Sin Senos no hay Paraíso

Catalina descubre a
su mamá con su novio

Marcial quiere matar a Albeiro

Después de enterrar a Bayron; Catalina y Yésica regresan con Don Marcial y, más tarde, los escoltas de Don Marcial le llevan unas fotos en las que se ve a Catalina muy acaramelada con su novio Albeiro. Pasados unos días, Doña Hilda y Albeiro van a comprar un taxi con el dinero que Catalina les dio al ganar el concurso y, aunque Albeiro nunca condujo un auto, él pudo llegar sano y salvo a la casa con su mujer (Doña Hilda), a pesar de que tuvieron algún que otro susto en el viaje. Después, Doña Hilda comienza a llorar al recordar a su hijo, pero favorablemente está al lado de Albeiro, que la consuela. Por otra parte, Hernán (el Rector del colegio) quiere asumir las culpas del hijo de Cristina y no quiere seguir ocultando, además, él no quiere que Cristina siga chantajeándole, por eso, él decide contárselo a su hija Lina. Y Hernán y Lina prometen ayudar a Cristina a darle dinero para que al niño no le falte ni dinero, ni educación. Poco después; Cristina le dice a Lina que, aunque el Rector no la violó, él la dejó pasar de curso acostándose con él. Por otra parte, El Titi le pide disculpas a Cardona por haberse acostado con Catalina, por lo que Cardona se pone furioso con El Titi. Mientras tanto, Catalina pretende vengarse de El Titi desde que se enteró que éste pagó a Bonifacio para que ella perdiese el concurso de belleza. Después de que Catalina le jurase que ella no tiene novio en Pereira; Don Marcial manda a su escolta de confianza (Pelambre) que vaya a buscar a Albeiro para matarle...

Doña Hilda logra que reconozcan su trabajo como diseñadora
Cuando Pelambre descubre a Albeiro besándose con Doña Hilda; él decide no matar a Albeiro, avisando a su patrón Marcial que encontró al supuesto novio de Catalina besando a la madre de Catalina. Más tarde, Doña Hilda intenta nuevamente que el Gerente de la empresa de ropa interior la haga caso, desnudándose en la calle y mostrando sus diseños a las afueras de la empresa de él, pero éste tampoco la hace caso, y acaban arrestando durante 24 horas a Doña Hilda y también a Albeiro por escándalo público, pero favorablemente los diseños llegaron a las manos del Gerente de la textilera y está interesado en hablar con Doña Hilda porque es un buen trabajo el de Doña Hilda. Aunque el policía les confundió con madre e hijo; a Doña Hilda y a Albeiro no les importa y celebran que el Gerente haya creído en ella, en una noche apasionada de amor. Mientras que, Cristina les hace creer a sus padres que el padre del hijo que espera es Jota, ya que convenció al joven haciéndole creer que Bayron le pidió que Jota se encargara de ser el padre del hijo que espera, si Bayron muriese y, por su amigo Bayron; Jota accede a hacerse cargo del bebé, además, por esto, él dejó de ser sicario y comenzó a trabajar en el puesto de perritos calientes de Julieta, Lina y Natalia. Y como Lina no quiere que sus padres se separen por el hijo de Cristina; Lina y Hernán deciden guardar silencio y no contarle por el momento nada a la esposa de éste. Por otra parte, Julieta regresa desde México, avisando a sus amigas Lina y Natalia que se quedará con ellas en Colombia para estudiar, pues a su mamá la sentenciaron a estar durante 8 años en la cárcel. Más tarde, Catalina siente una gran molestia en sus senos, y Marcial tiene que llevarla de inmediato a una clínica, en la que consiguen calmarla el dolor y la hacen una radiografía para ver que la pasan a sus prótesis, aunque Catalina, Marcial y Yésica rápidamente regresan a la gran mansión donde viven.

Catalina descubre a su madre besándose con Albeiro
Doña Hilda demuestra al Gerente de la textilera que ella es la diseñadora de sus prendas íntimas, ya que a ella se las robó Don Antonio. Y el Gerente contrata a Doña Hilda como su diseñadora más exitosa, aunque no quiere reconocer públicamente que ella fue la diseñadora de los diseños que Don Antonio la entregó, ya que éste está muerto y no pueden corroborar la versión de los hechos. Mientras que, Jota regresa al colegio para demostrar a los padres de Cristina que es una buena persona y que quiere seguir su vida por la buena vida. Después de hacerse los exámenes en una clínica para revisarse los senos; Catalina regresa a casa de su mamá para ver a su familia y a su novio. Y Catalina y Yésica van a verse con sus amigas (Paola, Ximena y Vanesa), que las piden que dejen de trabajar en ese burdel, además, Catalina las ofrece dinero a las tres para que abran un nuevo negocio, pero éstas no aceptan porque ellas quieren ganar mucho dinero. Más tarde, Catalina, con ayuda de Yésica, descubre a su mamá besándose con Albeiro y, por esto, Catalina se pone furiosa. Y Catalina abofetea a Albeiro y, después de decirles que no les quiere volver a ver porque son unos traidores; Catalina arroja el taxi, que ellos se compraron con el supuesto dinero que ella se ganó del reinado de belleza, por un precipicio, y el coche se empotra contra un camión y no pudieron recuperarle.

