Vecinos


El pasado 1 de septiembre de 2008 el Canal Caracol lanzó su nueva telenovela: ‘Vecinos’, con Robinsón Díaz y Flora Martínez. El debut de la novela fue todo un éxito convirtiéndose en el estreno más visto de este año en Colombia, con un rating del 34,6% de share en hogares.

Para quienes creían que los cuentos de hadas no existían, llega “Vecinos”, una historia encantadora con príncipe azul, bruja perversa y seductores villanos encubiertos. No faltará el castillo, los secuaces y las hechiceras de los enamorados en los que Robinsón Díaz, Flora Martínez, Luis Mesa, Sara Corrales, Fernando Solórzano, Patricia Polanco, Kenny Delgado y muchos más, tejerán los hilos del amor y el desamor.

Con libretos de Ana Fernanda Martínez, Carlos Fernández de Soto y Andrea López y la dirección de Germán Porras “Vecinos” llega al las noches del prime time con mucha música. El tema musical de entrada, “Soy el que baila”, es la perfecta introducción para un rumbero que se goza la vida.

Érase una vez… Óscar, un taxista, buena gente, alegre, romántico y encantador, con una única debilidad: las mujeres y la rumba, razón principal por la que sus vecinos lo quieren bien lejos de su cuadra en el barrio y no saben que al protagonista de esta historia la vida le cambiará cuando acierte en el premio gordo de la lotería y la pregunta es ¿Qué tanto les cambiará la vida a sus vecinos?

Desde siempre, Óscar ha suspirado por Jessica, “todo un bombón” que se le ha resistido y quien sólo acepta su ofrecimiento de llevarla en su taxi a la inmobiliaria en donde trabaja para sacarle algo de provecho a tanta coquetería. Ambiciosa y de armas tomar, Jessica sabe de sus encantos y le habla a Óscar de su sueño de vivir en un edificio al norte de la ciudad. Él, derretido ante su seducción le promete que el día que tenga dinero a ella no le faltará nada y vivirá como una princesa.

Aunque la verdadera princesa de este cuento es Tatiana, una tierna, honesta y hermosa mujer quien trabaja en la inmobiliaria de su prometido Rodolfo y administra el “Fontainebleau”, edificio en el que vive. Cierto día Tatiana recibe una llamada de su novio y creyendo que por fin sellarán el compromiso de su matrimonio, corre a verlo pero resulta que sólo recibe una propuesta para convertirse en socia de la inmobiliaria. Decepcionada y molesta regresa a casa y encuentra que su vecina, doña Rosita, ha muerto de repente.

En ese momento Óscar es reservado para una carrera y debe llevar a Tatiana al funeral de su vecina. Al subir al taxi ella no puede evitar romper en llanto por la muerte de su amiga y más aún cuando ve el cementerio vacío. La escena la resulta tan conmovedora a Óscar que decide acompañarla en las obras fúnebres e invitarla a tomarse un trago para que se sienta un poco mejor. El problema es que Tatiana toma varios traguitos de más y es el mismo Óscar quien la regresará a casa, en sus brazos y borrachita, sin imaginar que Rodolfo la espera en la puerta de su apartamento y se encontrará con esta confusa escena.

El particular suceso los convertirá en buenos amigos y aunque ambos lo nieguen surgirá una fuerte atracción entre los dos, que los pondrá en aprietos cuando Óscar aconsejado por su mamá de invertir el dinero que ha ganado en la lotería cambie de barrio y se vaya con su música a otra parte. Óscar comprará un apartamento en el “Fontainebleau” y sus nuevos vecinos querrán sacarle los ojos al bullicioso personaje que les cambiará la vida.



PERSONAJES:


Robinsón Díaz es ÓSCAR
De profesión: taxista. Óscar es un tipo dicharachero, de muy buen humor, siempre alegre, incondicional, divertido y servicial. Melómano de tiempo completo podría considerarse el mejor bailarín de su género predilecto: el chucuchucu. Con su “tumbao” particular Óscar posee un innato poder de seducción ante las mujeres pero prefiere seguir conservando su título de soltero y dedicar su tiempo libre a su preciosura: su taxi. Devoto del Divino Niño los vecinos de su barrio reconocen que Óscar es una buena persona aunque siempre están intentando sacarlo porque a causa de sus fiestas, que suelen ser todos los días, olvidaron que es la palabra tranquilidad. Vive suspirando por Jessica, una de sus vecinas, pero ella no le da ni la hora y su corazón no conoce el amor hasta que encuentra a Tatiana y sentirá que por ella vale la pena enfrentar un ejército a dragones con llamas.

Flora Martínez es TATIANA
Tatiana es una mujer hermosa, educada, honesta, perfeccionista y trabajadora. Su principio de vida es la organización. Administra el “Fontainebleau” edificio en el que vive y es Gerente comercial de la inmobiliaria de su novio Rodolfo. Perdió a sus padres en un accidente automovilístico y aunque en el fondo es una romántica incurable se muestra ante los demás como una mujer fría y distante. Siempre soñó con un príncipe azul montado sobre un corcel y aunque espera contraer matrimonio en pocos meses y tener una hermosa familia, lo que no imagina es que su novio “ideal” la engaña con otra mujer y que su anhelado hombre no llegará a caballo sino en taxi. En el momento en que conoce a Óscar siente una fuerte atracción hacia él pero su diferencia de clases y de comportamientos la hace imponer distancia.

Sara Corrales es JESSICA
Jessica no conoce el “no” entre su vocabulario, porque se hace irresistible para los hombres y a través de ellos siempre ha conseguido lo que quiere. Vive al sur de la ciudad con su mamá, quien le alcahuetea su travieso comportamiento esperando que su muchachita consiga algún millonario de buen corazón y una abultada cuenta corriente para que le compre un apartamento al norte de la capital y un lujoso auto que se acomode al status imaginario que posee, por eso Jessica decidió convertirse en la amante de Rodolfo, el dueño de la inmobiliaria en la que trabaja como secretaria y aunque sabe que él está comprometido ella está dispuesta a soportar el “segundo lugar” si eso la hace merecedora de las comodidades que necesita. A Óscar, su encantador vecino no lo voltea ni a mirar porque ella jamás se fijaría en un taxista aunque repentinamente cambiará de opinión cuando él se gane la lotería.

Luis Mesa es RODOLFO
Rodolfo es un hombre aristocrático, descendiente de una familia adinerada y de abolengo. Es todo un don Juan, muy seguro de sí mismo y sobre todo de su billetera. Novio de Tatiana y amante de Jessica, Rodolfo acepta otra denominación si eso le permite estar con otras mujeres. Se cree el partido perfecto e imparte órdenes todo el tiempo. Sin embargo, su rol de galán le hace poseer cierto encanto ante el género femenino, que admira su clase, estilo, porte y los muchos ceros en su chequera. No le interesan los compromisos pero tampoco permitiría que a sus mujeres se acerque alguien más, en especial a Tatiana, su número uno. Otra desconocida faceta de este ladrón de cuello blanco es el manejo de negocios turbios en los que está dispuesto a involucrar a su novia con engaños para lavarse las manos si algo llegará a salirle mal, pero su as bajo la manga puede ser la carta equivocada.