La quiero a morir

Manuela y Sansón pasan
una velada romántica

Gonzalo impide que Manuela tenga negocios en el Club
Manuela habla con el administrador del Club para que puedan hacer negocio con los postres que ella vende, pero Gonzalo destruye sus planes y amenaza al administrador prohibiéndole que acepte la propuesta de su consuegra.

Sansón y Manuela se quedan solos en la finca de Cecilia
Cecilia le presta a su amiga Manuela el carro para que viaje a la finca un par de días para que descanse de lo que le ha pasado, pero en mitad de la carretera el carro se daña y Sansón corre en su búsqueda. Finalmente terminan en la finca de Ceci, sitio en el que estarán completamente solos.

Andrea está decidida a no tener el bebé que espera
Andrea entra en una grave depresión porque cree que Camilo no quiere saber nada de ella ni de su hijo, motivo por el cual decide no tener el bebé. Su tía Lucrecia le aconseja que desista de la idea y que ella se encargará del pequeño.

Jorge quiere separarse y dejar a Lucrecia en la calle
Jorge, decidido a separarse y entablar una demanda de divorcio contra Lucrecia, planea la separación de bienes para dejar a su esposa en la calle.

Jorge y la Pola se reconcilian
La Pola no aguanta más su tristeza y sale en busca de Jorge, al verla él le da tremendo beso y le dice que se separará definitivamente de su esposa, ella le advierte que mientras no haya firmado el divorcio, no estará con él.

Manuela y Sansón pasan una velada romántica
Sansón regresa a la finca empapado y Manuela muy conmovida le prepara una cena especial, mientras los sentimientos avanzan: Sansón le canta una canción, luego bailan, pero Manuela da por terminada la velada cuando comienza a sentir cosas muy raras en su corazón.

Juliana intenta persuadir a su hermana para que no aborte
Andrea le cuenta a Juliana que ya tiene cita en un centro médico especializado para practicarse el aborto, Juliana en medio de su desesperación llama a su mamá y le cuenta lo que su hermana planea hacer.

Deportan a Germán y él busca ayuda en sus hijas; Sonia y Catalina son amantes
Germán es deportado y al llegar al país no tiene más remedio que comunicarse con su hija Andrea para pedirle ayuda, ella y Juliana se niegan a verlo, pero será Claudio quien acuda a la fiscalía en su búsqueda. Cuando se encuentra con él le confiesa que su novia Catalina y la novia de su socio Sergio, eran amantes y planearon todo para dejarlos a los dos en la calle.

Del 22 de septiembre al 3 de octubre de 2008