Marilyn Patiño volvió a la pantalla


En un papel como antagónica, la mujer que se robó muchas miradas en la serie ‘Sin tetas no hay paraíso’, viene más recatada y dispuesta a tentar a Monchi. "Miryam es una mujer que va a atormentar a Diana, quien se va a sentir amenazada con su presencia y va sentir muchos celos con el Monchi", dice Patiño.

Para la actriz, este es nuevo reto en su vida actoral ya que el acento no es muy fácil, sin embargo tiene claro que no es imposible de lograr ni de perfeccionar. De caleña en ‘La sucursal del cielo’ y de paisa, en ‘Sin tetas no hay paraíso’, se va a convertir en la más costeña.

"El acento lo he mejorado con el tiempo y a medida que he venido escuchando gente costeña se me va pegando y se me va pegando. Además, es un personaje que me lo he gozado y me ha marcado por ser una mujer muy emprendedora y luchadora", agrega. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, ya que añade que en muchos aspectos se similar a su personaje.

Esta vendedora de libros va a poner a temblar a Monchi y seguramente, a muchos de sus seguidores. En Girardot ya tiene varios de ellos, que la ven en sus largas rutinas de grabación de casi 17 escenas diarias.

Al igual que los televidentes, esta caleña, que hora será más costeña que nunca está enamorada de la novela y del ritmo vallenato que la ha venido cautivando con sus letras y sus sones. "Es un ritmo puro, romántico, que llena el alma y que conquista a las mujeres como si fuera una poesía. Antes no me gustaba, pero luego de conocerlo me empecé a enamorar de la cultura vallenata y de sus costumbres. Estoy tragada de la Costa".

La emoción le brota por las venas y desde la distancia la comparte con su familia, que está maravillada con el proyecto. "Yo soy la mayor de tres hermanos y estoy tranquila de que ellos pueden ver este programa. A diferencia de ‘Sin tetas no hay paraíso’, que por culpa de los comentarios mal intencionados de la gente mi mamá se puso mal, ‘Oye Bonita’ es otra cosa. Es un programa familiar", finaliza la actriz.