Génesis Rodríguez


En el papel de su vida, Génesis Rodríguez, interpreta a una joven que se disputa con su madre el amor del mismo hombre en ‘Doña Bárbara’.

Génesis Rodríguez enfrenta el papel que más recursos dramáticos y físicos requiere de ella. También es el que podría consagrarla como actriz o acribillarla como aprendiz.

En la telenovela ‘Doña Bárbara’, la joven encarna a Marisela, la hija del personaje titular, en la adaptación del clásico de Rómulo Gallegos que protagoniza Edith González a través de la Cadena Telemundo en los Estados Unidos.

-¿Qué nos puedes contar de Marisela, tu personaje de ‘Doña Bárbara’?
Confieso que tuve miedo de hacerlo, porque es un personaje de mucho peso. Se trata de un clásico de Venezuela y me siento muy orgullosa, es el papel de mi vida. Pienso que lo voy a hacer bien porque me pagan por hacer algo que es mi pasión; si gusta o no ya no está en mis manos.

-¿El personaje te ha requerido de un fuerte entrenamiento para poder realizar sus escenas?
Es una salvaje, sin educación; se crió sin padres, sola, en el llano y en el monte, es como un animal. Le encanta pelear. Es un personaje que requiere mucha energía y al final de las grabaciones termino reventada, muerta. Nada que ver con Rosita (su papel en ‘Dame chocolate’), que era más tranquila e inocente. Pero ésta tiene la maldad bien adentro.

-¿En qué consiste tu personaje?
Marisela comienza a disputarse el amor de este hombre, pero va creciendo y haciéndose mujer. Tengo escenas muy fuertes con Edith porque Doña Bárbara no quiere a su hija. Lo chistoso es que me llevo muy bien con ella en la vida real; es un amor de mujer, aunque frente a cámaras nos damos bofetadas. Lo bonito de esta novela es que todo el mundo tiene oportunidad de brillar. Me encanta como se trabaja acá, estoy tan feliz en Colombia que podría quedarme a trabajar por mucho tiempo.

-Tanto en tu personaje de ‘Dame Chocolate’, como en este, ha habido una transformación física, ¿esto ha sido un reto para ti?
Siempre son un reto hacer papeles que implican una transformación física. Aunque Rosita y Marisela no tienen el mismo cambio, ya que Rosita siempre era educada y ya ella tenía una base, mientras que Marisela empieza de cero, hasta que se convierte en una mujer y se puede defender ante el mundo con educación y obviamente un carácter.

-Esta vez, su cambió físico no fue una nariz postiza, pero sí una peluca y modales de una joven salvaje...
Yo tengo el pelo cortito pero no existen salvajes con pelo corto, entonces me pusieron una peluca que parte desde mi pelo, entonces cuando ella se va refinando le van cortando el pelo como lo tengo yo. Poco a poco, Marisela se va comportando mejor, más tranquila, empieza a hablar como una señorita de ciudad. Me encanta también porque ella tiene etapas en la novela que creo que todo el mundo va a disfrutar, por ejemplo cuando le enseñan a leer o a comer, hasta que se vuelve educada y todo eso es divertido.

-Te ha tocado estar al lado de dos grandes actores, como lo son Edith González y Christian Meier, que comparten los créditos principales, ¿qué te unión tiene tu personaje al de ellos?
A mí me toca con los dos, dos facetas de la vida de Marisela. Mi personaje no se lleva con su mamá, doña Bárbara y siempre están en un enfrentamiento pero la cosa más rara es que Edith es un encanto de mujer y para odiarla o que me caiga mal es muy difícil porque es súper linda. Con Santos (Christian Meier), es el primer amor de Marisela, entonces ella se monta encima de él y siempre está gritándole y de verdad es chistoso porque los dos nos reímos del comportamiento de Marisela hacía Santos y Christian ha sido muy suelto en aceptar que Marisela siempre este encima de él como una gata.

-¿En qué te pareces a tu nuevo personaje?
Yo diría que soy mucho más tranquila, que me encanta leer y no me gustan los conflictos tanto como Marisela, no me parezco en nada. Ahorita estoy buscando mi tiempo para hacer yoga, que yo lo descubrí este año y es lo único que me está manteniendo completamente balanceada con mis emociones y con mi cuerpo.

-Pese a que las grabaciones se llevarán en Colombia hasta el mes de diciembre, la estabilidad en tu vida personal te ha permitido sostener una relación sentimental...
Tengo novio, pero no les voy a decir quién es: puede ser artista. Ha venido a visitarme acá, donde estoy con mi mamá. Y mi padre también me visitó. Siempre hay tiempo para la pareja, hay que hacer tiempo, pero ahorita estoy totalmente enfocada en mi papel, en mi trabajo, obviamente hay que tener un balance de trabajo y de tu vida personal y yo creo que lo estoy manteniendo muy bien.

-¿Y has pensado en convertirte en madre y formalizar un matrimonio?
Claro yo me quiero casar y ser mamá un día no sé cuando será, obviamente Dios sabe cuando será mi tiempo para tener un hijo pero no estoy apresurada no digo que no tampoco porque a mí me encantan los niños y quiero casarme.

-¿Cómo te sientes de trabajar en Colombia por primera vez?
Me encanta trabajar acá, estoy súper feliz, hay que esperar que Dios mande lo que tenga que mandar, por lo menos ahorita yo estoy feliz trabajando aquí y no me lo esperaba así, como yo soy de Miami, yo soy una gringuita, pues yo estaba muy cómoda allá y yo pensé que esto iba a ser difícil para mí pero para nada, ha sido todo lo contrario.