yésica y a Catalina. Pero, Catalina y Yésica se dan cuenta de que ellas están en peligro y avisan a Marcial para que las ayude, e inmediatamente él manda a sus escoltas y, tras un tiroteo, los escoltas de Marcial logran ahuyentar a los hombres de El Titi. Mientras que, en México; Julieta, Lina y Natalia seducen en la piscina a los secuaces de Fernando Rey y, allí, Julieta se las ingenua para robarles las pistolas y ellas se escapan de la finca y, cuando pensaban que les habían perdido, los secuaces de Fernando Rey las vuelven a capturar.

Bayron y Albeiro rescatan a Doña Hilda
Mientras Albeiro y Bayron buscan a Doña Hilda; Don Antonio es capaz de pegar una bofetada a Doña Hilda cuando ella pide auxilio a gritos. Además, Albeiro y Bayron están casi seguros de que Don Antonio tiene secuestrada a Doña Hilda porque creen que éste se robó los diseños de ésta. Y Bayron sigue a la esposa de Antonio (Doña Griselda) para averiguar donde vive éste. Después de amenazar a Don Antonio y a su esposa con una pistola; Bayron logra que el miserable de Don Antonio les lleve hasta el lugar donde secuestró a su mamá, además, uno de los amigos de Bayron se atrevió a disparar en la pierna a Antonio, y Bayron quería matarle por haber secuestrado a su mamá y por robarla los diseños, pero Albeiro y Doña Hilda no se lo permitieron. Por la noche, Catalina va a una cena romántica con Marcial y le confiesa que la quería matar El Titi porque le rechazó sexualmente y que le amenazó con delatarlo ante la policía. Y más tarde, para salvarla y porque la ama, Marcial la pide a Catalina que se vaya a vivir con él, ya que los mafiosos tienen un pacto de no hacer daño a los miembros de su familia, además, Marcial la dice que si ella no acepta tendría que matar a El Titi para que no intente nuevamente matarla. Cuando Lorena descubre que Fernando Rey tiene en una finca del norte de México a su hija Julieta; ella está dispuesta a llevar a Catalina hasta allí para que seduzca a Fernando Rey y poder liberar a su hija.

Catalina está dispuesta a casarse con Don Marcial
Catalina acepta la propuesta de Don Marcial y, poco después, Catalina se va a vivir como su mujer a la mansión de Don Marcial, además, ella se lleva a Yésica; y Marcial la ofrece 10 millones mensuales por estar a su lado. Y más tarde, gracias a las cámaras de seguridad que tiene en toda su mansión; Don Marcial se da cuenta de que Yésica le estuvo robando joyas y objetos valiosos de allí, pero Marcial no quiere delatarla por ahora. Y en ese momento, Don Marcial se da cuenta que Yésica le está ofreciendo mucho dinero, a cambio de acostarse con unos narcos, y que Catalina prometió pensárselo, a pesar de que Catalina le prometió a Marcial que no le sería infiel. Mientras que, Don Antonio le agradece a Doña Hilda que se opusiera a que la matasen, además, él parece ser que está arrepentido y la pide que vaya al día siguiente a su empresa para darla el cheque con el dinero que ganó por la ropa íntima que ella diseñó y pretende autoculparse de haberle robado sus diseños. Mientras que Doña Hilda festeja con su hijo y brinda por Albeiro por haberla hecho sentir nuevamente amor; Jorge (el escolta de Martínez) secuestra a Albeiro para chantajear a Catalina con su vida. Cuando Yésica recibe la llamada telefónica de un mafioso que se hace pasar por un amigo de Martínez ofreciéndola mucho dinero a cambio de acostarse con unas chicas; Yésica rechaza la propuesta porque ella y Catalina sospechan que es una trampa de El Titi para matarlas, y que en realidad es así.

