Sin Senos no hay Paraíso

Jota está obsesionado
con recuperar su dinero

Jota sigue pensando en que debe de recuperar su dinero para solucionar todos los problemas de sus amigos, por eso; Lina, Natalia, Paola y Ximena le ayudan, vistiéndose provocativamente para seducir al hombre que hará una fiesta para todo el pueblo y que antes era un malandro, ya que Jota cree que él debe de tener su dinero. Por otra parte, Yésica y Catalina comienzan su entrenamiento y se pierden por el bosque, cuando la DEA las deja allí con un mapa para que lleguen a un destino, pero ella son incapaces y, después de perderse, la DEA las tiene que buscar y, todo esto, se hace muy pesado para las dos amigas.

Ximena y Paola ayudan a Jota a encontrar su dinero
Después de la fiesta; Paola y Ximena coquetean con Johann y se van con él hasta su casa, donde él las pide que le hagan un striptease, a pesar de que ellas logran hacerle hablar antes, confesándolas que les robaron el dinero a unos tipos y que después la policía les agarró y les dio una parte de ese dinero a ellos para que se mantuvieran callados. Mientras que, Julieta y Doña Mariela (la madre de Albeiro) cuidan a Doña Hilda, ya que están preocupadas por ella, desde que ella se desmayó al descubrir que la prensa sacó a relucir que ella llevó a unas prostitutas a ‘Moda Colombia’ para que desfilaran.

Catalina y Yésica comienzan su entrenamiento
Cuando Ximena y Paola le enseñan sus pechos a Johann; él las dice que dos policías se quedaron con todo el dinero que robaron y que son los Capitanes Torrijos y Noriega. Y poco después, Ximena y Paola pueden huir, sin que Johann las obligue a acostarse con él, ya que él se durmió después de su borrachera. Al día siguiente; Jota le pide un favor a una mujer para que se invente que quiere hacerles un regalo a los guardias Torrijos y Noriega para saber en que sucursal se encuentran éstos, y lo acaba consiguiendo, que les dice que estos policías están asignados en el aeropuerto. Aunque están muy cansadas; Catalina y Yésica tienen que entrenar, haciendo un recorrido y pasando varios obstáculos, además, Catalina se toma varias pastillas para aguantar el entrenamiento físico. Por otra parte; Albeiro sigue pensando en Catalina, mientras descansa entre los sacos que tendrá que cargar en camiones.

Morón se refugia en la finca de uno de sus aliados
Para despreocupar a Doña Hilda; Mariela se inventa que habló con su hijo Albeiro y que está preocupada por ella (Hilda) y por su embarazo, haciéndola creer que Albeiro quiere regresar a su lado. Mientras que, Ximena y Paola van a enfrentarse con Don Jairo, al que abofetean por hablar con la prensa sobre ellas y, una vez más, Jairo las amenaza con delatarlas a la prensa, diciendo sus nombres. Entre tanto, Jota llama la atención de los policías del aeropuerto, haciéndose el borracho, y consiguiendo ver a Torrijos y Noriega, los guardias que se quedaron con la fortuna que le dejó El Hombre Oscuro (Ramiro). Por otra parte, Morón se esconde de la DEA en una de las fincas de un aliado suyo; mientras que Catalina y Yésica siguen entrenando, haciendo judo esta vez, pero ellas se lo toman con risas, divirtiéndose todo el tiempo.

Ximena, Lina y Paola seducen a unos guardias
Mientras que los agentes Urquía y Becked enseñan a Catalina y Yésica a luchar profesionalmente; ellas les muestran la forma que ellas tienen para pelear. Y después del entrenamiento; Urquía las dice a Catalina y a Yésica que ellos las van a ayudar a que tengan una vida mejor, comenzando a estudiar. Por otra parte; los directivos de la textilera deciden despedir a Doña Hilda, después del escándalo que publicaron en la prensa, en el que se decía que ella llevó a su desfile a unas muchachas que eran prostitutas. Aprovechándose de su belleza; Ximena, Lina y Paola deciden irse con unas maletas al aeropuerto, donde consiguen conocer a los guardias que se quedaron con el dinero de Jota: Torrijos y Noriega, a los que seducen y consiguen que uno de ellos las invite a su apartamento.

