Doña Bárbara

Carmelito se casa con Gervasia

Santos se enfrenta a su familia

Cuando Federica le cuenta a su madrina Bárbara que descubrió que Cecilia está enamorada; Bárbara se da cuenta de que Cecilia está esperando un hijo de Antonio, y que Santos no está enterado de esto. Y Doña Bárbara le aconseja a su ahijada Federica que se vaya del Llano, ya que la van a humillar cuando el pueblo descubra que ella se acostó con toda la tribu de Altamira. Y después, Bárbara le confiesa a Santos de que encontró en San Fernando a Cecilia y a Lorenzo, que estaban recién casados y, también, Bárbara le hace creer a Santos que toda su familia le engaña, confesándole que descubrió que Cecilia está esperando un hijo de Antonio, aunque Santos no puede creer que la santa de su tía Cecilia se haya estado acostando con su amigo Antonio y que después ella se haya casado por despecho con Lorenzo. Y tal y como Bárbara esperaba; Santos va a “Altamira” para enfrentarse a su familia por mentirle, dándose cuenta en ese momento de que Cecilia y Lorenzo se acaban de casar, y Cecilia le confiesa a su sobrino que ella y Antonio se enamoraron y por eso ella espera un hijo suyo, pero él está muy enfadado con su tía y con su amigo Antonio. Además, Santos se enfada con Lorenzo y Marisela por haberle ocultado el noviazgo entre Antonio y Cecilia. Mientras tanto, en San Fernando; Antonio se reencuentra con Gonzalo (el amigo de Santos), que le confiesa que él y sus amigos son luchadores de la libertad, en contra de la tiranía del país y que, por eso, la policía les está buscando y, después, Antonio les ayuda a éstos a escapar sin que la policía les descubra, llevándoles hasta El Llano, y Gonzalo decide ir a esconderse con sus amigos en la hacienda de su amigo Santos: en “Altamira”. Por otra parte, Carmelito le confiesa a su amada Gervasia que él, María Nieves y Pajarote se acostaron con Federica Pernalete, confesándole que ninguno de ellos la aman y, por esto, Gervasia se pone furiosa porque su tío Antonio está pagando el embrazo de Federica por culpa de uno de estos tres. Y después; María Nieves, Pajarote y Carmelito le confiesan a Antonio que ellos tres se acostaron varias veces con Federica, y Antonio se pone furioso y comienza a pegarlos y ellos tres se dejan golpear porque creen que se merecen esa golpiza por haber caído en las redes de Federica y no haberle avisado. Y más tarde, Santos llega a la cantina y empieza a pelearse con Antonio por estar acostándose con su tía Cecilia y haberle preñado a Cecilia y también a Federica.

