Aquí no hay quien viva

Carolina abre un
nuevo restaurante

Javier saldrá del closet, y Chavita será pistolera
Después de asediar a todas las mujeres del edificio “Salsipuedes” y de fracasar en todas sus conquistas, Javier (Jorge Soto) se encontrará desesperado y no verá otra salida que volverse Gay. Maury (Patrick Delmas) será su principal consejero ¿Encontrará por fin Javier el amor? Por otra parte, una sorpresiva visita llegará a “Salsipuedes”, un cubano indocumentado se esconderá en la copropiedad pero mala será su suerte al descubrir que la policía ha seguido su rastro y está a punto de ser deportado. Grandes ocurrencias harán estallar a todos los colombianos a carcajadas cuando Chavita (Dora Cadavid) salga al rescate y con pistola en mano defienda los derechos de los ilegales.

El edificio Salsipuedes se pondrá de fiesta, y Carolina abre un restaurante
Ahora que Wilson (Jimmy Vásquez) ha ingresado a la universidad, sus compañeros de clase deciden organizar un súper parrandón universitario en el apartamiento de Luz Amparo (Valentina Lizcano), situación que pondrá a todos los inquilinos de la copropiedad al borde de un ataque de nervios. Por otra parte, Carolina (Juliana Galvis) cansada de trabajar para la empresa de su padre, montará un restaurante de comida especializada generando múltiples empleos al interior del edificio. Sin embargo durante la inauguración del restaurante, Maury (Patrick Delmas) agregará un sorpresivo ingrediente en las exquisitas viandas que se degustarán durante la noche y el evento inaugural se convertirá en un completo desastre

El edificio Salsipuedes se convertirá en un ring de boxeo
El edificio “Salsipuedes” será testigo de un emocionante duelo. Juan Preciado (Álvaro Bayona) será el encargado de defender a golpes la dignidad de Júnior (Javier Ramírez), su hijo, después de que un compañero de clases le robara sus pertenencias. Esta noche los golpes y los enfrentamientos se pondrán cita en la serie que más divierte a los colombianos, “Aquí no hay quien viva”. Por otra parte, la separación de la familia Guerra pedirá a gritos ayuda profesional y un abogado desarrollará una terapia de pareja que alineará por completo las ruedas del matrimonio de Clarisa (Catherine Vélez) y Andrés (Ernesto Benjumea). Sin embargo, los Guerra podrían terminar sacando a patadas de su apartamento al psicólogo que intenta ayudarlos.

Un pajarito subirá los ánimos en el edificio Salsipuedes
Al edificio “Salsipuedes” llegará un invitado que le quitará el sueño a más de uno con su peculiar trinar. Juan Preciado (Álvaro Bayona) será el encargado de alojar en su apartamento a un pajarito parlanchín, que a petición del rector del colegio en el que labora deberá cuidar para conservar su trabajo. Janeth (Janeth Waldman) será la encargada de cuidar y darle de comer a la pequeña ave, quien con su cantar incomodará a todos los inquilinos en la copropiedad, pues su hora preferida para trinar es a mitad de la noche. Por otra parte, a la vida de Maury (Patrick Delmas) llegará un nuevo amor, Diego (Juan Pablo Posada), un personaje bisexual que estará dispuesto a llevar una doble vida con tal de conquistar el corazón de Maury.

Un nuevo amor llegará a la vida de Mauri
Después de que su computador presente algunas fallas técnicas, Mauri (Patrick Delmas) se verá en la necesidad de llamar a un especialista para que le solucione el inconveniente. Pero cuando a su puerta toque un apuesto Ingeniero de Sistemas, su corazón empezará a la latir nuevamente ¿Le pondrá Mauri los cachos a Fer? Por otra parte, la policía buscará de manera desesperada a Andrés Guerra (Ernesto Benjumea) para arrestarlo bajo los cargos de delito fiscal y falsedad en documento. Los inquilinos del edificio “Salsipuedes” pondrán cara de asombro cuando a sus puertas llegue todo un batallón de policía a arrestar al padre prófugo de la familia Guerra. Pasarán tres meses y disparatadas ocurrencias y sorpresivos sucesos le darán un giro de 180 grados a las vidas de los habitantes de “Salsipuedes”.

