Colombianas que triunfan fuera de su país


Están ordenadas al azar, y son las más conocidas en el exterior. Son varias colombianas que hacen patria en el exterior con su oficio.

Aunque de mala, en la vida real, tiene muy poco, quizá nada. Catherine Siachoque es para los televidentes de más de cinco países la mala más mala de la televisión. Sus personajes se han quedado en la memoria del público que le reconoce su talento.

No fue gratuito que el canal Telemundo tuviera por muchos años a Danna García como una de sus divas consentidas. Este año se fue para Televisa, la productora más grande de novelas en el mundo.

Hace algunos años, Angie Cepeda renunció a su privilegiada posición de estrellas en Colombia para irse al extranjero donde hizo varias películas. Angie se encuentra en Madrid para comenzar el rodaje de 'Mal ajeno', un film producido por el exitoso Alejandro Amenábar. Pero, ni sus años en Los Ángeles (Estados Unidos), en donde estuvo probando suerte, ni sus temporadas en Madrid (España) han hecho que Angie pierda su acento costeño.

Juanita Acosta ha logrado escalar y bastante: ahora es uno de los personajes principales de 'Hospital Central', una de las series más vistas en España y en la que, contra todos los pronósticos, siendo caleña, logró quedarse interpretando a una española.

Nadie puede negar el peso que tiene Sofía Vergara en Los Ángeles y sus alrededores, que se ha convertido en “la bomba sexy de Colombia”. El encanto y las curvas de la barranquillera le han servido para abrirse puertas y convertirse en símbolo de las latinas en Estados Unidos.

Betty catapultó a Ana María Orozco. Viajó a Argentina y allá la buscaron para hacer parte del elenco de 'Amas de casa desesperadas'. La actriz acaba de aceptar ser parte de la novela argentina 'Cupido, el negocio del amor'. Latinoamérica espera, con ansias, su regreso.

No lo buscó, pero Margarita Rosa de Francisco se robó el corazón de medio país desde que apareció en las pantallas. Tiene magia y esa capacidad, con la que pocos nacen, de encantar sin pretenderlo. Latinoamérica la vio como La Gaviota, cantando en los cafetales y desde ahí la adoptó como una de sus divas. Los mexicanos la adoran, la buscan, la pretenden como si fuera una de sus estrellas de siempre.