Antonio se quiere vengar de Federica
Gracias a que Camelito, Pajarote y María Nieves los separan; Antonio y Santos dejan de pelearse, pero ellos están muy enfadados y, en ese momento, Antonio descubre que Cecilia está esperando un hijo suyo y, aunque él prometió que jamás sería como su padre, Antonio le dice a Santos que se ha comportado igual que su padre José Luzardo y que él está siendo dominado por su Doña. Y Antonio le vuelve a decir a Cecilia que él jamás la traicionó y, aunque Cecilia le dice a Antonio que ella se casó con Lorenzo para poder olvidarle; Antonio no la cree y está furioso. Y poco después, Antonio va a enfrentarse con Cecilia por haberse casado con Lorenzo, a pesar de llevar un hijo suyo en su vientre. Y después, Antonio se va del pueblo, aunque le dice a Cecilia que volverá para quitarla a su hijo, por lo que Cecilia sufre mucho, ya que ve muy cambiado a Antonio, que está lleno de odio. Al llegar a Altamira; Lorenzo decide ayudar a Gonzalo Suluaga y a sus amigos, que luchan contra la tiranía, basando su tesis en el libro que escribió Lorenzo que, aunque él no lo sabía, Lorenzo es admirado por éstos, al escribir un libro en contra de la tiranía. Y Gonzalo le confiesa a Lorenzo que él está enamorado de su hija Marisela desde que la conoció en San Fernando, pero Marisela se pone furiosa cuando él comienza a coquetearla. Y Gonzalo y sus dos amigos se hospedan en Altamira como trabajadores de la hacienda, para no levantar sospechas y después poder huir y seguir luchando en contra de la tiranía. Mientras tanto, Melesio y sus nietas (“las Terneras”) comienzan a recoger todo para irse de Altamira, junto a Antonio, tras haberle echado de allí y, por esto, Marisela se entristece y se pone furiosa porque no quiere separarse de sus amigas. Y más tarde, Antonio va hasta la alcaldía para decirle a Pernalete que su hija Federica se acostó con Pajarote, María Nieves y Carmelito para quedarse embarazada y después culparle a él de haberla dejado embarazada y, por esto, Federica tiene mucho miedo y se esconde debajo de la mesa de su casa. Y como venganza; Antonio le dice a Federica que se casará con ella, como ella quería. Y después, Genoveva (una de “las Terneras”) le confiesa a Cecilia que Pajarote, María Nieves y Carmelito fueron los que se acostaron con Federica, ya que ésta tenía planeado quedarse embarazada para culpar a Antonio. Aprovechándose del dolor y la traición que siente por su familia; Bárbara le dice a Santos que ella es la único que jamás le miente y que ella es la única que le quiere. Y después, aparece Marisela llamándole grosero y déspota a Santos, por haber echado de su casa a Melesio, Antonio y a “las Terneras”.

Antonio y Santos se pelean
Marisela le suplica a Santos de que no permita que Antonio y su familia se vaya de Altamira y, finalmente, Santos recapacita y le hace una escritura a Melesio para que se quede allí con sus nietas, poniendo una parte de esas tierras a su nombre, pero Antonio no se quiere quedar allí. Y Antonio le dice a Federica que se casará con ella y que va a sufrir cada día que esté a su lado, y Antonio le pide después a Pernalete una casa para su familia, con una finca y ganado, y Pernalete le promete que se lo dará, ya que cree que le perjudicaría todo eso en las elecciones si el pueblo descubre que su hija se acostó con varios hombres para inculpar a Antonio de haberla dejado preñada. Y al enterarse de que Federica se acostó con tres de los peones de Altamira; Cecilia se atormenta por haberse equivocado con Antonio. Como Antonio se va de “Altamira”; Santos sube el sueldo a Carmelito porque ahora será el capataz de la hacienda y, poco después, ésta va a contárselo a Gervasia, a la que ama y quiere irse a vivir con ella y cuidar del hijo que ésta espera. Por otra parte, Lorenzo está muy ilusionado desde que se dio cuenta de que él es admirado por Gonzalo y sus amigos, ya que tienen los mismos pensamientos, que ellos descubrieron cuando leyeron el libro que Lorenzo escribió. Al regresar a “El Miedo”; Santos le cuenta Bárbara todo lo que hizo y, por esto, Bárbara se pone furiosa porque siente que ella era la señora de Altamira y no soporta que Santos le haya regalado terrenos al viejo Melesio. Por la noche, Cecilia va a buscar al hotel del pueblo a Antonio para reconciliarse con él y disculparse con su amado, pero ella se arrepiente y se va muy dolida, cuando encuentra a Antonio acostándose con una prostituta. Mientras que Gonzalo sigue coqueteando con Marisela, que le lleva en caballo hasta la fosa de los suspiros (una laguna); los amigos de Gonzalo (Cosme y Andrés) se fijan en Josefina y Melesia (unas nietas de Melesio), que también se sienten atraído por ellos.

