Mijail Mulkay


Mijail Mulkay es el nuevo galán que adoptó la televisión colombiana. El actor cubano, quien reside hace cuatro años en Colombia donde ha participado en la serie ‘Padres e hijos’ y en la telenovela ‘La Ex’, es el protagonista de 'La quiero a morir', del Canal Caracol.

Aunque en su país ha protagonizado más de trece películas (‘Mientras esperas’, ‘Miradas’, ‘Hacerse el sueco’ y ‘Aunque estés lejos’, entre otras), ha estado en obras de teatro y ha trabajado en varios proyectos de televisión, es la primera vez en Colombia que obtiene el papel principal en una telenovela. Y él todavía no se lo cree. Pero él hace su trabajo y cumple con algunos de los requisitos que debe tener para ser la figura principal: Ya bajó casi diez kilos de peso.

Cada año visita Cuba, su país natal. Pero ha declarado que Colombia es su segunda patria. Aquí tiene su vida: mujer e hijos. Trabaja y siente que el respeto de la gente colombiana cada día crece y eso lo hace sentirse agradecido.

-¿Cómo te sientes de ser un nuevo galán de telenovelas?
Me da susto cuando pienso en lo de galán. Soy súper inseguro y para ser protagonista de una telenovela hay que cumplir con ciertas características, además, cuando me miro al espejo no veo un galán sino un galón. No me como ese cuento.

-Llegaste a Colombia detrás de un casting que te ofreció RCN para trabajar en 'La viuda de la mafia' y, después, intentaste encarrillarte en 'Los Reyes' y ninguna de las dos resultó, pero empezaste a tocar otras puertas, ¿pensaste que sería fácil comenzar una carrera artística en Colombia?
Sabía que no iba a ser fácil. Yo vengo de trabajar mucho en Cuba, soy graduado del Instituto Superior de Arte de La Habana, pero siempre tuve la capacidad de tener la mente abierta para volver a empezar y comenzar de cero y ahí voy, tratando de salir adelante.

-También conseguiste participar en 'La mujer en el espejo', de Telemundo-RTI, y después aceptaste estar en 'Padres e hijos' y dos meses después, la vida profesional y sentimental te comenzó a sonreír...
Así es. Me llamaron de 'La ex' para un antagónico y ahí despegué. En ese momento, mi vida emocional ya había dado un vuelco total y mi relación con Jackeline Arenal, con quien tengo una hija de 11 años, terminó por deteriorarse y nos separamos. Y conocí entonces a la actriz Alina Lozano.

-¿Cómo conociste a Alina?
La conocí en una fiesta que ofreció el flaco Solórzano en su apartamento y aunque pensamos que la cosa no iba tan en serio, hoy ya tenemos un hijo de un año y medio de edad. Alina es una persona muy especial en mi vida. Es una gran amiga, es una mujer muy bella no solo por fuera sino por dentro. Junto a ella he hecho algunas locuras que han resultado bastantes cuerdas. Monté un restaurante de comida cubana que luego vendí porque requería de mucho tiempo para atenderlo pero tuvo buena acogida.

-Sabemos que también has dirigido obras de teatro, ¿qué nos puedes contar de esta faceta?
He dirigido tres obras de teatro y ya estoy preparando la cuarta. La primera fue 'Yo soy cobano', después hizo el monólogo 'Azul', posteriormente realice, junto a Félix Antequera, 'Réquiem por un carnaval' y para octubre espero estrenar 'Cada loco con su tema', al lado de mi mujer.

-Para que te conozcan un poco mejor, ¿podrías definirte en pocas palabras?
Soy un hombre juicioso, casero y familiar.

-Tras tu personaje de hombre caballeroso en 'La quiero a morir', ¿te han salido bastantes admiradoras?
Pues no son muchas y cuando me entero que las hay es porque me cuentan. Yo más bien soy juicioso.