Paola Díaz nos habla de su personaje en ‘Victoria’


La actriz colombiana Paola Díaz, hace diez años, dejó su Cali natal para probar suerte en Bogotá y no se ha arrepentido. En todo este tiempo, ella ha demostrado su valía como actriz en cine, teatro y televisión e incluso ha ejercido de presentadora en varios programas. Y, además, ha logrado la estabilidad en su vida personal.

El 8 de diciembre cumplió 35 años. Además de actriz, es bailarina y estudió Comunicación Social. Ha presentado varios programas en su país, como ‘Panorama’ y ‘Bogotá al aire’. En 1998 debutó en la actuación con un pequeño papel en la telenovela ‘La sombra del arco iris’. Luego llegaron ‘Rauzán’ (2000) y la versión colombiana de ‘Floricienta’ (2006), entre otras.

Actualmente, la hemos visto personificando a Silvia, la ex mujer del protagonista de ‘Victoria’, que le hacía la vida imposible a Jerónimo (interpretado por Mauricio Ochmann). Además, ahora ella está trabajando en la telenovela ‘Vecinos’, a la vez que da vida a un nuevo personaje del alargue de ‘Sin senos no hay paraíso’.

-En la ficción le has hecho la vida imposible a Mauricio Ochmann, ¿cómo os lleváis en la realidad?
Es una persona maravillosa y un gran compañero. Me he divertido mucho grabando con él.

-¿Qué cualidades debe tener un hombre para enamorarte?
Ante todo tiene que ser un excelente conversador y tratarme como a una princesa, aunque solamente sea por una noche. Con eso me tiene conquistada.

-¿Has hallado a esa persona?
Sí. Llevo quince años casada y tengo tres hijos: la mayor tiene 12 años, el mediano, 4; y el pequeño, 3.

-¿Es difícil mantener viva la llama del amor durante tanto tiempo?
Sí, sobre todo conservar la pasión del principio. Según pasan los años, el amor se va transformando.

-¿Cómo lleva tu marido el compartir su vida con una actriz?
Al principio de nuestra relación, casi todas las escenas que grababa eran de cama y él evitaba verlas. Con el tiempo lo ha ido superando, pero no sigue mis novelas. Cuando estamos juntos delante de la televisión, vemos otros programas. Él sostiene que “ojos que no ven...”. Y le funciona muy bien.

-¿Te agradaría verte de brillante ejecutiva, como tu personaje?
¡Ay no, qué horror! No me gustan los tacones ni el traje sastre.

-De no haber sido actriz, ¿qué profesión habrías escogido?
Sin duda, la psicología.

-¿Cuándo decidiste que lo tuyo era el mundo artístico?
En el colegio. Era la encargada de montar las obras de teatro y de dirigir a mis compañeros.

-¿Eres tan ambiciosa como Silvia?
No. Me gusta vivir bien, pero no soy una persona de lujos. Cuando tengo dinero, lo gasto en mis hijos, me gusta malcriarlos un poco.

-¿Crees que alguno de ellos seguirá tus pasos?
La mayor está haciendo teatro y está contenta, porque era muy tímida y le ha servido para abrirse. Sé que será artista.

-¿Qué hace Paola Díaz para mantenerse en forma?
Hago mucho ejercicio, sobre todo yoga, pilates y kickboxing.

-¿Sigues algún tipo de dieta?
No. Además, tengo que tener cuidado, porque adelgazo rápidamente. En Colombia a los hombres les gustan las mujeres con curvas, así que yo lo tengo difícil...

-¿Sueñas con Hollywood?
Si llego, bien, pero no estoy trabajando para eso. Lo que querría es hacer cine independiente.

-¿Qué personajes te atraen más?
Los urbanos y oscuros, como las prostitutas. Quizás me atrae ese mundo porque no vivo en él.

-¿Con quién compartirías plató?
Me encantaría trabajar con Miguel Bosé. Si él me dice ven, lo dejo todo. También admiro a Diego Luna y a Cate Blanchett.