Santos se reconcilia con su prima y con su tía
Sin saber que esta frente a uno de los mejores amigos de Santos; Bárbara se enfrenta a su hija Marisela por ir a buscar a Santos a su casa y hacer le cambiar de opinión a Santos, al haberle entregado terrenos a Melesio. Y para su sorpresa; Bárbara acaba descubriendo que Fernando es amigo de Santos, ya que su amado así se le presentó y le invitó a “El Miedo” a comer, pero éstos le ocultan a Bárbara las ideologías políticas de Gonzalo. Y después, Gonzalo le dice a Santos que no confía en Bárbara porque él se dio cuenta de que ella trata con mucho desprecio a su hija Marisela. Por otra parte, León se pone furioso al enterarse de que Gervasia se va a casar con Carmelito y, rápidamente, éste va a buscar a Gervasia para abusar de ella, pero Carmelito la defiende y la salva, aunque León amenaza con llevarse a su hijo cuando Gervasia dé a luz. Como excusa de que debe firmarle unos papeles en el que se compromete en casarse con su hija Federica; Pernalete le hace firmar unos documentos sospechosos a Antonio, que sigue ahogando sus penas en el alcohol. Y más tarde, el Doctor Arias le confiesa a Antonio que Cecilia se casó con un hombre que dentro de poco morirá por su enfermedad que le produjo el alcohol. Mientras que, Santos le pide disculpas a Marisela y se sigue sintiendo atraído por ella, además, siente celos cuando Gonzalo le dice que quiere conquistar a Marisela. Y Marisela convence a Santos para que se reconcilie con su tía Cecilia y, en ese momento, Cecilia le explica a Santos que Federica se acostó con tres muchachos para quedarse embarazada y luego culpar a Antonio de haberla dejado en estado y, finalmente, Santos le pide disculpas a su tía Cecilia por haber sido tan violento con ellos, y ambos se reconcilian con un cariñoso abrazo, pidiéndole a Santos que se debe de reconciliar con Antonio. Mientras, Antonio le cuenta a Marisela que él se va a casar con Federica y, aunque ella intenta convencerle de que no lo haga, él no la hace caso porque cree que ahora será el patrón de sus propias tierras y que podrá vengarse de Federica por lo que le hizo.

Carmelito y Gervasia se casan
Santos se siente feliz al creer que Bárbara está cambiando, pues ella destrozó su altar de brujería por él, aunque ella lo quitó porque ya no cree en los dioses, por eso, ambos hacen el amor apasionadamente, y Santos la dice que ahora ya confía en ella. Mientras que; Mujiquita, que admira a Gonzalo Suluaga, va a Altamira para avisarle de que por todos los pueblos de alrededor le están buscando, ya que así se lo mandó un policía de la capital. A pesar de estar enfermo, Lorenzo va a buscar a Antonio al hotel donde ahora se hospeda el joven para decirle que no se case con Federica por despecho, confesándole que Cecilia está enamorada de él (de Antonio), pero él no le cree a Lorenzo. Pasados varios días; Carmelito y Gervasia e casan por la iglesia. Pero, Santos se disculpa con Bárbara por no haberla llevado al matrimonio de Carmelito porque la familia de Santos no la quieren ver, pero ella está segura de que la van a tener que aceptar tarde o temprano. Furioso y borracho porque Gervasia se casó con Carmelito; León va a insultar a Carmelito al matrimonio, pero él no se pelea con el recién caso porque Melquíades le golpea, ya que Bárbara les exigió que no se metieran con los trabajadores de Altamira. Por la noche, en el banquete del matrimonio de Gervasia con Carmelito; Antonio lleva a Federica a la fiesta para darle celos a Cecilia. Y allí, Marisela y “las Terneritas” (las nietas de Melesio) le arrojan todo el ponche por encima a Federica por haberse acostado con tantos hombres para quedarse embarazada y hacerle creer a Antonio que el hijo que espera es suyo. Mientras que, Josefa seduce a León y se lo lleva a su cama y, después, Mujiquita les encuentra haciendo el amor e intenta matarlos porque está furioso y cansado de que su esposa le sea infiel.

