Sin Senos no hay Paraíso

La policía mata a Bayron

Catalina estuvo a punto de ganar el reinado de belleza

En el barrio de Catalina, cuando descubren que Catalina es una de las cinco finalistas del concurso de belleza; Vanesa dice que, si Catalina no tiene una mafioso que la respalde, perderá; y eso lo escucha Doña Hilda, por lo que se pone furiosa y dice que su hija no se junta con mafiosos. Y cuando empiezan con la ronda de preguntas para las tres finalistas; a Catalina la preguntan por los platos típicos y por los lugares típicos de la región a la que representa: Putumayo, pero ella no sabe ni tan siquiera donde se encuentra ese lugar y se inventa la respuesta, aunque las otras dos finalistas también contestaron estupideces a sus preguntas. Aunque Marcela Ahumada (la novia de El Titi) quedó como la tercera finalista en el concurso de “Miss Chica Linda”; Catalina tendrá que competir con la joven con la que se peleó en varias ocasiones, que se llama Valentina Roldán...

Catalina da dinero a Hilda y Albeiro para que compren un taxi
Aunque Don Marcial pagó 40 millones de pesos para que ganase su amada; Catalina queda en segunda posición y su competidora con la que se peleó gana el concurso, por lo que Catalina se pone como una histérica a llorar porque la robaron la corona. Y después, Marcial comienza a tirar tiros al aire, y el narco de la ganadora le responde también a tiros y, por esto, Marcial se tiene que ir inmediatamente con Catalina, su escolta y Yésica, huyendo de la policía y, más tarde, aparece Manolo muerto en su cuarto, y Marcial cree que fue El Titi quien mató al representante de la reina del concurso. Y al día siguiente, Marcial recibe una carta de Bonifacio, disculpándose y devolviéndole los 40 millones de pesos, que después éste se los regala a Catalina. Antes de irse a cumplirle con un trabajo muy importante a El Hombre Oscuro y a La Liebre; Bayron le promete a Cristina que regresará en una semana para que le presente públicamente ante sus padres como el padre del hijo que ella está esperando, y esta vez Bayron sin la bendición de su mamá. Cuando Doña Hilda y Albeiro estaban acaramelados durmiendo; Catalina llama a la puerta de la casa, y la hacen creer a Catalina que Albeiro se mudó a su casa para montar allí su taller de camisetas, diciéndola que se mudó porque él discutió con su madre Doña Mariela y, después, Catalina les entrega 10 millones de pesos a su mamá Catalina y Albeiro para que compren un taxi para que trabajen Albeiro y Bayron como taxistas; y Albeiro le confiesa a Catalina que él está trabajando con Natalia y Lina vendiendo perritos calientes, por lo que Catalina le pregunta qué si no le da vergüenza trabajar en ese lugar siendo el novio de una virreina, y Albeiro la contesta que no le da ninguna vergüenza estar trabajando decentemente. Mientras que, Doña Imelda le cuenta a su hija Yésica que se dice por el barrio que Doña Hilda y Albeiro son amantes, además, su madre también la dice que sus amigas están trabajando en un burdel; pero Yésica no le dice nada de esto a Catalina, y rápidamente Catalina y Yésica regresan con Marcial.

Catalina se acuesta con El Titi
El Hombre Oscuro (Ramiro) les advierte a Bayron, Balín y Jota que tengan cuidado con el hombre al que van a matar, pues él es un hombre muy importante, además, Ramiro les promete que le llevará a unas prostitutas para que se desfoguen con ellas. Mientras que, Catalina teme que a su hermano le pase algo malo, ya que ella sí sabe que su hermanito es un sicario y, en cualquier momento, podrían matarle; además, Catalina le dice a Yésica que notó demasiado distante con ella a su novio Albeiro y, aunque Yésica sabe que él está enredado con su madre Doña Hilda, ella no la dice nada. Y Catalina está cansada de Marcial, y quiere tener nuevas emociones, dándose cuenta de que el dinero no lo es todo, y la pide a Yésica que se vayan a Cartago. Por otra parte, Doña Hilda vuelve a ponerse celosa y, así, se lo dice a Albeiro por verle como Catalina le besaba, aunque él la dice que rechazó a Catalina cuando le propuso que hiciesen el amor, además, ella se pone furiosa cuando él se ríe al ver como Doña Hilda tiene celos. Más tarde, Catalina le suplica a Yésica que llame por teléfono a El Titi, ya que ella se quiere acostar con él. Y cuando logra comunicarse con él; Catalina le pide disculpas a El Titi por haberse enfrentado con él la vez anterior, y él también la pide perdón y la dice que se muere por verla. Después, El Titi manda a uno de sus escoltas que vaya a recoger a Catalina al aeropuerto. Además, Don Marcial le pide a Pelambre que se tarde dos horas en llevarle de nuevo a Catalina, pues Don Marcial se estaba acostando con otra mujer. Y sin que nadie se entere, Catalina no viaja en el avión hasta para irse de vuelta con Marcial, y ésta se va con Yésica hasta la casa en Pereira de El Titi. Cuando se reencuentra con El Titi; él la dice a Catalina que la ama y que la quiere hacer su mujer, pero que Yésica no se lo dijo porque es una mujer envidiosa y, poco después, Catalina y El Titi hacen el amor apasionadamente por primera vez. Cuando un escolta le dice a Marcial que Catalina no estaba en el vuelo que esperaban; Don Marcial se pone furioso y decide refugiarse en el alcohol. Y después, El Titi le pide a Catalina que deje a Marcial porque la ama, pero ella no quiere ser la amante de El Titi y no le asegura que cumpla su deseo y, aunque la ofrece mucho dinero, ella le dice a El Titi que ella se acostó con él por gusto y no por dinero y no acepta eso ni el reloj con diamantes que le regaló y, cuando ella se va de su casa, ella le dice a El Titi que lo único que ella quería era utilizarle.

