Christian Meier


Tras estar alejado de la televisión durante un año, tiempo que aprovechó para poner su vida personal en orden después de su divorcio, el galán peruano Christian Meier ha regresado con un papel protagonista en ‘Doña Bárbara’.

Santos Luzardo es uno de los personajes más fuertes que le ha tocado interpretar en su extensa carrera y Meier no duda en propagarlo. “‘La Tormenta’ y ‘Zorro: La Espada y La Rosa’ fueron mis mejores entrenamientos para hacer ahora el papel de Santos, porque este es un hombre de mucho más carácter, que se enfrenta a situaciones complicadas", explicó el actor.

Meier, quien con este suma tres proyectos con la cadena Telemundo en Colombia, afirmó que se encuentra en su "mejor momento personal y profesional".

-¿Quién es Santos Luzardo, tu personaje en ‘Doña Bárbara’?
Este es un personaje maravilloso. Lleno de matices. Es un hombre muy culto, muy educado y además muy justo, pero una vez que regresa a su tierra y enfrenta a Doña Bárbara y a ese ambiente hostil descubre que él mismo tiene un lado salvaje; es decir, se da cuenta que él forma parte del paisaje.

-¿Cómo te sientes interpretando a Santos?
Muy bien, muy contento. Esta es una gran historia y además el reparto es excepcional. A Santos había que darle personalidad, carácter, porque es la única persona que se enfrenta a Doña Bárbara, que es un personaje muy fuerte; se necesitaba que la contraparte fuera un hombre bien plantado, que no le tuviera miedo y estuviera muy firme frente a ella.

-¿Qué diferencia tiene este Santos al Santos que encarnaste en ‘La Tormenta’?
Este es un hombre instruido, educado, estudiado y un profesional. Un hombre mucho más maduro y con un carácter más fuerte. Es el único hombre que le hace los pares a ‘Doña Bárbara’. Luzardo debe ser más cerebral que visceral. Es un hombre que mide cada consecuencia de sus actos.

-¿En qué se parecen Christian Meier y Santos Luzardo?
En el amor que ambos sentimos por la tierra que nos vio nacer. Santos es un hombre que se descubre a sí mismo en el llano. A mí me pasa lo mismo cuando estoy en Perú. Mi país es mi hogar, mis raíces, mi todo.

-¿Cómo te sentiste la primera vez que viste los llanos?
Maravillado. Es como ver el mar, pero en verde. Es una geografía totalmente distinta a lo que uno se imagina. Sobre la producción, me gusta que Telemundo nunca ponga límites a las necesidades de sus historias. Con ‘Doña Bárbara’, uno se transporta al llano, y si son necesarias dos mil cabezas de ganado, dicen: “Bueno, las traemos”. Es lo que me gusta, que se le mide al monstruo que le pongan.

-¿Cómo te sientes al trabajar junto a Edith González?
Me encanta, porque Edith es un icono de la televisión latinoamericana, todo mundo sabe quién es donde pasan las telenovelas latinas. Que a uno lo escojan para hacerle contrafigura, ya es un honor.

-¿Y qué nos puedes contar de Génesis Rodríguez?
Mientras Edith tiene una solidez en las tablas gracias a la cantidad de años que ha trabajado en televisión; Génesis es una niña muy talentosa, natural, actúa por instinto, pero nunca se equivoca. Estoy asombrado con su talento.

-¿Trabajar en una telenovela como esta llena de exteriores es diferente a hacerlo en las que se hacen básicamente en estudios?
Totalmente. A mí me encanta trabajar en este tipo de producciones. Quizás por la sensación de libertad que tienes, además este tipo de producciones implica mucho viaje y creo que no hay mejor manera de crecer que conociendo pueblos y culturas diferentes porque eso se te pega en la piel.

-¿Dónde te sientes más cómodo en el cine, la televisión o el teatro?
Lo que más he hecho es cine y televisión. La verdad la diferencia entre ambos medios es que en el cine tienes más tiempo para preparar el personaje, pero mientras en la televisión no te apuren me siento feliz.

-¿Hay algún personaje que te gustaría interpretar?
Indiana Jones.

-¿Te interesaría dar el salto al mercado anglosajón?
Cada cosas a su tiempo. Las cosas vienen solas y ahora estoy feliz haciendo lo que hago.

-¿Cómo te sientes de regreso a la soltería?
Nunca había estado tan feliz en toda mi vida. Estoy muy bien. Hace poco hablaba con alguien y le decía que nunca había estado tan feliz en mi vida. Tengo un trabajo maravilloso, una hermosa familia, no puedo pedir más. Mis tres hijos: Stefano, Taira y Gia siempre tienen la última palabra y yo creo que soy bastante bueno como papá.

-¿Cómo vas a defender tu interpretación en este personaje que es un icono de la literatura?
Un personaje no debe ser un icono de la literatura para defenderlo y construirlo con el mayor respeto. Si bien es cierto que Santos Luzardo es un personaje mítico de la literatura latinoamericana, merece un respeto y dedicación como cualquier otro personaje de ficción.

-Has vuelto nuevamente por tercera vez a grabar una telenovela en Colombia, ¿extrañas a Perú?
Llevo a mi país en el corazón por donde voy. Todos los días leo sus noticias por Internet y trato de ir a comer peruano cada vez que puedo. Traigo conmigo algunas fotografías tomadas desde mi ventana donde se ve el mar maravilloso que hay allá. Las miro todo el tiempo imaginando que estoy en mi balcón. Casi sin darme cuenta, he pasado acá (en Colombia) los últimos cuatro años. Acá soy muy feliz. Siempre digo que me tratan exageradamente bien y mejor de lo que un tipo como yo se merece. Lo que más disfruto de Colombia es lo mejor que tiene esta tierra: su gente.

-Edith González ha llegado a comparte con James Bond, en el sentido que no se despeina, no suda y siempre está exacto...
Es verdad (risas). En ese lugar grabé ‘La tormenta’ y ‘El Zorro’. El clima ya no me inquieta, los mosquitos ya no se me acercan, soy inmune a ellos. Ahora me divierto viendo cómo los demás se desesperan y la pasan muy mal

-¿Pretendes seguir en la televisión?
Estaré hasta que me canse. Creo que seguiré por mucho más tiempo en la pantalla chica. Me gusta y me divierte.

-Recientemente fuiste nombrado por una publicación mexicana como “El más guapo”...
Creo que lo primero es no creerse todo lo que se dice de uno. ¡Sería fatal! Y lo demás, es tener cosas más importantes en qué pensar, como la familia.