Gonzalo se da cuenta de que Marisela ama a Santos
Cuando Gonzalo se atreve a besar a Marisela, ella le rechaza porque le dice que un beso se lo da al hombre quien ama y no a cualquiera, por eso, Gonzalo le pregunta a Marisela si tiene a otro hombre, pero ella no le responde. A pesar de que Santos intenta reconciliarse con Antonio; él está muy resentido y no perdona al su mejor amigo. Mientras que, Bárbara va a rezar y le pide disculpas al Padre del pueblo por no haber creído antes en Dios. Aunque Mujiquita no es capaz de matar a Josefa y a León al encontrarlos juntos en la cama; él decide echar de su casa a Josefa por haberle sido infiel. Por temor a que le suceda algo malo a su Doña; Melquíades le advierte a Santos de que si hace sufrir a Bárbara, él mismo se enfrentará a éste. Y aunque Bárbara quiere olvidar el pasado; ella no puede olvidarse del odio que siente por los hombres que la violaron y que la separaron de su novio Asdrúbal. Mientras que, Gervasia se siente por primera vez amada cuando pasa su primera noche de amor con Carmelito, su esposo. Al día siguiente; Pernalete le regala un buen ganado a Antonio, pero el joven sospecha que Pernalete algo se debe de traer entre manos porque duda de su amabilidad. Por otra parte, Bárbara se enfada con Santos cuando él vuelve a preguntarla que si devolverá “La Barquereña” (“El Miedo”) a Marisela, pero él la acaba pidiendo disculpas, besándose apasionadamente. Al ver a su amada junto a Santos; Gonzalo se da cuenta de que Marisela está enamorada de Santos, aconsejándola que se olvide de él porque jamás será suyo.

Santos ve desnuda a Marisela
Cuando Marisela reconoce ante Gonzalo que ella ama a Santos; Gonzalo la aconseja de que debería de olvidarse de su primo porque él está enamorado de la madre de ésta, pero Marisela no le hace caso y sigue guardando esperanzas de que Santos se fije en ella. Y por eso, Gonzalo se entristece y le dice a Marisela que ojalá algún día pueda amarle como ahora ella ama a Santos. Mientras que, por un comentario de Casilda; Santos se pone furioso al escuchar que Gonzalo la pretende a Marisela. Y cuando Lorenzo se lo confirma; Santos se llega a poner celoso, además, cree que Lorenzo es muy permisivo con ese asunto y, por eso, Santos le dice a Lorenzo que no debería de permitirlo porque Gonzalo es mayor que ella y es un rebelde, aunque Lorenzo no cree que eso sea un obstáculo para que se dé el amor entre ellos, además, para Lorenzo; Gonzalo es un luchador por la libertad, y no un rebelde, como dice Santos. Más tarde, Gonzalo le confiesa a Santos que ama a Marisela, pero que ella está enamorada de él (a Santos), aconsejándole que debería de desilusionarla para no seguirla haciendo daño. Por otra parte, Meléndez (coronel y jefe de la policía política, que fue uno de los violadores de Bárbara) llega al pueblo de El Progreso para capturar a Gonzalo Suluaga y a sus amigos, ya que piensa que su amigo Santos le está escondiendo en su hacienda. Mientras que, Melquíades le informa a Doña Bárbara de la llegada de Nicolás Meléndez y, por esto, ella trama una nueva forma para deshacerse de uno de los hombres que abusaron de ella. Al hablar con Santos, que hablan en la cantina del pueblo, a pesar de seguir enfadados; Antonio se da cuenta de que Pernalete podría estarle engañando con el contrato que le hizo firmar, en el que supuestamente se comprometía a que él se casaría con Federica a cambio de unas tierras a su nombre con ganado. Como se dice que Bárbara sigue hermosa por bañarse en la fosa de los suspiros; Marisela va a bañarse a esa laguna, con la intención de ver bonita para Santos, y éste llega y la ve allí desnuda.

