Sin Senos no hay Paraíso

Albeiro se va a vivir
junto a Doña Hilda

Julieta y Natalia le salvan la vida a su amiga Lina
Catalina le pide a Marcial que la patrocine en el concurso de belleza de “Miss Chica Linda” y, a pesar de que Marcial se da cuenta de que Catalina le buscó para eso, él está dispuesto a seguir complaciendo a Catalina en todos sus caprichos. Aunque, más tarde, Marcial le pregunta a Catalina que si ella no es capaz de amar sin interés. Cuando Julieta y Natalia van a buscar a Lina; ellas se dan cuenta de que al padre de Lina le importa más el fútbol que su propia hija por lo que Julieta y Natalia abofetean a éste y, después de salvarle la vida a Lina llevándola al hospital, las tres deciden irse a vivir juntas y también visitan la tumba de la madre de Lina (Milena). Por otra parte; Paola, Ximena y Vanesa van al burdel de Don Jairo para volver a trabajar, además, éste las propone que trabajen “para domicilio”, yendo a las propias casas de los clientes para acostarse con ellos, y éstas aceptan porque así ganaran más dinero. Por la noche, Doña Hilda se queda cuidando a Albeiro y se queda dormida al lado de su amado, sin importarle a la madre de éste. Y al día siguiente, Doña Hilda le dice a Albeiro que, cuando la demuestre que la ama y cuando deje definitivamente a Catalina, ella le dará una nueva oportunidad.

Catalina se prepara para el concurso de belleza
Marcial le da una gran suma de dinero al encargado del certamen de belleza (Don Bonifacio) que Catalina se quiere presentar para que Catalina gane el reinado de belleza. Por otra parte, Lina, Natalia y Julieta comienzan a trabajar en su nuevo negocio de perros calientes. Además, Natalia quiere quitarse las prótesis de sus senos para demostrar a las muchachitas que puede triunfar sin tener los senos grandes, aunque a su madre no la molesta que tengan silicona en sus senos mientras que no usen sus senos grandes para prostituirse. Y más tarde, Julieta se pone muy triste al ver en un periódico que la policía tiene arrestada a su madre (Lorena), y ésta quiere volver a México para visitar a su madre. Después de irse Julieta a México; Lina y Natalia le piden a Albeiro que trabaje con ellas en su puesto de perros calientes, ya que ellas quieren seguir estudiando mientras tienen abierto ese trabajo. Y Natalia se siente atraída por el novio de Catalina. Lejos de allí, Bayron y Balín intenta matar a un importante hombre de negocios y a su familia, pero Bayron no se atreve porque no quiere asesinar a un bebé (el hijo de este hombre), por lo que Ramiro (El Hombre Oscuro) se pone furioso porque perdió mucho dinero, pero Bayron se enfrenta a él, preguntándole que qué haría si ese bebé hubiese sido suyo. Mientras tanto, Catalina se ocupa todo el tiempo para ganar su reinado de belleza: entrenándose físicamente, comprándose ropa y joyas, yendo a programas de televisión y teniendo todos los lujos que ella quiere, ya que Marcial se lo paga todo, y Catalina va siempre acompañada por Yésica, quien está cansada de soportar a Catalina.

Albeiro se va a vivir junto a Doña Hilda
Doña Hilda siente celos cuando ve a Albeiro tan unido a Natalia mientras ellos trabajan en el puesto de perros calientes y, después, Doña Hilda le da un día a Albeiro para que decida si él quiere rehacer su vida a su lado. Mientras tanto, Catalina visita a Mauricio Contento para pagarle la operación y para que la revise los senos, pues a ella la están molestando, y Mauricio quiere sacarle las prótesis, operándole nuevamente, pero ella quiere que la opere después del reinado de belleza; además, ella le amenaza con denunciarle por haber metido cocaína a más de veinte jovencitas en sus senos, pero él la quiere operar. Mientras Catalina recuerda nostálgicamente a Albeiro; él decidió mudarse a la casa de Doña Hilda, a la que la promete que la va a hacer un hijo, ya que Albeiro quiere rehacer su vida junto a Doña Hilda y, poco después, Doña Hilda le dice a Bayron que Albeiro vivirá con ellos porque comenzaron juntos una relación sentimental, y Bayron acepta felizmente la noticia y le pide que no vuelva a enredarse con Catalina. Y Bayron les dice a Doña Hilda y a Albeiro que él cree que Catalina se está prostituyendo, aunque ellos no lo quieren creer. Por la noche, Marcial quiere hacer el amor con Catalina, pero ella le rechaza, con la excusa de que no quiere trasnocharse, además, ella le prohíbe de que vaya con ella al concurso de belleza. Y al día siguiente, Catalina se pelea con una de las modelos que se va a presentar al mismo concurso de belleza que ella, y eso la perjudica a Catalina pues la prensa es testigo de eso y después ella contesta muy mal a la prensa.

