María Castro


María Castro interpreta a Jessica en ‘Sin tetas no hay paraíso’, la versión de española del libro de Gustavo Bolívar. Tiene 26 años y ejerce de gallega, aunque, ante la pregunta de si va o viene, dice que todavía está yendo, que le queda mucho tiempo para volver.

-¿Cómo has conseguido meterte en la piel de una chica tan cruel y manipuladora?
Me he fijado en las grandes malas del cine, como Glenn Close en ‘Las amistades peligrosas’. Luego, he utilizado el cuerpo, siempre voy sacando pecho y culo y mirando por encima del hombro porque es la forma que tiene ella de sentirse poderosa. Por supuesto, también hay un trabajo enorme de peluquería y vestuario; yo no suelo llevar minifaldas, ni esos escotes. Me transforman, no puedo salir más guapa.

-Viéndote en las escenas más subiditas de tono, parece que no te importa mostrar tu cuerpo...
Eso es verdad. Yo tengo complejos, pero en esta novela he aprendido a quererme muchísimo. Desde el principio sabía que iba a estar todo el tiempo luciendo tipo, así que me planteé: “¿Me amargo cada vez que tenga una secuencia así o paso?”. Y opté por lo segundo.

-Miguel Ángel Silvestre interpreta a ‘El Duque’, un criminal muy atractivo que tiene loca a Jessi, ¿a María le atraen esos hombres?
No. Yo me quedo con el más bueno de todos, uno que me dé amor y cariño. No quiero problemas ni estar amargada en casa porque mi marido no llega o está de mal humor.

-Seguro que las chicas te dicen que eres muy afortunada por tenerlo de compañero...
Sí, y me preguntan cómo logro concentrarme teniéndolo delante, enseñando abdominales. A mí me hace gracia, porque yo soy actriz y por Miguel Ángel siento admiración, me cae fenomenal.

-¿Cómo es tu vida después de las grabaciones de la serie?
Tengo una vida muy sencilla, muy tranquila y muy familiar, de pareja única. Y soy la Maruxiña de siempre, mi Mariíña de siempre, como dice mi madre.

-Ha habido protestas acusando a la serie de denigrar a la mujer, ¿qué intenta demostrar esta historia?
Yo creo que las protestas iniciales fueron por el título. Yo me escandalicé cuando leí el título de la novela de Gustavo Bolívar. Luego entendí de dónde venía. Creo que no intentamos demostrar que con fama, lujo, drogas y prostitución hay paraíso. Demostramos todo lo contrario.

-Acabas de rodar una película sobre el intento de atentado de ETA al Rey de España. Acostumbrada a ser tan mala, ¿qué papel interpretas en este film?
Aquí soy de los buenos, del lado blanco: soy policía. Especialista en camuflaje y en conducción peligrosa.

-¿Y tienes nuevos proyectos?
Sí, el 31 de diciembre presentó las ‘Campanadas 2008’ junto a Cristian Gálvez, recibiendo el año 2009 desde la Puerta del Sol, en Madrid.