La quiero a morir

Kathy es encarcelada

Juliana habla con su papá para que le ayude en su plan de separar a su mamá de Sansón y aunque él le explica que por ahora no puede acercarse a ella para “reconquistarla”, comenzará a enviarle dinero sin que ella sepa de quién proviene, para que así pueda vivir en un lugar diferente a la casa de los Pulido.

Manuela y Sansón tienen una velada romántica
Manuela y Sansón disfrutan de una velada romántica en el jacuzzi y cuando su amor está a punto de concretarse, Yuri timbra en la casa insistentemente. Cuando Sansón abre la puerta recibe la peor noticia de su vida, Yuri está embarazada y al parecer el hijo que espera, es suyo.

Sergio intentará rescatar a Kathy del secuestro
Entre tanto Alirio lleva a Kathy al burdel y la obliga a ponerse un sexy vestido para que comience a trabajar desde esa misma noche como mesera. Sin embargo, Sergio intuye que a la joven la secuestraron porque descubre que la habitación de Kathy en la pensión está totalmente patas arriba y que todas sus cosas han sido esculcadas. En compañía de Claudio y Jorge inician la búsqueda contra Alirio, quien es el primer sospechoso de la desaparición de su amiga.

A Kathy la encierran en la cárcel
Alirio denuncia a Kathy por intento de homicidio y la joven termina en la cárcel, pero Sergio y Claudio intentarán ayudarla por todos los medios y lo primero que hacen es recurrir a dos muchachas del burdel para que testifiquen en contra del hombre.

Sansón le cuenta a Manuela que Yuri está embarazada
Sansón está muy triste con el embarazo de Yuri porque la relación que tenía con Manuela se vendrá al piso y para colmo de males, Stalin se entera de la noticia y se pelea con su hermano porque se siente totalmente traicionado.

Germán se enfrenta con Sansón
Germán se encuentra con Sansón en una reunión que Pulido tiene con Cecilia y no duda en provocarlo hasta que se van a los golpes porque quiere tener frente a frente a su supuesto “rival”.

Jorge y la Pola son los nuevos dueños de la pensión
Jorge llega feliz a decirle a la Pola que las escrituras de la pensión están a su nombre, pero ella le exige a Jorge que le reciba la mitad de lo que vale la casa y que así quede a nombre de los dos.

Del 17 al 28 de noviembre de 2008