Bayron descubre que Ximena sigue siendo prostituta
Por la noche, Catalina y Yésica salen de rumba y en una discoteca, un cliente de éstas le confiesa a Catalina que él es amigo de Bonifacio y que sabe que El Titi le pagó millones de pesos a Bonifacio para que Catalina perdiese y, por eso, Catalina quiere vengarse de él. Mientras que, Don Marcial se siente furioso con Catalina porque él la ha dado todo lo que le ha pedido y sabe que ésta debe de estar divirtiéndose con otros hombres. Cuando El Hombre Oscuro (Ramiro) quería regalarles los servicios de unas prostitutas para que disfrutaran con sus secuaces (Bayron, Balín y Jota), como recompensa a un trabajo muy importante que éste les mandó; ellos mismos descubren que las mujeres con las que se querían acostar a cambio de dinero son Ximena, Paola y Vanesa. Y como Ximena le había prometido a Bayron que ella ya no era prostituta; Bayron se pone furioso con ella, y ésta se desmaya cuando su novio la apunta con una pistola para matarla, y ésta se desmaya y, cuando logran reanimarla, Bayron y Ximena se besan apasionadamente.

Catalina se casa con Marcial
Bayron, Balín y Jota acaban reconciliándose con Ximena, Paola y Vanesa, aunque no les guste que sus novias sean prostitutas. Y Bayron le entrega mucho dinero a Ximena para que pueda vivir hasta que él llegue para poderse casar, y ésta lo acepta, aunque sepa que ese dinero él lo ganó traqueteando. Esa misma noche, Catalina vuelve a salir de rumba con Yésica, y ésta le da a Catalina a probar droga, y el éxtasis le produce a Catalina una gran nostalgia, recordando todo lo malo que ha hecho. Al día siguiente, acompañada por su amado Albeiro; Doña Hilda va hasta una fabrica para demostrar que es una gran diseñadora de ropa interior y, después de ir hasta allí, a ellos ni siquiera les reciben. Después de pasar varios días lejos de su esposo; Catalina, convencida por Yésica, decide regresar con su amiga a la casa de Don Marcial. Y Catalina y Yésica se inventan de que el abuelo de Yésica murió y que tuvieron que cancelar su viaje y, aunque al principio no la creía, Marcial acaba creyendo en Catalina, además, él la propone matrimonio, pero ésta le dice que aún lo tiene que pensar, aunque ésta se queda con el anillo de compromiso. Catalina le dice a Yésica que ella no ama al viejo Marcial, y Yésica le aconseja a su amiga que acepte casarse con Don Marcial y que se olvide de Albeiro. Y Catalina hace caso a Yésica, como siempre, y se compromete en matrimonio con Don Marcial, aunque ésta le pide a Marcial que se casen de una manera discreta porque se avergüenza de casarse con él.

Bayron es asesinado
Catalina y Don Marcial se acaban casando, como Catalina deseaba: en una ceremonia íntima, sin que apenas nadie se entere, sólo Yésica y los empleados de Marcial, y Yésica mira la boda con mucha envidia, y Marcial se da cuenta y le confiesa a Catalina que Yésica podría traicionarla en cualquier momento. Por otra parte, Bayron le entrega a su mamá mucho dinero, pero ésta no lo acepta porque cree que él podría haber seguido malos pasos para conseguir el dinero y, después, Bayron se va con sus amigos para cumplir un trabajo de El Hombre Oscuro. Poco después, Albeiro le pide a Doña Hilda que abra los ojos y que se dé cuenta de que Bayron es un sicario. Más tarde, Catalina escucha en la televisión como anuncian que mataron a Bonifacio, y Marcial le confiesa que él fue quien mandó su muerte por dejar en segunda posición a Catalina en el concurso de belleza. Mientras que, la policía se ve obligada a matar a Bayron y a Balín, pues ellos querían matar a una persona muy importante. Y Doña Imelda (la madre de Yésica) les cuenta Doña Hilda y a Ximena, que van hasta donde está el cadáver de Bayron y lloran desconsoladas al encontrar el cuerpo de Bayron sin vida. Entre tanto, Yésica avisa a Catalina sobre la muerte de su hermano y también llora desconsolada, y ésta vieja con Yésica hasta Pereira para acudir al entierro de su hermano. Y Marcial les pide a sus escoltas que vigilen todo lo que hace Catalina.

Catalina y Doña Hilda están desconsoladas por la muerte de Bayron
Cuando estaban velando los cuerpos sin vida de Bayron y Balín, en la casa de Doña Hilda; Jota le confiesa a su novia Vanesa que ellos eran sicarios, aunque él era “el campanero”, quien los avisa si corren peligro), y la confiesa que en un descuido la policía los descubrió y, como ellos no querían entregarse, los agentes de policía les mataron a Bayron y a Balín. Más tarde, llega Cristina al velatorio de Bayron, y ésta le hace creer a Ximena Que el hijo que ella espera es de Bayron, aunque en realidad está embarazada de Hernán, el Rector del Colegio. Poco después, Catalina llega desconsolada a su casa y, junto a su mamá, velan el cuerpo de Bayron, y Doña Hilda le dice a su hija que le dijeron que Bayron quería matar a un hombre y que por eso la policía le mató, aunque Doña Hilda no quiere creer que su hijo era un sicario y; al día siguiente, entierran a Bayron y a Balín y, de camino al cementerio, Catalina y Doña Hilda recuerdan todos los momentos que pasaron junto a Bayron.

Del 22 de septiembre al 3 de octubre de 2008