Albeiro está secuestrado
Cuando Doña Hilda y Bayron van a buscar a Albeiro para que les acompañe a recoger el cheque de Don Antonio; Doña Mariela (la madre de Albeiro) les dice que Albeiro no fue a dormir a su casa. Después de hacer el cheque a Doña Hilda de 200 millones; Don Antonio se da cuenta de que se arruinará y por eso él decide suicidarse, disparándose en la cabeza, y la esposa de éste (Doña Griselda) se pone furiosa y rompe el cheque de Doña Hilda y deshace la carta que él dejó como despedida. Como no puede localizar a Catalina y a Yésica; El Titi planea matar a Doña Hilda para que así aparezca Catalina. En México, Martínez logra reunirse con Fernando Rey, que le devuelve a su esposa, y Martínez le promete que le traerá 300 kilos de cocaína desde Colombia, además, Martínez le dice que le traerá a Catalina, una princesita que le complacerá en todo, a cambio de que él le entregue a las tres mujercitas que esconde en su finca del norte. Por otra parte; Bayron le comunica a su patrón que se va a retirar porque así se lo prometió a su madre.

Marcial se enfrenta a El Titi por Catalina
Cuando Doña Hilda y Bayron ven en los periódicos que Don Antonio se suicidó; ellos se dirigen hacia la empresa de éste, donde allí se lo confirman. Por otra parte, Don Marcial visita a El Titi para comunicarle que Catalina se convirtió en su esposa y le pide a El Titi que no se la mate ni a ella, ni a Yésica; además, Marcial amenaza a El Titi con matar a su familia, si él manda matar a Catalina o a Yésica y, en ese momento, EL Titi telefonea a uno de sus escoltas para que no mate a Doña Hilda.

Catalina tendrá que viajar a México para salvar a Albeiro
Don Marcial le confiesa a Catalina que él la salvó la vida tras hablar con El Titi, confesándola que él quería matar a su mamá (Doña Hilda) y después a ella por haberle rechazado y amenazado con delatarle. Más tarde, Catalina telefonea a su mamá, y Bayron le recibe la llamada, que la regaña por no preocuparse por ellos, confesándola que Don Antonio le robó los diseños a su mamá, que la secuestró y después él se mató; además, él también le cuenta a Catalina que Albeiro está desaparecido. Y como se da cuenta de que siguen siendo pobres, Bayron se arrepiente y decide regresar donde El Hombre Oscuro y seguir trabajando en su organización. Al descubrir que su novio Albeiro está desaparecido; Catalina regresa a su pueblo y, allí, ella se encuentra con Jorge (el escolta de Martínez), que la obliga a viajar a México, a cambio de la libertad de Albeiro.

Julieta podría ser la hija de Fernando Rey
Catalina le dice a Doña Mariela (la madre de Albeiro) que un hombre la dijo que a Albeiro le tenían secuestrado, pero Catalina no se atreve a decirla que ella tendrá que viajar para México para que dejen en libertad a Albeiro. Y después de esto, Yésica sospecha que Lorena trabaja con Mauricio Contento y Jorge y, por esto, Catalina comienza a creer que ella podría tener cocaína en las prótesis de sus senos y que por eso quieren que viaje a México. Más tarde, Catalina ve de nuevo a su hermano Bayron junto a su amigo Balín, dándose cuenta en ese momento que él volvió a ser un sicario, pero él también la reprocha a Catalina que se esté prostituyendo. Poco después, Cristina le pide a Bayron que la ayude a decirle a sus papas que ella está embarazada. Cuando Fernando Rey llega a su finca; él intenta acostarse con las tres jovencitas, pero Julieta le recuerda que ella podría ser su hija, ya que abusó de su mamá (Lorena) hace los mismos años que tiene ella, por eso, Fernando Rey vuelve a encerrar a las tres en una celda y llama a un médico para que les haga una prueba de ADN a Julieta y a él para saber si ellos son parientes, aunque Julieta se invento eso para ganar tiempo y poder escaparse. En Colombia, Doña Hilda y Catalina se reconcilian, y Catalina la hace creer que viajará a México para modelar, además, ella la aconseja a su madre que debe de demostrar a todos que ella es la verdadera diseñadora y que Don Antonio la robó todos sus diseños. Mientras que, en México; Martínez le confiesa a Lorena que él está enamorado de ella y que por eso le está ayudando con su hija, pero Lorena le dice que aún no puede comenzar una relación, aunque ella le pide que la ayude a destruir a Fernando Rey para quedarse con su fortuna y sus negocios. Por otra parte, Catalina y Yésica se encuentran con Paola, Ximena y Vanesa, que las hacen creer que viajaran a México a reencontrarse con los narcos colombianos.