Marcial no localiza a Yésica
Doña Hilda recibe una llamada telefónica de la textilera, avisándola de que la anularan el contrato por el escándalo que publicaron en la prensa, en el que se decía que ella llevó a su desfile a unas muchachas que eran prostitutas. Después de que Ximena, Lina y Paola fueran con unas maletas al aeropuerto, donde conocen a los guardias que se quedaron con el dinero de Jota: Torrijos y Noriega; ellas consiguen seducir a los guardias, que las llevan a su apartamento, sin saber que en una de las maletas se esconde Jota. Por otra parte, Catalina y Yésica siguen con su entrenamiento y esta vez simulan un tiroteo, con armas que disparan pintura y, cuando Catalina y Yésica se estaban bañando, Yésica intenta verle a su amiga sus senos, pero Catalina no quiere porque se avergüenza de tener de nuevo unos senos pequeños. Mientras que, desde México, Don Marcial intenta averiguar dónde se encuentra Yésica, pero no consigue localizarla y, por eso, él se pone furioso, además, Pelambre (que está en Colombia) le informa su patrón que no sabe nada del paradero de Yésica.

Jota y Natalia encuentran su dinero en una caja fuerte
Yésica y Catalina se dan cuenta de que Morón podría rechazar a Catalina por no tener los senos grandes. Al llegar a la casa de los guardias Torrijos y Noriega; Ximena, Lina y Paola seducen a los guardias y les hacen creer que se van a bañar juntos; mientras que Jota y Natalia salen de las maletas y comienzan a buscar su dinero por la casa de éstos, cuando ellas consiguen llevárselos de fiesta. Y cuando Jota y Natalia encuentran una caja fuerte donde podría estar su dinero; ellos no saben la clave para abrirla. Después de entrenar con armas; Catalina y Yésica les dicen a Becked, Urquía y Roxana que necesitan senos para atrapar a Morón, diciéndoles que Catalina no podrá seducirle sin los senos grandes.

Albeiro es acosado sexualmente por su patrona
Al verla tan decaída desde que la despidieron de la textilera y desde que Albeiro la abandonó; Doña Mariela anima a Doña Hilda para que diseñe ropa para bebés. Entre tanto; la patrona de Albeiro intenta acostarse con él, pero Albeiro la rechaza. Después de explicarles como le gustan las mujeres a los mafiosos; Becked, Urquía y Roxana Pinilla comienzan a buscar en las fuerzas armadas a las guardias más hermosas y pechugonas para que se infiltren para conquistar a Morón. Y mientras Jota y Natalia intentan abrir la caja fuerte de los guardias; Ximena, Paola y Lina van hasta un restaurante con Torrijos y Noriega, donde se hacen fotos con ellos de una manera muy sensual.

Jota no puede abrir la caja fuerte
Como Jota y Natalia no pueden abrir la caja fuerte; ellos deciden llevársela, pero siguen sin poder abrirla. Además, Jota se cae de la moto cuando engancha la caja fuerte a su moto para acelerar y abrirla, pero no puede y, a pesar de que se cae, a él no le sucede nada malo. Mientras que; Ximena, Lina y Paola sigue distrayendo a los dos policías en un restaurante y, cuando ellas se van al baño; se escapan sin decirles nada.

Aparece la hija de Ramiro
Después de varios intentos fallidos para abrir la caja fuerte; Jota recibe la visita de una muchacha muy bella, que le dice que ella es la hija de Ramiro (El Hombre Oscuro). Y cuando le cuenta que su padre murió; ella comienza a hacerle preguntas porque no le parece un buen hombre por haberla abandonado, además, el sobrenombre de “El Hombre Oscuro” le parece un poco raro para que sea un buen hombre, aunque Jota le hace creer que él sí lo era y que la dejó 3 millones de dólares de herencia. Entre tanto, Catalina y Yésica están entusiasmadas al enterarse de que harán un casting con las mujeres de la policía para elegir a las más bellas y con los senos más grandes para que las ayuden a capturar a Morón.



Del 12 al 23 de enero de 2009