Javier Gómez


El actor argentino de piel bronceada y pelo canoso está viviendo uno de los momentos más felices de su vida. Después de estar tres años fuera de su país, volvió hace dos años a Buenos Aires para ofrecer estabilidad a su familia y triunfar en la ciudad que lo vio nacer hace 52 años. A Javier Gómez le hemos podido ver en telenovelas como en ‘Pedro, el Escamoso’, ‘La mujer en el espejo’ y ‘Sin Vergüenza’, entre muchas otras.

-Últimamente te hemos podido ver en telenovelas colombianas como en ‘La mujer en el espejo’ y en ‘Sin Vergüenza’, ¿qué te hizo regresar a tu país natal?
Durante años me han dado muy buenas oportunidades en México, Colombia y Brasil, pero necesitaba saldar mi asignatura pendiente: trabajar en Argentina. Además, quería dar una calidad de vida a mis hijos, que ya estaban cansados de estar viajando de un lado para otro. Creí necesario que tuvieran un lugar fijo donde echar raíces y tener sus amistades.

-Respecto a la telenovela de ‘Sin Vergüenza’, ¿nos puedes contar cuánto se asemeja este culebrón a las famosas series televisivas ‘Sex and the City’ y ‘Desperate Housewives’?
El formato es más al estilo de una serie que de una telenovela, por su contenido realista y moderno con tono de comedia. Pero es sin duda una novela que rompe con los esquemas.

-¿Crees que la telenovela no tuvo el suficiente éxito en Telemundo porque el tipo de audiencia que veía la novela era demasiado tradicionalista?
No creo porque ya tenemos otro tipo de audiencia. Los latinos hemos cambiado mucho con respecto a las relaciones interpersonales tradicionales.

-¿Fue difícil para ti entrar a la televisión?
Mi primer trabajo actoral en televisión lo realicé en México en Televisa y no fue fácil, ya que tuve que adoptar un acento mexicano y utilizar un apuntador electrónico en el oído. Pero lo bueno fue que me apoyaron mucho para que pudiera comenzar a trabajar.

-Eres graduado en Ingeniería Civil, ¿de dónde surge la pasión por la actuación?
Desde el colegio me gustaba la actuación, pero mi padre pensaba que era conveniente seguir una carrera tradicional y mantener la actuación como un hobby.

-¿Cómo surge la oportunidad de trabajar en Colombia?
Fue en 1999 cuando me convocan en Caracol a realizar un casting para la novela ‘Marido y Mujer’ con Robinson Díaz y Maritza Rodríguez. Necesitaban un personaje extranjero y me preguntaron si lo quería hacer como mexicano o argentino. Elegí hacer el casting como argentino y así surgió el personaje de Javier Zanetti (mismo nombre que del jugador de fútbol de la selección argentina).

-¿Qué diferencia hay entre trabajar en producciones colombianas con relación a otros países?
Las diferencias son bastante puntuales dependiendo del país, por ejemplo en México usan el apuntador electrónico y en general las producciones utilizan un gran número de staff técnico. En Argentina, la cámara trabaja generalmente en función del desplazamiento y movimiento del actor y debido a que existe un gremio actoral no se trabaja más de 10 horas y sólo de lunes a viernes. En Brasil, a pesar de utilizar dos unidades, la de exteriores generalmente trabaja sólo hasta la 1 de la tarde, ya que a esa hora comienzan a grabar en el estudio y así evitan el cruce de actores. Las producciones brasileñas son de mucho presupuesto y un enorme número de actores en cada producción con muchas historias secundarias. También considero que los contenidos son bastante diferentes en cada país, México con novelas más tradicionales, Colombia con novelas de ruptura, Brasil con novelas muy localistas y varias historias paralelas, Argentina con novelas que en realidad se llaman “tiras”, ya que no se sabe cuando puedan terminar y un contenido un poco más transgresor.

-Las producciones colombianas son cada vez más exitosas a nivel internacional, ¿qué tiene Colombia que no tengan otros países en cuanto a la producción de televisión?
Me parece que son historias de ruptura y muy originales. Además los éxitos colombianos han sido historias muy universales y considero que están logrando una excelente factura en las producciones tanto de Caracol, RCN y RTI. Además cuentan con un muy buen nivel actoral y técnico.

-¿Qué herramientas utilizas para la preparación de sus personajes?
Eso es un secreto. Me gusta escribir, así que en general cuando tengo la psicología del personaje trato de ampliarlo y darle otros elementos como: cuáles son sus gustos personales, a nivel musical, alimentos, bebidas, colores, ropa, lectura. Busco y mantengo firme la esencia del personaje, ya que ésta es la que no cambia con el transcurso del tiempo.

-¿Lo que peor llevas de tu profesión son los desplazamientos?
Cuando se tiene otra edad, es divertido, pero ahora me da mucha pereza trasladarme.

-¿Qué personaje interpretas en ‘Amas de casa desesperadas’?
Javier Kaplan, que en la original se llama Orson Hodge (Kyle MacLachlan). Participé en los seis últimos capítulos de la segunda temporada y en breve empezamos con la tercera. También, entre las últimas cosas que he hecho, está una participación especial en la versión argentina de ‘Aquí no hay quien viva’. Di vida al novio de la hija del presidente. Ella tenía unos 17 años y yo era un ejecutivo madurito. Me lo pasé en grande grabando las escenas.

-Hablas inglés, portugués, italiano y francés, ¿el conocer a la perfección estos idiomas, le ha generado propuestas a nivel cinematográfico en Estados Unidos o Europa?
Estuve una época en Estados Unidos, pero mi tipo no era muy latino sino más bien competía con los americanos y fue muy difícil lograr un acento absolutamente americano. Pude hacer algunos personajes europeos, pero eran muy pequeñas las participaciones. Logré hacer la tercera versión del Mariachi que se llamó ‘Bravo’, que se filmó en México y participaciones en la serie ‘Acapulco Heat’. Actualmente estoy en el proyecto en inglés para Disney que se llamará (si se aprueba) ‘Jake & Blake’. También participé en la serie ‘Mujeres Asesinas’ para Italia, que se grabó en Argentina.

-¿Qué haces cuando no trabajas?
Trato de disfrutar al máximo de mis tres hijos y de mi mujer, además de leer mucho (leo unos tres o cuatro libros a la vez) y jugar al tenis, mi deporte favorito.

-¿Tu esposa es tu mejor apoyo?
Por supuesto. Comprende mi trabajo a la perfección. Aparte, es una persona divina, adorable y me siento muy afortunado por tenerla a mi lado.