Santos comienza a sentirse atraído por Marisela
Al ver desnuda a su prima; Santos se da cuenta de que Marisela ya es toda una mujer y se siente atraído por ella. Más tarde, Antonio le informa a Santos de que Mujiquita le mandó para que le avisara para que escondiese a Gonzalo y a sus amigos, ya que Pernalete y Meléndez les están buscando. Pero, Pernalete no encuentra ni a Gonzalo ni a sus amigos en “Altamira”, ya que Melesio y sus nietas esconden a los amigos de Gonzalo, mientras que Gonzalo está en “El Miedo” en busca de Santos. Cuando Gonzalo va a ver a Santos a “El Miedo”; él conversa con Bárbara y, como él está borracho, se atreve a decirle a La Doña que es una mujer detestable por su prepotencia, ya que ella le advierte de que se debe de comportar bien con ella o, de lo contrario, le delataría ante la policía. Y después, Bárbara esconde al amigo de Santos en su casa, además, ésta le regaña a Pernalete por haber entrado a la fuerza en la casa de su amado Santos.

Gonzalo se despide de Marisela
Mientras Bárbara les escucha; Gonzalo le pregunta a Santos si él está enamorado de Santos y, aunque Santos lo niega; Gonzalo sigue creyendo que él siente algo por su prima, ya que él no entiende que Santos se moleste porque él la pretende. Mientras que, Marisela les confiesa a su padre y a su tía que ella se hubiese enamorado, si no se hubiese fijado antes en Santos. Por la noche, Santos le pide a Marisela que debe de olvidarle porque él no la ama, ya que está enamorado de Bárbara. Y Lorenzo le agradece a Santos que haya desilusionado a su hija Marisela, para que no le haga falsas esperanzas. Pero, Bárbara cree que Santos siente algo más que cariño por Marisela, ya que sueña con ella y la llama “Mi Sol”. Como pretenden escapar de la justicia; Gonzalo se despide de Marisela, Andrés se despide con una carta de amor de Josefina (una nieta de Melesio), y Cosme se despide de su enamorada Melesia, pero todos las juran que volverán por ellas.

Gonzalo y sus amigos no pueden huir
Después de despedirse de sus amadas; Gonzalo, Cosme y Andrés huyen por la mañana, con ayuda de Santos y los demás trabajadores, simulado que están arreando el ganado y, aunque la policía les pide su identificación, ellos no les reconocen. Por otra parte; Don Encarnación se enfrenta a Antonio, acusándole de haberle robado sus tierras y su ganado y, después, Antonio va a reclamarle los papeles que le hizo firmar, pero él le dice que antes debe de casarse con Federica. Por la noche, Cecilia va a buscar a su amado Antonio a la habitación del hotel donde éste se hospeda y, allí, ella le pide a Antonio que regrese con su familia y con sus amigos, pero él no quiere regresar porque no quiere ver como su amada Cecilia está al lado de Lorenzo. Como Bárbara no quiere que Gonzalo se vaya del pueblo porque quiere que conquiste a Marisela, para mantenerla alejada de Santos; ella le pide a Melquíades que no permita que Gonzalo se vaya y, cuando estaban a punto de huir, Melquíades comienza un tiroteo, que enfrenta a los policías con Gonzalo, Cosme y Andrés y, aunque Andrés y Gonzalo son heridos de bala; Santos se lleva a sus amigos de nuevo a “Altamira” y, aunque Gonzalo no está grave, Andrés está gravemente herido y tienen que llevarle en una camilla improvisada.