Catalina ve entre el público del concurso a El Titi
Doña Hilda, Albeiro y Bayron se dan cuenta de que Catalina se presentó a un concurso de belleza, y a Doña Hilda la preocupa que su hija gane el concurso porque podría tener menos humildad de la poca que tiene. Mientras tanto, Marcial va hasta el concurso de belleza donde su amada Catalina participa, ya que él se enteró de los problemas que tuvo con una candidata y quiere estar allí para ayudarla y, a pesar de que Catalina se enfada porque se avergüenza de que la prensa se dé cuenta de que Marcial es su representante y amante, Marcial chantajea a un periodista para que no se publique el reportaje en el que Catalina se peleaba con una modelo, ofreciéndole mucho dinero, además Marcial amenaza a éste con matarle si él no acepta la propuesta. Y por la noche, cuando da comienzo el concurso de belleza, Catalina se da cuenta de que El Titi también está allí representando a otra candidata, mientras su familia la ve por televisión. A pesar de que Yésica la aconseja a Catalina que no debería de coquetear con El Titi porque está con Don Marcial; Catalina está obsesionada con El Titi, pero a Catalina la parece El Titi un hombre inteligente e interesante y quiere conquistarle. Y Doña Hilda se siente celosa al ver como Albeiro babea con Catalina cuando la ve en el reinado de belleza por televisión, pero Albeiro le dice a Hilda que la ama. Y cuando Catalina vuelve a pelearse con la misma candidata que aquella vez; Don Bonifacio (el director del concurso) las amenaza con echarlas de allí si vuelven a golpearse.

Doña Hilda siente celos al ver a Albeiro “babear” por Catalina
El jurado somete a una serie de preguntas a las candidatas del concurso de belleza y, entre otras preguntas, a Catalina la preguntan por los narcotraficantes y ella les responde que los narcos son muya amables porque ayudan a los pobres a salir adelante, además, Catalina les dice a los miembros del jurado que a ella no la gusta leer y una de las tonterías que ella dice es que cultiva su espíritu untándose muchas cremas por su cuerpo. Mientras que, El Titi le ofrece una gran suma de dinero a Don Bonifacio para que Catalina no gane el reinado de belleza. Cuando comienza el concurso de “Miss Chica Linda”; Bayron prepara en su barrio una fiesta con una pantalla grande para ver a su hermana Catalina en el concurso. Y cuando Catalina desfila por la pasarela del concurso; ella comienza a coquetear con El Titi, insinuándosele con la mirada, al igual que lo hace él con ella; y Don Marcial se da cuenta del coqueteo que se trae Catalina con El Titi, aunque Yésica le hace creer a Marcial que son impresiones suyas. Mientras tanto, Doña Hilda se pone celosa al ver como “babea” su amado Albeiro viendo a Catalina en la televisión, además, Albeiro la dice a Hilda que él sigue amando a Catalina, a pesar de que está intentando olvidarla para ser feliz con Doña Hilda y; después, ella se percata de que Natalia coquetea con Albeiro, ya que se da cuenta de que ella le acaricia y, todo eso, Doña Hilda se lo dice a Albeiro; y éste la dice que, si sigue así de celosa, tendrá que dejarla y seguir solo. Por otra parte; Vanesa y Paola siente envidia porque Catalina está en un concurso que a ellas también las gustaría, pero siguen apoyándola en el barrio. Mientras que, Ramiro (El Hombre Oscuro) y La Liebre se fijan en el presentador del concurso, ya que a ellos les gustan los hombres, y éstos sospechan que ganará la novia de El Titi porque él debió pagar para que ésta ganase.


Del 15 al 19 de septiembre de 2008