Diego Cadavid, el rebelde revelado


Como la fotografía misma, es la vida de Diego Cadavid, un actor querido y a veces hasta polémico. A la hora de buscar una frase célebre para hablar sobre fotografía, estas son inútiles, porque hablar sobre fotos no sirve, lo único válido es mostrarlas.

Diego es más que una revelación de la actuación, es, más bien, un actor que revela con cada personaje, con cada una de sus interpretaciones a las que les da su toque único. Actualmente, Diego Cadavid se destaca en su papel del narcotraficante Pepe Cadena en la serie 'El cartel', una historia inspirada en el libro 'El cartel de los sapos' de Andrés López.

Aunque esta ya ha terminado de rodarse, el grupo de actores se reunió nuevamente para hacer unos capítulos extras, debido al éxito e impacto alcanzados.

-¿Cuándo se dio cuenta de que tenía que dedicarse a la fotografía?
Llegó un punto, después de doce años de televisión, en el que me cansé de las telenovelas, no me creía ese cuento, las mentiras, las temáticas sin profundidad y, afortunadamente, apareció algo a lo que hace rato no le paraba bolas, la fotografía. Me empecé a encarretar y comencé a estudiar y viajar, ahora es otra de mis pasiones más grandes.

-¿De dónde salió ese gusto por el revelado?
Mi papá me metió en un curso de fotografía. Muchos creen que lo tomé por moda o algo así, pero desde hace años lo tenía dentro de mí, ahora explotó y por fortuna le aprendí mucho a Mauricio Vélez. Viajé con él, lo asistía, nunca me enseñó nada, pero en el camino fui cogiendo confianza. Luego estudié en Miami y Nueva York, pero era lógico que después de doce años bajo las luces y las cámaras aprendiera y me llamará la atención aún más este cuento.

-Parece que está teniendo éxito en ambas carreras...
Afortunadamente sí. Estoy trabajando con varias revistas y he estado involucrado en varias campañas publicitarias. Mi reputación no la he hecho a punta de mi nombre, mis fotografías hablan por sí solas, de hecho, en este momento tengo una campaña participando en Cannes, algo que la gente no sabe, pero seguiré firme en lo que me enseñó un maestro en Nueva York: "De la fotografía no se habla, se muestra".

-¿Se puede vivir de la fotografía en Colombia?
Hace dos años yo alcancé estabilidad en el negocio, he logrado posicionarme en el mercado poco a poco y debido a 'El silencio', la empresa que fundé con mi hermano y mi mejor amigo, nos estamos dando cuenta de que se puede, aunque no es tan fácil, para lograr vivir de esto hay que tener paciencia.

-¿Cuál cree que sea la razón del éxito de 'El cartel'?
Una mezcla de realidad, elenco y la facilidad de poder romper los límites, no nos dedicamos a representar unos papeles, sino a vivirlos y apropiarnos de ellos, poniéndoles cada uno nuestro sello personal.

-¿Fue duro alejarse de la televisión para dedicarse a retratar con su cámara?
Literalmente me rebelé, me ofrecieron muchas novelas en Telemundo, en RCN, en Miami y a todas logré con muchos "huevos" decirles que no. A pesar de los millones que ofrecían me mantuve en lo que quería, en lo que pensaba que iba a llenarme en ese momento y ahora me está dando resultados.

-Usted bien podría ser el protagonista de varias producciones y telenovelas colombianas, pero siempre ha escogido el papel de malo, ¿le gusta?
Lo de ser famoso me da igual, antes sí lo disfrutaba mucho, pero ese cuento ya lo probé, ahora estoy centrado en hacer más cine, cosas en las que creo y ser aún más constante con mi empresa.

-¿El siguiente paso a seguir es la dirección de cine o televisión?
Involuntariamente creo que ese es mi norte, ya tengo los conocimientos musicales, estoy formándome en fotografía y la actuación me ha dejado lentamente ese sabor de querer hacer lo mío, por lo que creo que en algún momento la creación audiovisual estará encaminada hacia la dirección de clips.

-Parece que en lo profesional está todo bien, pero en lo personal quisiéramos saber, ¿por qué terminó con Lina Marulanda?
No podría hablar mal de Lina ni de nadie, ella me dio muchas cosas en la vida, me dio mucho amor, eso es muy valioso, pero lo que sucede es que somos dos energías distintas. En este momento de mi vida creo que soy un ser más pasivo y sensible, me gusta la tranquilidad y a ella le gustaban otras cosas. Ese es un punto en el que chocamos, por eso no funcionó.

-¿Cuál ha sido su rebeldía más grande?
¡Muchas! De pequeño me tatué en contra de lo que me decían mis padres, me echaron de un colegio por indisciplinado y me puse aretes. Una vez hasta me fui de un set de grabación. Sucedió durante la grabación de 'Las profesionales' porque una actriz no se sabía sus líneas.