Antonio comienza a trabajar con Don Encarnación
Como Antonio le promete a Federica que la hará el amor si ella consigue la clave secreta de la caja fuerte de su padre Pernalete; Federica lo consigue y se la entrega a su prometido, consiguiendo los papeles que le hizo firmar y, a pesar de que Pernalete intenta quitarle los documentos, Antonio se lleva esos papeles para que los lea un abogado, jurándoles que jamás se casará con Federica. Cuando Santos ve a Marisela como se ocupa de cuidar y como se preocupa por Gonzalo; Santos se pone furioso y se enfada con Marisela. Y en “El Miedo”, después de que el Doctor Arias curase la herida de bala de Andrés; Josefina se queda cuidando a su amado. Al darse cuenta gracias a Santos de que las tierras son de Don Encarnación; Antonio le devuelve las tierras que le dio Pernalete a Encarnación y le regresa su ganado y, por esto, Don Encarnación contrata como su capataz a Antonio, pagándole el doble de lo que le pagaba Santos, confesándole en ese momento a Santos, que él quiere seguir siendo su amigo, pero no su trabajador, por eso, Antonio está decidido a trabajar con Don Encarnación en “El Chaparral”. Y después, Santos y Antonio se estrechan la mano, reconciliándose en ese instante. Mientras que, Marisela le enseña a Carmelito a contar para llevar las cuentas de la hacienda, el deber que tiene que hacer como capataz, ya que él no sabe contar. Y Santos está sorprendido de lo inteligente que es Marisela, que le enseñó a Carmelito a utilizar las cuentas de la hacienda, además, ella aprendió sola a montar a caballo y a conducir. Como Gonzalo está hospedado en “El Miedo”; él se atreve a preguntarle a La Doña por qué odia tanto a su hija, y ella le responde que no puede permitírselo porque la vida la ha tratado con dureza, y Bárbara intenta “vender” a su hija, diciéndole que Marisela será la dueña de toda su hacienda, pero Gonzalo le deja muy claro a Bárbara que él ama a Marisela, tenga o no tenga dinero. Y acto seguido, Andrés consigue despertar y la primera persona que ve es a su amada Josefina. Cuando Mr. Danger, Balbino y Pernalete avisan a La Doña de que Antonio le devolvió las tierras y el ganado que le robaron a Don Encarnación; Pernalete también le dice a Bárbara que Santos es su peor enemigo, pues él ayudó a Antonio. Como Santos ve a Marisela cada vez más unida a Gonzalo; Santos se pone muy celoso y le pregunta a Marisela a qué está “jugando”, y Marisela le deja muy claro a Santos de que ella está aprendiendo a olvidarle.

Bárbara quiere adueñarse de “Altamira”
Cuando Pernalete, Mr. Danger y Balbino van a reclamarle a La Doña que ella sea más débil desde que está al lado de Santos; Bárbara se da cuenta de que éstos son unos ingratos y les vuelve advierte de que no se atrevan a hacerle daño a Santos. Entre tanto; Federica sigue insistiendo en que tiene que casarse con Antonio, pero él no quiere saber nada de ella y, así, se lo hace saber a ella. Mientras tanto, Cecilia se siente muy feliz desde que se enteró que Antonio ya no se va a casar con Federica. Por otra parte, Bárbara intenta disimular que se siente molesta, cuando Santos le dice que le recordó Marisela a ella cuando la vio dando órdenes a Carmelito, pero Bárbara enseguida se contenta cuando él la besa y la dice que la quiere hacer feliz, aunque cuando acabaron de hacer el amor, Bárbara le prohíbe a Santos que vuelva a nombrar a Marisela en su intimidad, ya que ella está celosa y, por eso, él se pone furioso y se enfada con Bárbara. Al día siguiente, Bárbara se reconcilia con Santos, bañándose juntos en la ducha. Por su parte, Antonio conoce a la hija de su nuevo patrón (Lucía), y éste se siente atraído por ella. Más tarde, Santos pone al cargo de la hacienda “Altamira” a Marisela, cuando él viaje en San Fernando, para que sepa administrarla y así coja práctica para cuando sea la dueña de “La Barquereña” (“El Miedo”), ya que Santos viaja con los demás ganaderos a San Fernando para hacer una asociación con todos los ganaderos de las haciendas de la región. Y Gonzalo comienza a enseñarla a Marisela a llevar la contabilidad de la finca. Cuando Bárbara descubre que Santos dejo a Marisela al mando de la hacienda “Altamira”; Bárbara se pone furiosa y va a la finca de su prometido para adueñarse de “Altamira”. Por otro lado; Federica vuelve a coquetear con Pajarote y, finalmente, ambos hacen el amor y, después, Federica le dice a Pajarote que el hijo que ella espera es suyo, aunque ella no sabe de quien puede ser.


Del 1 al 12 de diciembre de 2008