Liliana González se hizo la liposucción


La actriz colombiana Liliana González se quitó un gran peso de encima: "Me duelen la lipo y el corazón". La escultural Pajarita de la novela 'Hasta que la plata nos separe' se sometió a una liposucción para rebajar los kilos que había subido para protagonizar la novela 'Valentino, el argentino'.

Muchos se preguntan si valió el esfuerzo cuando la novela fracasó en Colombia. Ahora no solo tiene que soportar el dolor físico que produce la cirugía, sino el dolor de haber terminado la relación con su novio, con el que duró más de cuatro años.

-¿Por qué tomó finalmente la decisión de hacerse una liposucción?
Estaba incluido en el contrato; quería asegurar que volvería a mi peso cuando terminara el proyecto.

-¿Quién la pagó?
Vista producciones.

-¿Decidió operarse cuando le anunciaron que la novela salía del aire?
No, antes de que la sacaran, decidí que me iba a operar, porque me habían hecho una propuesta de trabajo, necesitaba estar delgada.

-¿Cuántos kilos bajó con ejercicio?
Subí ocho kilos y bajé tres.

-¿Valió la pena engordarse viendo que la novela no funcionó en Colombia?
Da tristeza, pero no quiero adelantarme a pensar que fue algo malo. Tal vez salga algo bueno de todo esto.

-¿Por qué aceptó engordar?
Era la posibilidad de mostrar lo que puedo llegar a hacer como actriz.

-¿Como una especie de Charlize Theron colombiana (ganadora del Oscar que se engordó para 'Monster')?

(Risas) Me comparan con los de Hollywood, pero las cifras son incomparables. No se trata de mostrar un cuerpo bonito, lo que le pasa a la mayoría de las actrices.

-Hay actrices que se niegan hasta a cortarse el pelo...

Sé que les hicieron la propuesta a un par de actrices y no aceptaron, pero uno debe tener carácter y valentía para este tipo de cosas.

-¿Le costaron lágrimas mirarse al espejo?
Lágrimas no, pero había momentos en que me 'achantaba' mucho. Me daba rabia porque en el gimnasio había gente que me criticaba, hasta me preguntaban que si estaba embarazada. Muchas veces me sentía mal porque no me cabía la ropa, no me daban ganas de salir y eso que en ese momento mi novio me apoyó.

-¿Alguna vez fue gorda?
Cuando tenía 18 años, me acordaba de esa época. Me duele cuando la gente le da palo a uno por tener unos kilos de más.

-¿Y qué pasó con el novio?
Me duele la lipo y también el corazón, lo tengo arrugado. Terminé con mi novio (Juan Pablo Páez), con el que duré cuatro años.

-Pero se dijo que tenía novio argentino...
No. Conocí gente, pero no quedó nada.