Doña Hilda ha perdido a sus dos hijos
Después de que Yésica le dijese a Catalina que no quería contarle que su mamá estaba enredada con su novio porque pensó que no la creería; Catalina le dice a Yésica que ella ahora quiere dar un giro a su vida, empezando por delatar a El Titi y a Marcial ante la DEA, pidiendo mucho dinero por delatar a estos dos narcos, y Yésica acepta ayudar a Catalina. Por otra parte, Doña Hilda sufre mucho por haber perdido a sus dos hijos, ya que ahora cree que ella ha traicionado a su hija, arrepintiéndose de haberse enredado con Albeiro. Pero, Albeiro la dice a Doña Hilda que tenía que mostrar sus sentimientos y que Catalina jamás se preocupó por ellos. Por otra parte, Cristina presenta a Jota como el padre del hijo que está esperando, pero cuando les dice que trabaja en un puesto vendiendo perritos calientes; el padre de Cristina se pone furioso porque cree que no podrá mantener a su hija y, por eso, Jota le dice bromeando que si quiere le puede decir mentiras, y esto hace que se ponga más furioso aún y va corriendo detrás de Jota para pegarle.

Catalina y Yésica delatan a El Titi ante la DEA
Yésica comienza a sentir envidia de Catalina, por los lujos que ella tiene al lado de Don Marcial. Por la noche, Catalina sale a cenar a un lujoso restaurante con Marcial, donde él la dice que hará un testamento para que ella heredere su fortuna cuando él fallezca y, por esto, Catalina no quiere delatar ante la DEA a Marcial, a pesar de que aún planea delatar a EL Titi. Por otra parte, Vanesa se pone furiosa con Jota cuando descubre que él dejó embarazada a Cristina, por eso, ella le da una bofetada porque pensaba que él era un hombre diferente a los que había conocido. Al día siguiente; Yésica y Catalina, pidiendo a cambio mucho dinero y que tomen en cuenta su anonimato, se encuentran con el Capitán Salgado y denuncian a Aurelio Jaramillo (alias El Titi), diciéndole su dirección para que atrapen al segundo narcotraficante más peligroso de Colombia. Como Albeiro se queda sin el taxi; Albeiro les pide a Julieta, Lina y Natalia que le dejen regresar a trabajar con ellas vendiendo perritos calientes, pero ellas no se lo permiten porque no pueden pagar otro sueldo, ya que ahora Jota trabaja con ellas. Mientras que, El Hombre Oscuro (Ramiro) y La Liebre le ofrecen a Jota que vuelva a trabajar con ellos, conduciendo la moto con el sicario que mataría a la otra persona, confesándole que quieren matar a un político que quiere legalizar la droga y éstos no quieren que eso se haga realidad porque si no se quedarían sin trabajo y no podrían vender la droga ilegalmente, con la que ganan muchísimo dinero. Y Jota no acepta la propuesta de El Hombre Oscuro y de La Liebre, ya que no quiere volver al mundo oscuro de donde ya había salido, y quiere vivir trabajando honradamente.

El Titi manda asesinar a El Hombre Oscuro y a La Liebre
Cuando Jota no acepta seguir trabajando para El Hombre Oscuro y para La Liebre, ellos no le hacen nada malo, ya que El Hombre Oscuro cree que él tomaría su misma decisión. Y acto seguido, revienta la furgoneta donde iban El Hombre Oscuro y La Liebre, dándose cuenta Jota que si él se hubiese ido con ellos, hubiera muerto como ellos. Mientras que, El Titi festeja la muerte de Ramiro (alias El Hombre Oscuro), pues él mandó su asesinato. Después de delatar a El Titi; Catalina recuerda con nostalgia y rabia a Albeiro, al que sigue amando, a pesar de haberle despreciado en varias ocasiones; por eso, ella telefonea a su casa y no contesta, ya que quería escuchar la voz de él. Y más tarde, Doña Hilda va hasta la textilera para cerrar el contrato con el Gerente para ser la diseñadora exclusiva de la empresa.

El Titi es arrestado
Tras el reconocimiento de varios diseños; Doña Hilda les demuestra a los directivos de la textilera que ella es la diseñadora de los modelos que Don Antonio les vendió. Y poco después, el Gerente le ofrece a Doña Hilda que sea la diseñadora estrella de su empresa, participando en un desfile de modelos, siendo su primer lanzamiento como diseñadora y, por eso, ella les ofrece a Julieta, Lina y Natalia que sean sus modelos en el desfile y también quiere que Paola, Ximena y Vanesa participen, aunque éstas sigan prostituyéndose en un burdel. Después de que los agentes de policía se hicieran pasar por unos técnicos de la luz, éstos preparan un operativo y logran entrar al apartamento de El Titi, donde él se encuentra con su novia Marcela, y encarcelan a El Titi, a pesar de que El Titi le ofrece mucho dinero al policía a cambio de su libertad y a cambio del nombre de sus delatadores, pero él no accede a ninguno de los chantajes de El Titi. Y por esto, Cardona quiere ofrecer mucho dinero para saber quien delató a El Titi, para matar al delator y así no podrá hacer nada en su contra.

A Catalina la tienen que quitar sus prótesis
Cuando comienza a tener un fuerte picor en sus senos; Catalina va hasta una clínica importante, que le paga su esposo Don Marcial, y allí tienen que operar a Catalina de urgencia, para quitarla las prótesis, y después el Doctor la informa de que sus prótesis estaban llenas de cocaína y que eran de segunda mano, es decir, que unas mujeres ya habían tenido puesto esas prótesis, dándose cuenta de que la querían usar para llevar cocaína de Colombia a México. Y Catalina quiere operarse de inmediato para volver a tener sus senos grandes, pero el Doctor la dice que no puede operarla hasta que pasen por lo menos 6 meses pues tienen que esperar a que las heridas cicatricen. Además, el Doctor la confiesa a Catalina que Mauricio Contento, quien la operó, es un cirujano farsante, que se aprovecha de su profesión para acostarse con mujeres. Por otra parte, El Titi le ruega a su abogado, entre lloros, que le ayude a salir de la cárcel, ofreciéndole mucho dinero, porque no quiere que lo envían a las cárceles de Estados Unidos.


Del 6 al 17 de octubre de 2008