Albeiro intenta escapar y salvar a su novia
Cardona regresa a Colombia y se pone furioso cuando El Titi le cuenta que Catalina es la esposa de Marcial Barrera. Pero, Cardona no se da por vencido y, aunque El Titi le prepara una fiesta de bienvenida con varias jovencitas, él está obsesionado con Catalina y Cardona está dispuesto a pagar mucho dinero para volver a acostarse con Catalina, pero Yésica le dice que Catalina no está disponible, aunque ella le ofrece a sus otras amigas (Paola, Ximena y Vanesa), pero esta vez es él quien las rechaza porque dice que ellas ya pasaron de moda y quieren a otras chicas. Y Yésica no es capaz de decirle a sus amigas la verdad y las dice que las llamarán otro día; por eso, Paola, Ximena y Paola le comunican a su jefe (Don Jairo) que ellas ya no van a seguir trabajando en el burdel, agradeciéndole que les haya dado trabajo todo este tiempo, pero Don Jairo se enamoró de ellas y las pide que se queden un día más trabajando allí. Al día siguiente, cuando Ximena sale del burdel; Bayron la dice a su novia que no va seguir permitiendo que ella se siga acostando con hombres y, por eso, él rompe su relación con ella. Y cuando Yésica y Catalina se van al aeropuerto; ellas encuentran a sus amigas y se dan cuenta de que sus amigas se convirtieron en prostitutas. Más tarde, Catalina y Yésica se reencuentran en el aeropuerto con Mauricio Contento, que les da directrices para cuando lleguen a México. Mientras que, Albeiro le da un puñetazo al escolta que lo vigila y le roba el móvil para llamar a Catalina y decirla que no viaje a México, ya que él se enteró que la harán viajar a México a cambio de su libertad, pero Jorge y otro hombre llegan a tiempo para detenerle. En México, Julieta le dice a Fernando Rey, al que se dirige como si fuera su padre, que ella logró descubrir su paradero para encontrarle, a pesar de que Lorena la rogará que no le buscará; además, ella le dice que fue hasta allí para matarle para hacerle pagar por todo lo que le hizo a su madre y, después, un doctor les hace unas pruebas de ADN a Fernando Rey y a Julieta para saber si son padre e hija, y éste la dice que si ella le engañó, él la violará y la matará.

Catalina viaja a México, sin Yésica
Catalina no quiere viajar a México porque ella recibió un mensaje de Albeiro, que la pedía que no viajará y después unos hombres le detenían, y ella cree que esos hombres podrían haber matado a Albeiro. Mientras que, Mauricio Contento telefonea a la policía denunciando a Yésica y describiéndola para que la detengan haciéndoles creer que ella lleva droga en su estómago, ya que no quieren que Yésica acompañe a Catalina hasta México. Pero, Mauricio tiene que regresar para convencer a Catalina, que ella pide hablar con su novio antes de viajar, pero Jorge le informa a Mauricio que Albeiro está desmayado después de haberle dado una paliza al descubrirle llamando por teléfono a Catalina. Y Catalina logra hablar con Albeiro antes de viajar. Y Yésica es detenida y revisada para ver si transporta droga en el estómago, aunque Yésica no puede viajar por los exámenes que la hicieron. Dentro del avión, Catalina intenta salir para buscar a su amiga, pero ya es demasiado tarde y la azafata la detiene, ya que el avión estaba a punto de despegar. Después de que pasara una noche apasionada con Lorena; Martínez recibe la llamada de Jorge, que le avisa que Catalina ya está volando hacia México. Cuando iban en busca de Catalina al aeropuerto de México; Martínez y Lorena se dan cuenta de que los hombres de Fernando Rey les siguen, por eso, en una persecución, Martínez logra que el coche en el que iban esos escoltas caiga por un terraplén y después él tira un cigarro y salen ardiendo éstos con el coche.

Del 4 al 29 de agosto de 2008