¿Luz Amparo estará en embarazo?
A la vida del portero más querido por los colombianos, Wilson (Jimmy Vásquez) llegará de manos de un indio chamán una extraña maldición, mejor conocida como “mal de ojo”. El conjuro hará que todo en la vida de Wilson se torne de manera negativa y los habitantes de la copropiedad lo aislaran para que la maldición no se les pegue. Por otra parte, una sorpresiva noticia le pondrá los pelos de punta a Luz Amparo (Valentina Lizcano) cuando descubra que tiene un retraso, situación que la hace tener serias sospechas de embarazo.

Mientras a Roberto la abstinencia sexual lo tiene al borde la locura, Magola y Finita meten un ladrón a su casa
Tony Romero (Carlos Calero), un actor muy cotizado del medio de la farándula, se va a casar y la fiesta de su boda se celebrará en el restaurante de Carolina (Juliana Galvis). Todos los integrantes del edificio Salsipuedes se enteran de que allá se llevará a cabo la gran boda del año y el desorden se impondrá. Roberto (Fabián Mendoza), desesperado por la abstinencia sexual en la que se encuentra desde que se separó de Carolina, asistirá a la fiesta del matrimonio que se está realizando en el restaurante de su ex, ya que allí seguramente hallará hermosas y sensuales mujeres que sucumban ante sus encantos. En medio del desorden que generará la fiesta, Roberto será descubierto en una situación bastante comprometedora en el baño del edificio con la recién casada.
Por otro lado Chavita (Dora Cadavid) se va de viaje a visitar a su tía y deja sola a Magola (Vicky Hernández) y a Finita (Consuelo Luzardo). A pocas horas de la partida de Chavita, Magola y Finita se darán cuenta que ella es la que les hace la comida y se encarga del orden de la casa, por tal motivo deciden contratar a alguien que remplace a Chavita mientras esta no está. Sin embargo este personaje resultará ser un ladrón.

Bea será despedida de su trabajo injustificadamente y, gracias a Andrés Guerra, los habitantes del edificio tendrán que desalojar el inmueble
Por su avanzado estado de embarazo, Bea (Geraldine Zivic) será despedida de la Veterinaria. La futura madre no se quedará con los brazos cruzados y buscará la ayuda de una abogada para arreglar la situación por la vía legal, sin saber que la dama es lesbiana igual que ella y quedarán flechadas de inmediato. Esta situación despertará los celos de Mauri (Patrick Delmas), quien no estará de acuerdo con la relación de Bea y su abogada. De otra parte, por hacer grafittis en las calles, Junior (Javier Ramírez) es detenido por policía. Esta vergonzosa situación pondrá a Juan Preciado (Álvaro Bayona), el padre del jovencito, en el ojo del huracán, pues psicólogos de Bienestar Familiar llegarán a la conclusión de que el comportamiento rebelde de Junior se debe a que no recibe la atención suficiente por parte de su progenitor y debido a ello, Preciado tendrá que renunciar temporalmente a la presidencia de la copropiedad. Ante la inesperada noticia, Chavita (Dora Cadavid) será nombrada como la nueva presidenta del inmueble y esta será la oportunidad que Andrés (Ernesto Benjumea) aprovechará para conseguir un dinerito extra. Junto a Finita (Consuelo Luzardo), Magola (Vicky Hernández), Chavita y Mariano (Diego León Hoyos), el señor Guerra decide estafar al seguro, realizando algunos daños al edificio, sin imaginarse que al romper la tubería del edificio tanto su familia como los demás habitantes de la propiedad serán desalojados.

Diego saldrá del closet, y Roberto tomará la administración del restaurante
Maury (Patrick Delmas) se encontrará muy preocupado por el cuidado del embarazo de Bea (Geraldine Zivic), su mejor amiga, y la llevará a un centro de yoga para que en compañía de Diego (Juan Pablo Posada) practique algunos ejercicios prenatales. Por otra parte, la presión por salir del closet con su familia llevará a Diego a contarle a su padre que es gay ¿Aceptará el señor Mcalister esta determinación? Mientras tanto, Roberto (Fabián Mendoza) enfrentará un nuevo reto profesional, asumir la administración del restaurante de Carolina (Juliana Galvis), para aumentar su rentabilidad. Su excelente desempeño disparará las ventas y agotará toda la comida de reserva, pero la llegada sorpresiva de 150 personas lo obligarán a buscar alimento hasta en las bolsas de basura del recinto.

Del 20 al 31 de octubre de 2008